Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Redacción Motor

05:00 a.m. 19 de febrero del 2010

Vías en donde se para la Policía de Carreteras
He estado en muchos lugares de Colombia en los que uno dice 'Vive Colombia viaja por ella': la seguridad en las carreteras ha mejorado y los parajes son maravillosos, nada qué envidiarles a otros países.
Lo único malo es que ahora, cada vez que viajo, debo agregarle a mi presupuesto el 'Comparendo No. 64' de exceso de velocidad, ya que por cualquier vía que se vaya hay policías de Carreteras partiendo a cuanta persona pase por esos lugares. No tienen ni les interesa prestar otro servicio: en una recta, en una curva de descenso, entrando a Bogotá, saliendo de Bogotá o en donde usted pueda transitar sin problema a más de 80 kph.
No entiendo cómo la Secretaría de Movilidad y el Comandante de Carreteras dicen que tienen ahora una mejor movilización en Bogotá y el país, si no dejan conducir. ¿Será que les gustan los trancones y las interminables filas de carros, como se ve en los festivos al retorno de las ciudades, con sus pésimos planes retorno y unos letreros ridículos que dicen: "Cómo le fue"?
Después de dos horas de taco, ahora siento pánico cada vez que salgo de Bogotá, debido a que si en la ciudad la velocidad que a veces alcanzan los carros supera los 80 kph, en las carreteras es un delito que nos están recordando con multas.
Lo que estamos haciendo los ciudadanos que sí pagamos los impuestos, sí pagamos seguros, sí pagamos las infracciones, sí dejamos los autos los días de pico y placa es engordar las estadísticas y arcas de cada municipio de quienes administran la movilidad para que saquen pecho y digan que han colocado más de 6.000 comparendos en el primer mes.
¿Cuántos de estos injustificados, cuántos por exceso de velocidad y en dónde? ¿Qué pensará Mercedes-Benz al citar en su publicidad que sus carros van de cero a 100 kph en 10 segundos o el 'zoom-zoom' de Mazda, si cuando estos van por los 70 kph ya tienen una fotografía de radar que indica que van 100 kph, y ni modo de refutar su multa?
¿Si es de esa forma, para qué hacer modificaciones, mejoras e innovaciones  a los autos, para qué existe la quinta velocidad si no se puede usar? Dejemos todos los carros con tres cambios para no sobrepasar los 80 kph, no importa que haya más consumo de gasolina y más contaminación. Y quitemos los letreros que indican, por ejemplo, que Villavicencio está a una hora, pues a esa velocidad no se llega sino en dos, como mínimo.
Señores lectores, a continuación les cito los lugares predilectos de La Policía de Carreteras:
*Km. 46, vía la Girardot-La Mesa, después del segundo peaje.
*Salida de Bogotá, después del último semáforo, comenzando por Alfa.
*Entrada a Bogotá, después del cruce hacia Sibaté. 
*Recta de Soacha que conduce a Indumil, vía Mosquera.
*Recta antes y después del peaje de Boquerón-vía Melgar.
*Recta en la segunda ampliación vía Bogotá-Fusa.
*Rectas después del peaje Puente del Común, vía Ubaté-Chiquinquirá.
*Rectas, antes de llegar a San Gil.
*Rectas doble calzada Tunja-Bogotá.
*Rectas después de Tunja, antes de llegar a Paipa.
*Curvas al frente de Industrias Doria.
Todo esto aparte de las dobles líneas que tenemos en todas las carreteras para prohibir el sobrepaso de cualquier automóvil, es decir, como trencito viajero vamos todos. ¿Cuál es la idea? ¿Pisotear, apaciguar y generar miedo de poseer un vehículo?
Ing. Erick Y. Tovar

-------------------------------------
Bogotá se merece un monumento a la ineficiencia
Aplaudo la posición de José Clopatofsky en la revista Motor, en cuanto a las erradas políticas de Mintransporte frente a la movilidad, a nivel nacional. Pero apartándome un poco, deseo manifestar por su conducto mi queja frente al desarrollo de la obra de TransMilenio de la calle 26, especialmente en el puente de la Avenida Caracas.
Considero inconcebible que se haya iniciado la demolición de esta obra, trabajo que sin duda va a colapsar definitivamente el ya caótico tráfico del centro de la ciudad. Es una obra que se va a iniciar sin tener aun definido el avance de los otros frentes de trabajo de esta troncal, los cuales se encuentran muy retrasados y casi suspendidos.
Esta ejecución hará casi imposible el acceso del tráfico vehicular al centro. Recordemos que desde el aeropuerto, los desvíos son kilométricos por esta vía. Ni hablar de desviar por las calles 13 y 6, las cuales finalizan en TransMilenio, lo cual solo deja como opción la calle 19, que se encuentra permanentemente congestionada.
Sería muy bueno poder establecer un mecanismo de concertación para tratar de mitigar el impacto de este nuevo frente de obra, mientras avanzan los trabajos en los otros frentes y se descongestiona el trafico, ya que la improvisación y falta de respeto con la ciudadanía con la que se ha asumido el desarrollo de esta troncal, serán el verdadero monumento que le faltaba a la ciudad: el dedicado a la ineficiencia, desgreño e improvisación en el trabajo, para ejemplo de las generaciones futuras de bogotanos.
Hernán Montoya U.

