Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Redacción Motor

05:00 a.m. 22 de octubre del 2010

Ojalá cumplan con la vigencia del pico y placa
En octubre 10 del 2007 apareció en el correo de la revista Motor No. 454  una carta de Samuel Moreno Rojas, candidato  a la Alcaldía Bogotá, en donde manifestaba que, de ser elegido para ese cargo, "una de mis políticas será la de terminar con la persecución desatada contra los vehículos particulares (...)".
Mas adelante anotó: "Así mismo, durante mi mandato no se incrementará la medida de pico y placa y no se establecerá para el día sábado, ni para las motos".
Fernando Álvarez, Secretario de Movilidad, pareciera que desconoce las consignas de su jefe y está haciendo lo contrario de lo que prometió Samuel si salía elegido.
Lo del cambio del pico y placa lo justificamos teniendo en cuenta las obras que se realizarían para nuevas rutas de TransMilenio, pero con una vigencia que afortunadamente está por acabarse... ¡y ojalá cumplirse!
Leopoldo Wills

---------------------------------
Multas a 30 kph son un abuso
En Barranquilla y Puerto de Colombia se están colocando multas electrónicas de forma atrevida, con valores de velocidad máxima increíbles de 30 kph (mi Audi arranca más rápido), incluyendo la vía alterna al mar y corredor universitario, la cual es calzada doble (basado en velocidad por colegios).

Cabe destacar que la imponen a cualquier hora y día. Lo curioso es que la entrada de los colegios no quedan sobre la vía y las universidades tienen puentes peatonales.
¿Cómo detener el abuso del alcalde y la concesión otorgada para tales propósitos?
Carlos Saad

-----------------------------------
Nadie es responsable de la planeación
Cordial saludo: solicito comedidamente informen quiénes tienen la responsabilidad del diseño vial de la ciudad; si bien éste lo subcontrata el IDU en algunos casos, ¿quién se responsabiliza de su aprobación e implementación?

Porque este ente que trabaja de manera independiente del mundo no tiene ni idea de desarrollo y tiene la ciudad sumida en el caos, cuando las soluciones son muy sencillas y a bajo costo. No se trata de volver a hacer las vías mal diseñadas que existen para generar más trancones.

Nuevamente exijo que se revise el rediseño de intersecciones y las malas licencias que expide Planeación, que impiden las posibilidades de fuga de los trancones o la falta de visión de desarrollo que tiene el IDU.

Qué vergüenza pública que esa entidad sea copartícipe del caos y crea que gastando en el carrusel de contratos los pocos recursos para repavimentar lo deteriorado por falta de estudio de materiales y mejoras en la subrazante, sólo se mantenga hasta el cambio de gobierno distrital.

Por favor, no publiquen obras que no dan ninguna solución de continuidad. Daría pena por la falta de planeación para con esta ciudad que se volvió inmanejable.
Carlos Andrade
Ing. Civil (UN)

-------------------------------------
¿Para qué los reductores de velocidad?
De verdad: la estupidez de algunos funcionarios públicos no tiene límites. En Cali, donde resido, pululan  los mal llamados 'reductores de velocidad', que son en realidad trampas mortales para los que manejamos un carro.

Los hay de todos los tamaños y colores, o mejor sin colores, y dizque diseñados por seguridad, o sea, para disminuir la accidentalidad en la ciudad. Pero no conozco la primera estadística que explique y ayude a entender este propósito.

Imaginándome cosas, he pensado que los hicieron para evitar meternos en los huecos  de las vías, que dicho sea de paso, y como ustedes lo deben saber, se encuentran en un estado lamentable: el 98 por ciento de ellas son trochas.

Yo sí quisiera que alguno de estos genios me explicara qué fin tienen, y si ayudan a la movilidad, ahora tan de moda, o mejor me atrevo a ir un poco más lejos: ¿será que alguno de estos personajes de escritorio y nombrados por un político ha viajado a Estados Unidos  o Europa?

Si lo ha hecho, ¿me podrá decir si vio en alguna parte uno de estos esperpentos? Seguro que no, pero no nos preocupemos mejor, pues conociendo nuestra idiosincrasia, vamos a esperar con júbilo las 'megaobras' que están programadas para terminarlas en dos años, que se van a convertir en cinco (remember el MIO: lleva siete años y no está terminado).

Mientras tanto, alistemos el bolsillo para seguir pagando suspensiones, rines  y ejes dañados de nuestros vehículos.
Para terminar, una perla: el señor Cardozo, Secretario de Tránsito de Cali, dijo en una entrevista del periódico El País que las calles de la ciudad estaban dañadas por el uso constante de los vehículos que transitan por ellas. Qué belleza, ¿no?
Héctor Zapata Hurtado  
 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.