Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Redacción Motor

05:00 a.m. 27 de noviembre del 2009

 Están arreglando una avenida que no lo necesita
"Reciban un cordial saludo; de antemano me permito felicitarlos por su trabajo, en especial con tan buen ejemplar de lectura como lo es la revista Motor. Los miércoles cada 15 días la veo en los semáforos y no lo pienso dos veces: me hago a un ejemplar.
 
Después de este corto saludo, me uno a ustedes en cuanto a las denuncias contra el Ministro de Transporte que no hace nada por el país, y súmele el Secretario de Movilidad que tiene Bogotá. ¿Por qué será que todos los días sufrimos de mala memoria?

El secretario anterior salió por malos manejos y este señor quiere hacerle gol a la ciudad con los semáforos. Tengo muy presente al anterior, por ese censo que hicieron a los taxis, que no ha servido para nada.
 
Ojalá hicieran la denuncia o me orientaran sobre lo siguiente: es increíble lo que está pasando hoy día en la Avenida Boyacá con 170. Están pavimentando una vía que no lo necesita, por favor, que la Contraloría abra una investigación, porque esto es sospechoso.
 
Y bueno, para despedirme, la revista Motor hace la invitación para acompañarlos el próximo 6 de diciembre en Tocancipá. Me gustaría ir con mucho gusto".

Juan C.

Nos están echando de nuestra ciudad y no hacemos nada

"Yo, José de Jesús Murcia Ballesteros, respetuosamente me dirijo a ustedes para hacer una denuncia pública porque, como soy un simple ciudadano bogotano, nadie me para bolas.

En Cajicá y Tenjo existen unas canteras de explotación de arena y agregados para concreto; estos materiales son transportados a Bogotá en tractomulas sobrecargadas con 50 toneladas, más el peso del camión (20), da un total de 70 toneladas.

El peso total máximo permitido por el Ministerio de Transporte es de 52 toneladas, pero como no hay báscula camionera oficial, eso es aprovechado por estos desalmados para sobrecargar los tractocamiones y venir hacia Bogotá en las horas de la madrugada... y todo el día en caravanas. Cogen los carriles izquierdos de la Autopista Norte, la Avenida Ciudad de Quito y la Autopista Sur para ir a descargar.

Ahora bien: haciendo cuentas de esa sobrecarga, se podrían medir los daños que le están haciendo a nuestra cuidad: 70 toneladas x 5 tractomulas = 350 toneladas... sobre el puente de la 26 con NQS. Lo pueden tumbar, si es que ya no está fracturado. En todas las ciudades del mundo existen vías exclusivas para vehículos pesados y livianos, que se llaman 'sectoriales'.

El ex alcalde Antanas Mockus sí hacía respetar estas normas, pues ningún camión de más de tres toneladas podía circular arriba de la Avenida Boyacá. Pero con este alcalde y este ministro que no quiere a Bogotá, estamos hechos.

Es hora de que los bogotanos que pagamos impuestos predial, de valorización y de rodamiento, hagamos valer nuestros derechos y exijamos que se cumplan las normas como están escritas para las grandes ciudades.

Me duele ver cómo los policías de tránsito ven los camiones más viejos y lentos circulando por el carril izquierdo, obstaculizando toda la movilidad y generando trancones (sin hacer nada), y qué decir cuando esos vehículos se varan.

Fíjense: paulatinamente nos están quitando la avenida NQS, día a día más camiones de todas las clases, más buses, más busetas, más ambulancias, más motos...

Es hora de exigirle al alcalde, o a la mamá de él, que nos devuelvan la única vía que nos deja llagar a la casa más temprano y de buen genio; es hora de ponerles los puntos sobre las íes.

Los vehículos de servicio público (taxis, camiones, buses, busetas) no pagan a Bogotá ni un peso de impuesto de rodamiento. Pero nosotros, desde los tontos bogotanos, hasta los más ilustrados y los más 'clasudos', nos están echando de nuestra ciudad... ¡y no hacemos nada!"

José de Jesús Murcia B.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.