Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Redacción Motor

05:00 a.m. 05 de marzo del 2010

No entiendo de qué se quejan los buses
Quiero manifestarles que en estos días de paro de transporte público no se ha visto tanto trancón, pues habitualmente los conductores del servicio público paran en cualquier parte y en la mitad de las vías a recoger y dejar pasajeros.

Estoy segura de que también ha disminuido muchísimo la polución, pues no están circulando buses ni busetas que parecen chimeneas, dejando a su paso oleadas de humo que día a día no nos permiten respirar y además nos irritan los ojos (ojalá la Alcaldía Mayor haya hecho un estudio al respecto, como los que hacen el Día sin Carro).

No sé cómo -además- el servicio público hace exigencias: ¿qué tipo de servicio prestan? No son conscientes de su trabajo, no son conscientes de que están prestando un 'servicio' a las personas, nos tratan como bultos de papas.

En cada frenada, a los que están de pie los mandan lejos, paran en donde les sirve parar y frenan en seco porque alguien les hizo el pare y el conductor lo alcanzó a ver cuando se pasó.

No sé si ustedes han visto las condiciones en que transitan esos buses: rotos, sucios, ustedes ponen la mano en la barra para sostenerse y quedan pegachentos, nunca barren el piso, nunca limpian los asientos y sí exigen mejores precios.

Muchos buses transitan por las calles buscando pasajeros porque no hay cliente para tanta oferta, entonces, ¿por qué no depurar un poco esto?

Creo que lo que les hace falta a dueños y conductores de buses es:
1. Educación.
2. Conciencia del tipo de servicio que están prestando.
3. Que sepan y entiendan que somos personas y no carga.
4. Ofrecer un servicio digno.
5. Ofrecer un servicio eficiente.
6. Revisar y controlar el mantenimiento de dichos aparatos para mayor seguridad del usuario y evitar la contaminación ambiental.
Clemencia Rodríguez 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.