Crece la venta de carros en Colombia pero no el número de vehículos por vivienda

Según el Dane, en la actualidad el 26 por ciento de familias tienen un promedio de dos carros por hogar. Esta tendencia muestra que se masificó el automóvil pero hay menos carros por cada casa.

Redacción Motor

05:22 a.m. 01 de junio del 2012

A pesar de la motivación generada por el pico y placa para la compra de un segundo vehículo, esa tendencia sigue siendo baja respecto a la adquisición del primero. En otras palabras, cada día hay más gente en Colombia estrenándose como conductor.

Es lo que revela la Encuesta de calidad de vida del Dane. Según sus pesquisas, en el 2007 (año 'cero' del boom del sector automotor), había 3,2 autos por hogar en Bogotá, tendencia que ha ido disminuyendo conforme suben las ventas: en el 2008 se contabilizaron 3,1 carros pertenecientes al 14 por ciento de hogares; en el 2009, 2,5 para el 18 por ciento; en el 2010, 2,4 para el 21 por ciento y en el 2011, 2,0 para el 26 por ciento.

Así las cosas, cada vez se ven más casas con carro, aunque menos carros por casa, al menos en Bogotá, que concentra el 47,5 por ciento de ventas del parque automotor nuevo (33,3 del usado), seguida de Medellín, con 14,1, Cali con el 11,0 y Bucaramanga con el 5,7 por ciento, según el análisis 2011 de La situación automotriz en Colombia, de BBVA.

De acuerdo con el mismo estudio, las cifras durante el 2011 -en ventas, producción y exportaciones- crecieron 36 por ciento, 23 por ciento y 22 por ciento, respectivamente, año en el que se matricularon 329.027 unidades nuevas de todas las gamas en el país (datos del Runt).

Pero lo anterior no significa que los usados no se vendan. Si se tiene en cuenta lo registrado por el Runt, el último año se comercializaron 605.309 segundazos, es decir, por cada dos matriculados se vendió un 'cero kilómetros'. Y teniendo en cuenta lo dicho arriba, gran parte de esos vehículos fueron el 'estrene' para muchas familias.

En cuanto a las ventas de particulares nuevos, estas aumentaron más del 40 por ciento en el 2011, mientras que las de utilitarios y pick up crecieron 28 y 37 por ciento, respectivamente.

"La mayor demanda de vehículos comerciales se relaciona con la decisión de muchas empresas de formalizar sus negocios", argumenta el informe de BBVA, que le atribuye el buen comportamiento de los autos familiares a los altos índices de confianza de los hogares, la reducción de la tasa de desempleo urbana y el crecimiento del empleo asalariado.

RECUADROS:

El carro 'familiar' sigue reinando en la casa A la pregunta, "¿cuántos carros hay en el hogar?", los colombianos respondieron lo siguiente:

Uno: 18,7 por ciento (2011) y 20,7 por ciento (2012).
Dos: 3,7 por ciento (2011) y 3,9 por ciento (2012).
Tres: 0,6 por ciento (2011) y 3,9 por ciento (2012).
Cuatro o más: 0,2 por ciento (2011) y 0,3 por ciento (2012).
Fuente: EGM

¿Por qué, según las marcas, el mercado tiene 'potencial'?
1. Mientras que el índice de ventas de nuevos en Colombia es del 5,6 por ciento por cada 1.000 habitantes, el promedio de América Latina es del 11,6 por ciento.

2. El porcentaje de población en edad activa pasará del 64,9 por ciento en el 2011 a 66,1 por ciento en el 2020.

3. Al 2015, la población urbana crecerá a una tasa del 1,6 por ciento, respecto al 2010.

4. Según la Andi, la capacidad instalada de las ensambladoras permite un amplio margen de crecimiento: podría pasar de 150 mil unidades anuales (2011) a 320 mil, en un mediano plazo.

5. La industria carrocera tiene un gran potencial con la consolidación de los sistemas masivos.

Las cifras son claras:                                                                  Parque automotor por cada 100 mil habitantes: 7,4 (2010)
Antigüedad del parque automotor: 15,6 años. Precio promedio de los carros (2011): 33 millones de pesos. Vehículos nuevos financiados: 60 por ciento. Fuente: BBVA Research

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.