Correo de los lesctores sobre denuncias, quejas y trámites

Correo de los lesctores sobre denuncias, quejas y trámites

Redacción Motor

04:26 p.m. 25 de marzo del 2011

Cobro de impuestos es un grotesco desaguisado
Vivo en Bogotá, soy propietario de un automóvil Honda Civic SI 1993, de 1.600 cn3, y he pagado puntualmente los impuestos correspondientes. En mayo de 2008 recibí un requerimiento porque supuestamente liquidé mal el impuesto de 2006, ya que lo hice basado en 1.600 cm3 y no en 1.800, que según la Secretaría de Hacienda, es el cilindraje de ese modelo.
Eso no es cierto, y para demostrarlo, aduje toda clase de razones y les envié constancias del concesionario en que claramente dice que el cilindraje o 'capacidad' de ese modelo es 1.600. Como resultado, fui absuelto y el expediente fue archivado.
En mi ingenuidad y optimismo, creí que el asunto quedaba resuelto, pero, ¡qué va! Un año después, otro requerimiento para el 2007 por la misma razón, otra increíble pérdida de tiempo... y otra vez fui absuelto.
Y la pesadilla continuó. Para el 2008 se repitió la historia (¡¿?!) con los mismos resultados de requerimiento y correspondiente absolución. Hace unos días recibí la liquidación para el año 2010... Y adivinen: el cilindraje que mencionan es, una vez más: ¡¡1.800!! ¿No es esto increíble, absurdo, ridículo? ¿Cómo el flamante 'Jefe De la Oficina de Liquidación Propiedad', Germán Francisco Casas Palacio, quien archivó los expedientes, no les pide a quienes emiten los formularios que corrijan el error y pongan el dato correcto?
Y como no soy el único que tiene ese modelo de Honda, todos los demás 'agraciados' deben padecer de un vía crucis similar. Yo los convoco a todos ellos para que hagamos algo con el fin de acabar de una vez por todas con ese grotesco desaguisado.
Eduardo Gómez Pulido

-------------------
Ministerio, Runt y SIM no responden por las placas
Imagínense esta situación: ustedes compran su carro cero kilómetros en un concesionario, y este, a su vez, hace los respectivos trámites ante el SIM. Esta entidad le emite unas placas, se las instalan a su vehículo y ustedes, muy felices, salen del concesionario estrenando, pero a la vuelta de la esquina los detiene un policía y les dice que las placas están registradas en la base de datos de la Dijin y que el vehículo tiene orden de captura por embargo.
Con el policía, logran corroborar que en la base de datos de la Dijin, las placas corresponden a otro vehículo y a otra persona... pero, ojo: estas mismas placas están instaladas en su carro.
Llaman al concesionario, este a su vez llama al SIM y la respuesta del SIM es: "Quéjese con el Runt", y el Runt -a su vez- le dice al concesionario: "Quéjese con el Ministerio de Transporte". Ustedes, ya muy molestos, van al Ministerio de Transporte en donde les dicen que las placas fueron emitidas legalmente y que no es problema de ellos que estén en la base de datos de la Policía.
En pocas palabras, "consígase un buen abogado para que le desembargue su carro". Ah, pero eso sí, "no lo saque del garaje porque se lo pueden llevar a los patios".
Quisiera saber si ustedes, en su revista, han recibido denuncias sobre placas de vehículos cero kilómetros, emitidas por el SIM/Runt, que luego aparecen con problemas legales de embargo o hurto.
Sería bueno que elaboraran un artículo que involucre a SIM, Runt y Ministerio de Transporte, en donde se les interrogue sobre su responsabilidad en estos casos. Se darán cuenta de la 'lavada de manos' tan olímpica que estas tres entidades hacen para no solucionar el problema a los afectados por esta seria situación.
Alberto Lemus

------------------------
Fotomultas: ¿como sancionarán a los 'camufladores'?
Hago referencia a su artículo publicado el sábado anterior sobre las 'fotomultas' de tránsito. Los comentarios son valederos y subjetivos y cómo toma cada quien la medida, acorde con su personalidad. En eso no hay controversia.
Les sugiero comentar y preguntar a las autoridades lo siguiente: ¿cómo identificarán a los cientos o miles de vehículos que tienen la placa bien oculta (tapada) debajo de la carrocería (especialmente camionetas de carga) o también, más comúnmente, con un parachoques grueso y ancho como un tubo o lámina o con el gancho para el acople del tirante de un remolque o con el remolque mismo?
También será dificilísimo leer, con una cámara distante, aquellas placas que han sido maliciosamente desteñidas (creo yo) para hacer casi imposible su lectura a una distancia mas allá de cinco metros, como se ven frecuentemente en buses, vehículos de carga, taxis y en no pocos automóviles particulares.
Es elemental, según lo anterior, iniciar simultáneamente con el control con las cámaras, la penalización de los 'camufladores' de placas; de lo contrario, todos terminaremos haciendo lo mismo como mecanismo de evasión.
Como acá en Cali, y en varias otras ciudades, están instalando también estas utilísimas cámaras y también cientos de vehículos usan estas 'colombianadas' de camuflajes de placa de identificación, les agradezco de antemano sus (...) indagaciones.
Heladio Estrada  S.

-----------------
Accidente = condición más acto
¿Cómo los accidentes por 'falla mecánica' son predecibles y no un fruto del azar y la mala suerte de los conductores? En este caso, un vehículo que presta servicio de aseo en la ciudad, transitando con llantas aseguradas con dos tuercas, menos que las de diseño.
La Policía de Tránsito también debería penalizar estos atentados, que se ven a diario en vehículos escolares, de servicio público y particulares. Un accidente es el resultado de sumar una condición con un acto. Es este caso, ya está listo el primer elemento. Solo falta el acto, como ir a velocidad excesiva, frenar bruscamente, etc.
Josué Granada

--------------------
Sacudámonos del yugo de la doble línea
En muchas ocasiones he leído en su revista Motor los lamentos de compatriotas que lloran sin esperanza los abusos de la Policía de Carreteras con sus comparendos por la doble línea continua que decora indiscriminadamente nuestras carreteras de montaña, sin tener un respaldo de una verdadera ingeniería de tránsito. 
Busco un espacio para decirles a los conductores que sí es posible sacudirnos ese yugo injusto, apelando dichos comparendos y demostrando que en las rectas donde se apuestan los agentes a cazar infractores hay error en la demarcación de la doble línea. Ya he ganado dos apelaciones en audiencia pública y la tercera está en proceso. Y busco otro espacio para curar el mal de raíz, haciéndole ver al Ministerio de Transporte que, aunque su Manual de Señalización es muy sabio y tiene todo el soporte de la OEA, en Colombia, por lo menos en lo que respecta a la demarcación de doble línea continua, lo están aplicando mal.
En síntesis, quiero mostrarle al conductor que es cazado cuando adelanta en doble línea con buena visibilidad, que tiene una tercera alternativa: apelar el comparendo; las otras dos ya se saben: pagar por lo que realmente es un prevaricato, o seguir fomentando la corrupción.
Álvaro Delgado

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.