Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denundias

Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denundias

Redacción Motor

08:36 p.m. 21 de octubre del 2011

  La oreja de la vergüenza
Aunque uno debe sorprenderse por el desastroso estado de las calles de la ciudad, sí hay unas que son una vergüenza mundial y prueba del descuido y desgreño total de las entidades del Distrito encargadas de mantenerlas en un estado al menos aceptable. Sobre todo cuando son calles fundamentales como las que hacen la oreja para tomar hacia el occidente, viniendo en el sentido sur al norte, a la altura de la Avenida 68 con calle 68 y que desemboca en una zona altamente comercial y poblada de la ciudad.
La calle 72A y la carrera 66 que hacen esa unión son absolutamente intransitables, a tal punto que hasta los buses pegan por debajo contra el piso.
Y más si están sus cráteres llenos de agua, se convierten en una trampa mortal para cualquier automóvil. Esto no solamente amerita una atención inmediata de las calles sino una investigación y sanción ejemplar parla los funcionarios encargados de esta tarea, pues faltan a sus responsabilidades y deberes.
Además de pavimentar, que pasen ojalá las procuradurías por esos despachos para ver de quién es la negligencia, de la alcadesa para abajo."
Usuario aterrado

-----------------------------
La contaminación está dañando los carros
Hace algunos meses pavimentaron la plazoleta frente a mi casa, después de lo cual todos los carros que estaban por los alrededores quedaron 'fogueados' (ese es el término técnico). Noté esto un día que prendí los limpiaparabrisas que sonaban como si estuvieran sobre papel de lija.
Al tocar la pintura, estaba totalmente carrasposa, especialmente el techo, el capó y el baúl. Traté de quitarlo con cera y no sirvió.
Finalmente, encontré un sitio donde conocían el problema y tenían los líquidos especiales para devolver la pintura a su estado original. Se aplica con una plastilina, en la cual queda toda la contaminación, después de lo cual la pintura queda lisa nuevamente. El chistecito cuesta 150 mil pesos cada vez, y se demora como tres o cuatro horas.
Hoy fui a lavar el carro y me encontré con que mi hermano estaba allá con el mismo problema, pavimentación no incluida. Al tocar el mío, me encontré que estaba igual. Decidí mirar los, aproximadamente, 10 carros que tenían ahí para lavar, de los cuales por lo menos ocho tenían este problema en mayor o menor grado.
Después de discutirlo con varias personas, he llegado a la conclusión de que tiene que ser el resultado de contaminación ambiental. La lluvia tiene que estar trayendo este tipo de polución, que me imagino es la llamada lluvia ácida.
Me dicen en el lavadero que es una gran cantidad de carros la que ven ellos con este problema, a diario, y que lo único que se les ocurre es enjuagar tan pronto como sea posible, después de un aguacero.
Además, que en caso de que ocurra esto, debe corregirse lo más pronto posible para que no se fije y eventualmente se dañe la pintura más allá de toda posibilidad de reparación.
Alfonso Crane

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.