Correo de los lectores sobre trámites, quejas y denuncias

Correo de los lectores sobre trámites, quejas y denuncias

Redacción Motor

05:00 a.m. 17 de octubre del 2008

Llantas y batería sí entran en la garantía
No están cubiertas por la garantía del vehículo si sufren el deterioro normal por el uso, salvo que se dañen por un problema de ensamblaje.

Hablemos a capella sobre la forma como funciona la Garantía de Fábrica de los Vehículos en un aspecto tan vital como son las llantas y la batería, dos temas 'grises' cuando a aquellas les aparecen turupes prematuros y a éstas se les acaba la energía, antes del kilometraje acostumbrado.
 
"Los componentes que sufren desgaste por el uso normal del vehículo no están cubiertos por la garantía", dicen los certificados de todos los vehículos que se venden en el mundo, porque el compromiso del productor con el propietario es repararle o cambiarle sin costo las piezas 'defectuosas o mal ensambladas' que fallan al entrar en funcionamiento el rodante.
 
Las operaciones rutinarias de mantenimiento del vehículo son un gasto que debe asumir el propietario, como quien cuida la mascota de la casa, para que esté en buenas condiciones. Debe llevarlo regularmente al taller de servicio para que se lo revisen y le cambien los componentes desgastados, entre ellos aceites, filtros, pastillas y amortiguadores.
 
Llantas y baterías -por tanto- no están cubiertas por la garantía del vehículo si sufren el deterioro normal por el uso, ¡pero ojo!: si tal deterioro se debe a un defecto de calidad o ensamble, el concesionario debe reemplazarlas sin costo alguno y en cumplimiento de la garantía que el fabricante del vehículo le otorga al propietario.
 
Pero, como se trata de dos componentes muy sensibles al buen o mal trato que se les dé, y una de las causas por las cuales se pierde la garantía es "el mal uso del bien por el propietario", ahí tenemos montado el ring para el combate.

A la izquierda, el propietario del vehículo, lleno de razones, y a la derecha, el fabricante y su concesionario, muy suspicaces, examinando la falla.

¡Ah! Y  sentado entre los espectadores, impávido  como si la cosa no fuera con él, asiste al combate el importador o fabricante de las llantas o baterías del problema, a quien el propietario no le puede reclamar porque con él no se celebró la relación de consumo (compra). ¿Entonces?

Si las llantas o la batería que trae el vehículo son defectuosas, no se trata de una simple desavenencia comercial entre el productor del vehículo y su proveedor de autopartes para ensamble, sino que -como la garantía  del vehículo es 'de bómper a bómper'- el concesionario no puede exonerarse de responsabilidad por la falla.
Rodrigo Bueno Vásquez
Abogado experto en Derecho del Consumidor de  Automotores.

 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.