Costos del combustible y medio ambiente obligan a sistemas de transporte alternativos

El tranvía y el 'trolley' son los medios de transporte eléctrico más comunes.

Redacción Motor

05:26 a.m. 02 de marzo del 2012

La electricidad, como fuente de movilidad, viene desarrollándose casi que a la par de los motores de combustión interna o 'térmicos', y los avances tecnológicos han logrado crear vehículos 100 por ciento eléctricos.

Es allí donde los gobernantes de las principales ciudades del mundo han puesto sus ojos, buscando un sistema de transporte público de vehículos ecológicos.

El desarrollo de autobuses eléctricos lleva, en primera instancia, a que estos sean divididos en dos grupos: 'no autónomos' y 'autónomos'. Del primero hacen parte aquellos vehículos que, para su movilidad, dependen del suministro de energía mediante cables aéreos o línea terrestre permanente: el tranvía y el trolebús.
El segundo grupo es el de los que reciben la energía mediante baterías, las cuales se deben recargar, luego de un período de recorrido.

Y, ¿el tranvía?
El tranvía tuvo su origen en Gales (Inglaterra), en 1807, cuando fue fabricado por la Oystermouth Railway. Usaba caballos para el transporte de mercancías. Hoy, este es uno de los sistemas más utilizados en el mundo. Ciudades de Alemania, Hungría, España, Francia, Holanda, Países Bajos, Polonia, Irlanda, Bélgica, Austria y algunos países de la ex Unión Soviética poseen este medio de transporte, mientras que, en América, se destacan los de Argentina, Chile, Estados Unidos, Canadá y México. Va conectado a una red de líneas eléctricas y es guiado por vías férreas, en rutas definidas.

Por su parte, el origen del trolebús data de 1882, cuando Ernst Werner von Siemens puso a funcionar su Elektromote en un suburbio de Berlín.

Sin embargo, la primera línea fue puesta en operación en 1901 gracias al desarrollo realizado por Max Schiemann. A diferencia del tranvía, el trolebús utiliza neumáticos lo que le permite utilizar las mismas vías de los autos, pero depende de líneas elevadas de electricidad.

Actualmente funciona en China, a su vez el principal fabricante y promotor de estos vehículos, así como en España, Suiza, Italia, Corea del Norte, Ucrania, Estados Unidos, México, Argentina, Chile, Venezuela y, recientemente, Ecuador.

Los tranvías históricos

Se destacan los de las ciudades de Boston, San Francisco, Nueva Orleáns, Memphis y Dallas (Estados Unidos); Oberhausen, (Alemania); La Coruña y Barcelona (España); Lisboa (Portugal); Rio de Janeiro (Brasil); Melbourne (Australia) y Estambul (Turquía)

Desventajas de ambos modos de transporte:

Tranvía
Rigidez de sus recorridos, lo cual no les permite sortear un obstáculo sobre la vía.  Menor capacidad de pasajeros y velocidad moderada.

Trolley
Si el trolebús se separa accidentalmente de la línea aérea o catenaria, se detiene. Los neumáticos producen más resistencia y por lo tanto demanda un mayor gasto de electricidad.

Ventajas del bus

Mayor adherencia gracias a los neumáticos. Es más maniobrable.
Puede generar energía eléctrica cuando frena o va cuesta abajo.
Mayor capacidad.

Ventajas del riel

Consume mucha menos energía eléctrica que el metro y no requiere iluminación especial en estaciones. Ocupa un carril más angosto del que necesita un autobús.  La construcción de su infraestructura es mucho más económica en comparación con el metro.  El acceso es más sencillo.

Colombia y el transporte eléctrico

Para el caso colombiano, el primer tranvía eléctrico instalado en Bogotá se hizo en 1916 con la construcción de la primera línea que entró en funcionamiento en 1920 con la creación de la compañía Tranvía Municipal de Bogotá. Por su parte, el trolebús conocido llegó por primera vez a Colombia en 1947 proveniente de Canadá. En 1959 se creó la Empresa Distrital de Transporte Urbano (EDTU) que los puso a circular, importados de Rusia. Los malos manejos administrativos provocaron su desaparición en el año de 1990.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.