Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Redacción Motor

05:00 a.m. 17 de septiembre del 2010

Deberían priorizar los carros bogotanos
Les escribo de nuevo, no solo para exponerles mi preocupación sobre el tráfico en Bogotá, que ya es un caos, sino también para agradecerles por propiciar un espacio para las personas que nos gustan los motores. Tengo una propuesta sobre los vehículos que ruedan en Bogotá.

Resulta que los que poseemos un automóvil con placa de esta ciudad, pagamos impuestos de rodamiento y nos tenemos que aguantar los tremendos trancones, no solo ocasionados por la pésima planeación de nuestro lujo de alcalde, sino también por la congestión causada por la cantidad de vehículos (esto por la compra del segundo carro, consecuencia del pico y placa todo el día).

Cuando he salido a la vía, me he encontrado con sorpresa que un número importante de vehículos no están matriculados aquí, sino que son de ciudades lejanas a Bogotá, ya no Chía, La Calera, Zipaquirá o Mosquera, sino Cali, Envigado, Medellín, Sabaneta, Cartagena, Bucaramanga, etc.

Mi esposa creía que era una exageración de mi parte, pero ella misma es testigo de la cantidad de carros con placas 'foráneas', y para colmo, sólo con fijarse en las de los vehículos parqueados en el sótano de nuestro edificio, encontramos que hay de Cali, Bucaramanga y Medellín, pertenecientes a personas que viven y trabajan aquí en Bogotá y que trajeron sus vehículos de sus respectivas ciudades para utilizarlos cotidianamente.

Mi propuesta es: ya que el alcalde no quiso cumplir con su promesa de campaña referente al pico y placa de particulares, a los que tenemos carro con placa de Bogotá se les debería reducir a un solo día la restricción y se aumentar a los carros foráneos con una permanencia mayor a un mes en la ciudad.

Yo creería que, además de incentivar el traslado de matrícula a la capital para mejorar la malla vial con esos recursos, ayudaría a descongestionar un poco la ciudad. Solamente intenten un día salir a la calle y fijarse en las placas y podrán observar que la mayoría de personas que conducen esos carros no están de paso por Bogotá.

No es tema de regionalismos sino de lógica: si utilizamos las vías de Bogotá, debemos tener corresponsabilidad con las demás personas que pagan impuestos acá y que comparten nuestras vías para el desarrollo del país.
Juan Pablo Naranjo

----------------------------------------------------------
Ni los oídos se salvan de los conductores ramplones
Ante la imposibilidad de que la Policía de Tránsito atienda nuestro llamado o que por lo menos contesten en la línea 123, acudo a ustedes para hacerle llegar esta queja al señor Comandante de la Policía de Tránsito de Bogotá.

Señor Comandante, ya que su jefe, el alcalde Samuel Moreno, nos quitó el derecho a usar nuestro carro dos días a la semana, y de paso nos obligó a usar el pésimo transporte público de la ciudad, le pido que haga algo para que nuestros desplazamientos sean menos tortuosos.

Señor Comandante, suficiente tortura tenemos con subirnos a eso que llaman flamantemente transporte público, para que los usuarios debamos soportar, además de la grosería y las 'chambonadas' en las calles, el mal gusto musical de los conductores y sus radios a todo volumen.

Pero además de ese mal gusto, Señor Comandante, nos obligan a oír por todo el trayecto programas, en la mañana y en la tarde, de emisoras ramplonas con locutores 'idem' que cuentan chistes de mal gusto, burlas sexuales y tomaduras de pelo a inocentes oyentes.

Por si los lectores no lo saben, les cuento que eso está prohibido en los vehículos de servicio público y debe ser sancionado por la Policía de Tránsito. Solo basta llamar y esperamos que la Policía atienda. Y a las empresas y dueños de los buses deberían recordarles a sus empleados el cumplimiento de la norma.

Y por si al Comandante y a los  policías de Tránsito se les olvidó que hay otras infracciones distintas al pico y placa, les recuerdo la norma. Está en la Ley 769 de 2002 (Código Nacional de Tránsito), y su incumplimiento tienen una sanción de ocho salarios mínimos legales diarios vigentes, aproximadamente 140 mil pesos.

Y fue ratificada por la Ley 1383 de marzo de 2010 en su artículo 21 que dice textualmente: "Los infractores de las normas de tránsito serán sancionados con la imposición de multas, de acuerdo con el tipo de infracción así: B. Será sancionado con multa equivalente a ocho (8) salarios mínimos legales diarios vigentes (SMLDV) el conductor y/o propietario de un vehículo automotor que incurra en cualquiera de las siguientes infracciones: B.9 Utilizar equipos de sonido a volúmenes que incomoden a los pasajeros de un vehículo de servicio público".
Gerardo Zúñiga R.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.