Corte Constitucional da vía libre a bahías de parqueo

Si las bahías no son reabiertas, cualquier ciudadano podrá acudir a la acción de cumplimiento para hacer valer lo dispuesto por la ley.

Redacción Motor

05:00 a.m. 11 de diciembre del 2008

Las autoridades municipales y distritales en todo el país deberán poner en servicio de inmediato las bahías de estacionamiento existentes y que en la actualidad se encuentren clausuradas o cerradas.

Así lo determinó la Corte Constitucional, tras estudiar las objeciones presidenciales a un proyecto de ley que aprobó el Congreso de la República en el primer semestre de este año.

En esa iniciativa del representante Germán Navas Talero y el senador Jairo Clopatofsky se propuso que para garantizar la movilidad de las personas con limitaciones físicas o de la tercera, las autoridades distritales y municipales deben autorizar la construcción de las bahías de estacionamiento en instituciones financieras, hospitalarias y centros comerciales, entre otros.

Estos sitios de parqueo deben estar debidamente señalizados y demarcados para personas con algún tipo de discapacidad y/o movilidad reducida, de acuerdo con lo señalado en las normas internacionales, y en un porcentaje mínimo equivalente al dos por ciento del total de parqueaderos habilitados.

En ningún caso, agrega la ley, "podrá haber menos de un espacio habilitado, debidamente señalizado con el símbolo internacional de accesibilidad".

Las objeciones presidenciales
El proyecto de ley fue objetado por el presidente Álvaro Uribe con el argumento de que "desconocía la autonomía de los municipios y distritos para disponer sobre los usos del suelo en su territorio", y porque parte del articulado vulneraba el principio de unidad de materia.

En su estudio y análisis la Corte Constitucional declaró infundadas las objeciones presidenciales, pues si bien admite que los municipios y distritos son autónomos, por encima de esta consideración está el interés superior con respecto a la tercera edad y los discapacitados. En otras palabras, lo que está diciendo la Corte es que no son válidos los argumentos del Presidente.

La Corte señaló que el proyecto no atenta contra la autonomía de las entidades territoriales y que está cumpliendo con lo estipulado en la Constitución Nacional que le impuso al Estado el deber de otorgar protección especial a los disminuidos físicos, sensoriales y síquicos.

Las bahías deben abrirse ya

Con la decisión de la Corte también queda claro que las bahías cerradas como las de Bogotá deben ponerse en servicio de forma inmediata, pues el artículo 4 de la ley lo demanda.

Textualmente dice que "en aquellos municipios y distritos en los cuales las bahías de estacionamiento existentes hayan sido clausuradas, sus autoridades procederán a habilitarlas a partir de la entrada en vigencia de la presente ley...".

Si esta directriz es incumplida por las autoridades, "cualquier ciudadano podrá acudir a la acción de cumplimiento para hacer valer lo dispuesto". Y vale la pena aclarar que es potestativo de las autoridades decidir si cobran o no por su uso.

"Llevamos mucho tiempo luchando para que las bahías sirvan para lo que se construyeron", dijo el representante Germán Navas.

Ocho años de prohibición en Bogotá
En el año 2000, cuando entró en vigencia el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) en la capital del país, se prohibió el uso de las bahías, lo que ocasionó fuertes choques entre comerciantes, los conductores de vehículos particulares y el Gobierno Distrital.

Los comerciantes se quejaron de la caída en las ventas por la ausencia de clientes que, ante la prohibición, dejaron de visitar negocios frente a los cuales no se podía parquear.

La medida fue calificada por muchos como "absurda" porque -precisamente- esos espacios en todas las ciudades del mundo son diseñados para el estacionamiento de vehículos. 

El año pasado, el Concejo aprobó un proyecto de acuerdo para habilitar el uso de estos espacios. En abril se anunció con bombos y platillos la reapertura de las bahías de estacionamiento, gracias a un decreto que debería firmar el alcalde Samuel Moreno.

Para esa reglamentación, la Secretaría de Movilidad hizo un inventario que arrojó un total de 5.067 bahías distribuidas en distintos puntos de la ciudad, en las que caben unos 30 mil automóviles.

Se dijo en ese entonces que, en principio, no se cobraría por el uso, que los usuarios podrían estacionar entre 90 y 180 minutos en las zonas comerciales.

También se habló de horarios en las zonas industriales y que después de cierta hora no se limitará la permanencia de los vehículos en las zonas residenciales; que no se podría estacionar en las bahías ubicadas en espacios que hagan parte de andenes, zonas verdes, jardines, antejardines y frente a instalaciones de las Fuerzas Militares y de Policía, organismos judiciales y sedes diplomáticas.

Desde esa época, los bogotanos están esperando la dichosa reglamentación y la firma del Alcalde al tan anunciado decreto, mientras las bahías siguen encadenadas o invadidas de vendedores, los usuarios sometidos a los trancones y los de las grúas haciendo su agosto con los carros mal estacionados.

En dónde se deben construir las bahías
El proyecto de ley establece que las autoridades municipales y distritales autorizarán la construcción de bahías de estacionamiento y dispondrán en los sitios que ellos existan para el uso de personas con algún tipo de discapacidad o movilidad reducida o de al tercera edad en hospitales, clínicas, instituciones prestadoras de salud, instituciones financieras, centros comerciales, supermercados, empresas prestadoras de servicios públicos domiciliarios, parques, unidades residenciales, nuevas urbanizaciones, edificaciones destinadas a espectáculos públicos, unidades deportivas, autocinemas, centros educativos, y edificios públicos y privados.

 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.