-------------------------------------
¿Para qué el semáforo de la Cali con 153?
Los semáforos de cruce a la derecha, ubicados en la avenida Ciudad de Cali con calle 153 (que reemplazaron la señalización de 'gire con precaución' y 'ceda el paso'), lo único que hacen es agrandar el trancón de todos los vehículos que quieren salir de la tan congestionada avenida Clínica Corpas.
El 70 por ciento de los vehículos quieren tomar la avenida Ciudad de Cali hacia el sur y estos semáforos no lo permiten, así no haya ningún carro circulando en ese momento por el sector.
Por favor, esos semáforos, colóquenlos en sitios en donde verdaderamente hagan falta (que hay muchos) y no en donde nada ayudan y sí entorpecen el tráfico.
Jairo Duque Ch.


Si así piensa el General, cómo será los subalternos
Las destempladas opiniones del General Palomino que aparecen en la sección Vehículos de EL TIEMPO del día 13 del presente, páginas 4-1 y 4-2, corroboran por enésima vez lo que ocurre en nuestra sufrida Patria: funcionarios ineptos sentando cátedra y como además detentan poder, haciendo con él lo que les da la gana así la ley y los jueces digan otra cosa.
Asumo que dicho oficial conoce algo de Estados Unidos y de Europa y también de Latinoamérica. Si es buen observador o estudioso del tema (lo dudo) sabrá que por allí existen carriles de alta, media y baja velocidad, que las luces encendidas en horas del día no es norma obligatoria, salvo en invierno, que la velocidad por encima de los 100 kph o su equivalente en millas está permitida como mecanismo para agilizar el tráfico, etc.
Entonces, ¿cómo entender que el encargado de hacer funcionar esa locura que es nuestro tráfico urbano y de carretera se oponga y amenace con demandar una decisión que inteligentemente toma un funcionario con la ley en la mano y con el respaldo de criterios de estudiosos del tema y de jueces honestos?
El General debiera en estricto cumplimiento de su deber liderar la rápida puesta en ejecución de la ley 1239 de 2008 en todo el país, hacerle inteligencia y contrainteligencia y además pruebas de polígrafo a sus policías. Así, descubriría lo que todos los colombianos sabemos de sobra: que son corruptos, incompetentes y arbitrarios.
Es posible que haya unos pocos honrados, decentes y algo capacitados, pero como desconozco dónde están, me agradaría encontrar uno para tomarme una foto con él. Flaco servicio le hace el General a la sociedad cuestionando la decisión de un funcionario que obra en derecho  porque liberó a un ciudadano de pagar la multa injusta. Con ese entendimiento errado queda claro que para los agentes de tránsito lo fundamental es hacer comparendos para satisfacer la cuota que les imponen, antes que cumplir con una función preventiva y educativa.
De seguir así, estamos llevados del que sabemos, pues si así piensa el General, ¿qué se puede esperar de los subalternos cuyo adiestramiento solo les alcanza para atropellar al ciudadano de bien?
Alberto Casas Casas


Lo felicito por su labor como periodista y sus excelentes reportajes.
La presente con el fin de solicitar su colaboración teniendo en cuenta que en la sección vehículos se realizo un reportaje el día sábado 16 de enero, sobre las licencias de conducción.
Mi caso es el siguiente:
En el mes de julio de 2009 tramite personalmente la refrendación de mi licencia de conducción en el SIM de la Av. 1 de mayo. En el mes de diciembre perdí mi licencia y me acerque al SIM a tramitar el duplicado correspondiente.
No se pudo realizar porque no aparece en el RUNT.
Tramité el derecho de petición correspondiente y el día 6 de enero de 2010. Recibí respuesta del SIM diciendo que efectivamente la licencia de conducción si existe y fue tramitada correctamente y que había que esperar a que incorporaran los datos en el sistema.
Hoy 18 de febrero de 2010 aun no aparece mi licencia en la página del RUNT.
Envié comunicaciones al Ministerio y me responden que eso no es competencia de ellos y en el SIM reenvían un mensaje general. El SIM no cumple, es una farsa y este puede ser el caso de más personas.

Por favor ayúdeme para que a través suyo me informe cual es la demora para el trámite, porque en mi trabajo necesito mi licencia y no he podido trabajar.

Si necesita mas información o las pruebas y cartas que he enviado no dude en contactarme para hacérselas llegar.

Cordial saludo

Héctor Rodríguez

 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.