Corrreo de los lectores sobre trámites, quejas y denuncias

Corrreo de los lectores sobre trámites, quejas y denuncias

Redacción Motor

05:00 a.m. 16 de julio del 2010

Desinformación motorizada
Iniciamos la lectura del Informe Adicional A: revisión y análisis del nuevo modelo de demanda del metro, presentado por la Universidad de los Andes, y una de las principales recomendaciones es que se tenga en cuenta, en el 'modelo de demanda', la utilización de la motocicleta como una alternativa de movilidad para Bogotá.

La primera reacción es de sorpresa. ¿Cómo es posible que la Alcaldía Mayor, la Secretaria de la Movilidad, sus muy bien pagados asesores y consultores hayan olvidado -o peor- despreciado, la incidencia de la motocicleta en la determinación de los viajes de la ciudad?

Entornamos lo ojos y elevamos una corta oración a Santa Rita de Casia, la santa de los imposibles, para que ilumine al Alcalde y sus asesores y no olviden (en esto de la demanda de viajes, costos y beneficios, planificación de la movilidad, etc.) la metodología y profundidad del mejor y más completo estudio realizado sobre el transporte urbano de Bogotá, desarrollado por don Baldomero Sanín Cano.

Por disciplina y curiosidad, antes de seguir la lectura de este Informe 'Adicional A', preferimos hacer un alto y tratar de conocer la magnitud del problema de las motocicletas en Bogotá, así que optamos por entornar los ojos nuevamente y hacer una consulta a 'San Google', en 'Motos Bogotá'. 

Apareció el pío ingeniero Andrés Uriel Gallego, nuestro arriero paisa Ministro de Transporte en los últimos ocho años, quien según el Espectador, en el pasado Foro de la Cámara de Comercio de Bogotá sobre Movilidad (Junio 23 del 2010), al referirse al tema de la movilidad en Bogotá, aseguró que la ciudad tiene tres millones de motos y que sólo hay capacidad para un millón y medio.

Sentenció, con la sabiduría de su alto cargo: "Si la ciudad no se planifica, las motos invadirán las calles y eso hará que se presente una crisis en materia de transporte público colectivo". Y agregó:

"(...) En tres años, Colombia tendrá el mismo número de motos que de automotores, es decir, unas 20 millones.
Si esta es la visión de la mayor autoridad en movilidad del país, la hecatombe que se avecina es apocalíptica, en especial con los problemas que ha traído el crecimiento descontrolado del número de esos aparatos, la falta de autoridad y de control de su manejo en calles y carreteras, la seguridad vial y el moto-taxismo de muchos municipios del país.

Afortunadamente, la disciplina personal y el ejercicio profesional me han enseñado ser más como Santo Tomás,  es decir, tener dudas, cuestionar, incluso hasta meter el dedo en las llagas para saber qué tan cierta es la información.
Por eso, con 'San Google', busqué nuevamente cuántas motocicletas hay en Bogotá, y por elemental lógica y sin ninguna malicia indígena latente, consideré que la mejor información posible estaba en la página web de la Secretaría de Movilidad de Bogotá.

Sin embargo allí, dentro del título Transporte y Movilidad en Bogotá, se afirma: "Quienes viven o visitan la ciudad de Bogotá, se encuentran con una ciudad cosmopolita, interesante, con grandes cambios en su infraestructura vial y múltiples formas de desplazamiento terrestre. Entre ellas se cuenta el transporte público colectivo (buses, busetas y microbuses), transporte público individual (taxis), un sistema de transporte masivo (TransMilenio) y transporte particular. Otros medios de transporte son la bicicleta y el tren."

Si bien más adelante hace un reconocimiento a la existencia en la ciudad del transporte de vehículos de tracción animal, está ignorando de plano la existencia de las motocicletas en Bogotá.
Preocupado por ese olvido institucional, y con la duda de haber cometido algún error de 'chuzográfía', coloqué en el cajón de búsqueda interna de la referida página web de la Secretaria de la Movilidad la palabra 'Motos', y obtuve en los resultados de la búsqueda, seis noticias. La primera de ellas, con foto sonriente  del Alcalde Mayor saludando a un motociclista y el no tan sonriente título de "Aumentó el número de motociclistas muertos", noticia publicada en octubre 8 del 2008.

