Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Redacción Motor

07:51 p.m. 01 de julio del 2011

'Deberían replantear el flujo de la calle 100'
Veo que la ilusión del puente que costó miles de millones para todos fue de un minuto, y les explico por qué.

Resulta que miles de conductores aspirábamos a circular, ya no por la carrera 9 a ese embotellamiento monumental de la calle 98, sino bajar por la 95 y tomar la carrera 15 con gran rapidez hacia el norte. Pero el semáforo que existe en la calle 100 cumple la misma función de toda la vida: obstaculizar totalmente la fluidez de la carrera 15 y, ahora, demostrar que el puente nuevo es totalmente inservible.

Deberían replantear el flujo de la calle 100 hacia las carreras 9, 15 y 68. Esa era la finalidad del puente, o si no, pues que lo tumben, porque no está prestando el servicio que presta, por ejemplo, el intercambiador de la avenida 68 con calle 63, en donde no hay semáforos ni interrupciones.
Juan Guerra

------------------------------
Bogotá está acabada física y moralmente
Circulaba yo el pasado martes por la oreja que conduce de la calle 26 hacia la avenida 68 en sentido sur-norte, muy juicioso por el carril demarcado, cuando apareció una buseta al lado izquierdo y empezó a disputarse el carril con Raimundo y todo el mundo. Yo iba atrás, así que veía cómo el animal que la manejaba trataba de llegar primero a la bocacalle, aun a costa de la seguridad de quienes respetábamos la fila. 

De repente quedó atascado a pocos metros de la salida hacia la avenida 68, así que yo lo alcancé por inercia. Cuando se percató que saldría primero que él hacia la avenida,  aceleró y me echó el armatoste encima. Me mandó sobre el andén de la oreja y siguió orondo ante la incredulidad de los presentes.

Nunca supe por qué hizo eso ni me atreví a averiguarlo, pues por el espejo de esa caja verde, vieja y contaminante que manejaba, me movía la cabeza amenazante como diciéndome, "qué, ¿muy verraquito? ¿Quiere pelea?..."  Y ya que, en los últimos años, en Bogotá lo matan a uno por cualquier cosa, decidí seguir mi camino y subir por la calle 53, para evitarme problemas.

No entiendo qué le pasó a Bogotá en estos años. La maldición del alcalde sindicado y su corte de ineptos dejó destruida la ciudad no sólo física, sino moralmente. ¡Qué tristeza ver cómo la corrupción de unos pocos bandidos de cuello blanco acabó con todo lo que con tanto esfuerzo habíamos logrado construir, sobre todo en cultura ciudadana!
Antonio José Trujillo 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.