El costo de poseer un carro en Colombia

Un automóvil en Colombia paga una alta suma en impuestos y aranceles, tienen que obedecer las restricciones que mandan las leyes pero sus dueños no ven las contraprestaciones por su posesión.

Redacción Motor

07:16 p.m. 07 de octubre del 2011

La industria automotriz representa el 5,3 por ciento del PIB, según el Dane. Emplea a cerca del 2,5 por ciento de la población ocupada y ubica a Colombia como el cuarto productor de automóviles de Latinoamérica. 

Además, ha tenido un crecimiento promedio cercano al 11 por ciento en producción, 27 por ciento en exportaciones y 15 por ciento en el consumo. Eso reseña un informe  de Proexport fechado en enero del año pasado.  

A la fecha, y de acuerdo al comportamiento que tuvo el sector en 2010 y lo que va de este año las cosas van mucho mejor. Según el Dane, este es uno de los sectores de la industria que más está 'jalonando' la economía del país. 

Según esa entidad, durante el primer semestre de este año, a precios corrientes van 2.844 miles de millones de pesos en venta de vehículos. Una sola empresa, GM Colmotores, ha pagado solo en impuestos, entre el 2000 y 2010, 2 mil 386 millones 309 pesos.

En los últimos cuatro años, las ventas de automóviles han promediado las 250 mil unidades, y este año, como van las cosas, se superarán las 300 mil, que convertiría este 2011 como un nuevo año récord.

Pero si las empresas han contribuido, los dueños de todos esos carros han hecho un gran aporte. Tan solo en Bogotá, este año se recaudaron por concepto de impuesto de vehículos 387 mil 712 millones de pesos.

El año pasado en Medellín, según cifras oficiales, el recaudo de impuestos varios superó los 303 mil millones de pesos, pero la principal renta de la ciudad fue la sobretasa a la gasolina que representó el 28,80 por ciento del recaudo, es decir, que los dueños de vehículos aportaron más de 87 mil millones de pesos.

Bogotá, no fue la excepción, por citar solamente estas dos ciudades. La capital recaudó en el 2010 por sobretasa a la gasolina más de 315 mil millones de pesos, producto del 25 por ciento del valor de cada galón que pagan los dueños de carros cuando los tanquean.

Esa plata de los dueños de vehículos particulares va dirigida a la construcción y reparación de obras de la malla vial local, y un 50 por ciento está destinado para las vías de los sistemas de transporte masivo.

Este año, el Instituto Nacional de Vías, Invías, calcula que el recaudo por peajes llegará  a los 260 mil millones de pesos para la recuperación de las vías a su cargo. No fue posible encontrar el dato de cuánto recaudarán los concesionarios privados por ese mismo concepto.

Toda esa plata y mucha más vía impuestos, IVA, aranceles, seguros obligatorios, etc.,  sale del bolsillo de muchos colombianos que, en la gran mayoría, logran hacerse a un carro, elemento que se ha convertido en una verdadera mina de oro para el Estado. (Ver nota anexa) 

Por eso,  muchos lectores de esta Sección y de la revista Motor no entienden posiciones como la del viceministro de Transporte, Felipe Targa, quien es partidario de 'regular el parque automotor del país', y también -aunque niega que haya una persecución contra el carro particular-, de imponer una 'tarificación' adicional a los impuestos ya conocidos porque el dueño del automóvil "no está pagando el costo social por utilizar su carro". 

A esto hay que agregar la posición del Ministro de Hacienda, Juan carlos Echeverri, quien esta semana anunció que no modificará la actual estructura de precios del galón de gasolina y su carga impositiva pues el tema es un 'debate de justicia social'. 

"Si quitásemos esos impuestos sería quitarle subsidio a quienes montan en bus para pasárselo a quienes montan en carro. Los que mas congestionan, que son los carros los estaríamos premiando y castigando a los que usan un bus (...) la persona que tiene un carro utiliza una cosa que mide cuatro o cinco metros de largo por tres metros de ancho (y) genera congestión, genera accidentes y genera polución (...) Debemos favorecer al que usa bus y gravar al que usa carro", dijo. 

Así, todo parece indicar que al Gobierno se le olvida quién está poniendo una alta cuota en impuestos, pero como contraprestación recibe más imposiciones, vías en mal estado y carreteras inconclusas y peligrosas. 

El ejemplo más simple de esto lo dio un lector. "Si usted se estrella contra un poste o un semáforo debe pagarlo. Pero si usted cae en un hueco y daña llantas, amortiguadores y suspensiones, los daños tiene que asumirlos el dueño del carro".

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.