'Corto circuito' en la firma estadounidense de carros eléctricos Fisker

La renuncia de Henrik Fisker, presidente ejecutivo y fundador de Fisker Automotive, que fabrica carros deportivos de propulsión eléctrica, podría poner en jaque el futuro de la marca.

Redacción Motor

07:46 p.m. 14 de marzo del 2013

La cúpula de la marca estadounidense de carros eléctricos Fisker Automotive está pasando por un 'corto circuito' luego del anuncio de su fundador y presidente ejecutivo, Henrik Fisker, de renunciar debido a 'profundos desacuerdos' con los demás directivos.

Henrik aseguró que la estrategia futura que están trazando los actuales ejecutivos de la firma no es la que considera conveniente.

A esta situación se le suma la necesidad de encontrar un socio que le de una inyección de capital para que la compañía pueda llevar a producción un nuevo carro, el Fisker Atlantic.

Además, la empresa viene de unos difíciles meses, luego de que tuviera que suspender la producción del Fisker Karma, su vehículo bandera y único modelo, debido a la bancarrota en la que se declaró la compañía A123 que era la que le proveía las baterías para este eléctrico.

La situación de A123 obligó a que la firma se concentre en la búsqueda urgente de un nuevo inversor que sostenga los futures planes de crecimiento, con dos o más modelos en el portafolio.

Este estado de cosas podría haber desencadenado la renuncia, presionada por un muy posible acuerdo con una firma extranjera que desea participar de Fisker y con la que su fundador no estuvo de acuerdo.

Esta renuncia le significaría el lastre final para Fisker que, por el momento, y hasta que no se anuncien el nuevo inversor y sus planes, que quizá incluyan un nuevo modelo de configuración híbrida, supondrían la muerte de esta marca de carros ecológicos y deportivos.

DATO
Los carros se ensamblan, a pedido, en la planta de Valmet Automotive en Finlandia, donde también han efectuado contratos similares marcas como Porsche y Saab.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.