Pensé que el orden de las noticias estaba dejando para el final las más recientes, y pese a que la página dice que está actualizada a la fecha, esa es la noticia más nueva de la Secretaría de la Movilidad, respecto a las motos o motocicletas.
Leí los otros titulares que arrojó la búsqueda. Para el 30 de octubre del 2006, me llamó la atención "Incremento inquietante de motos en Bogotá", que en alguno de sus apartes dice: "Este año, la matrícula de motocicletas aumentó en un 51 por ciento, comparado con el año anterior. Pero si comparamos con el año 2004, el aumento fue del 92 por ciento. En total, en Bogotá, existen 75.859 motocicletas matriculadas, sólo este año van 28.340". Esta parece ser la única mención sobre el número de motos en Bogotá en la página web oficial de la Secretaria de la Movilidad.

Luego de un Enalapril para regular la tensión que se me disparó ante la tremenda desinformación del organismo rector de la Movilidad de la ciudad, persistí con 'San Google', que me trajo unos datos provenientes de la Cámara de Comercio de Bogotá, no tan frescos como los esperaba, pero que indican que en Bogotá, para el año 2001, había 28.997 motos matriculadas en la ciudad y que para el 2007 la cifra llegó a 94.997.

Sin embargo, la concejala Soledad Tamayo, en un debate, cita que para el 2001 la cifra era de 31.825 y en el 2007 de 116.433 motos matriculadas en Bogotá. Entonces, ¿cuántas motos hay hoy en la ciudad?

Que la existencia de la moto o motocicleta dentro de Bogotá no sea tenida en cuenta por los consultores que pretenden hacer viable el Metro, cuando representa cerca del 10 por ciento de los viajes dentro de la ciudad, es ya una falta grave, que en buena parte corresponde a la desidia de la Secretaria de la Movilidad de mantener una información actualizada sobre la ciudad; y demuestra una vez más razones e intereses particulares por imponer el Metro, sin mayor respaldo y respeto técnico.

Por comodidad, muchos motociclistas matriculan sus vehículos en otros municipios, muchas veces no tan cercanos a la ciudad, por tanto el dato de motocicletas matriculadas en la ciudad es un referente distorsionado, que se puede multiplicar por dos o por máximo tres, sin alcanzar la apocalíptica visión del ministro Andrés Uriel. ¿O será que él, que es tan cercano a Dios y al Diablo, tiene la razón?

Francis Pardo Téllez
Arquitecto 4x4
------------------------------------------------

Propuestas para mejorar la movilidad del país

Le escribo esta carta para hacer dos simples sugerencias. La primera; debería existir alguna multa para las concesiones viales por cada  imperfección  que exista en las vías departamentales y por cada día que esta dure en la vía. Por ejemplo, un millón de pesos diarios por cada protuberancia o cada bache que exista, de manera que tengan que repararlos lo más pronto posible y se vea el dinero que pagamos en el peaje. Sería bueno que algún senador tramitara un proyecto de ley al respecto.

La segunda: se debería reorganizar el tráfico en Bogotá de forma que los buses transitaran por los carriles centrales de las avenidas y los automóviles  por los carriles externos, esto debido a que la trayectoria de los buses está definida y es siempre la misma, mientras que los automóviles no tienen una ruta específica. De esta manera se harían menos frecuentes los cambios del carril lento al rápido o  viceversa, los cuales siempre causan atascamientos.

De igual forma, las motos deberían tener un carril exclusivo, de esta forma se reducirían los accidentes de motos contra automóviles, que son los más graves, sería más seguro viajar en moto, incentivaría su uso y reduciría la congestión vehicular puesto que una persona que se movilice en moto ocupa menos espacio que una persona que se movilice en carro.

Ojalá un próximo alcalde de Bogotá tuviera en cuenta esta idea. Muchas gracias.

PD. Sería bueno que la repetición del programa Motor TV fuera los domingos después de las 2 pm para no perderme el programa.
Diego Orlando Roncancio Chaves

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.