Crecen fraudes y casos de delincuencia asociados al uso de las motos

El fraude, el robo y la falsa accidentalidad en trámites relacionados con motos son conductas cada vez más utilizadas por algunos motociclistas en diferentes regiones del país.

Redacción Motor

07:36 p.m. 03 de febrero del 2012

No se trata de satanizar a la moto ni a los motociclistas, pero el aumento de estos aparatos en las calles ha traído consigo otros males que no solo afectan la movilidad en las ciudades, sino también la seguridad de las personas e incluso le estaban creando problemas al sistema de salud.

En este último caso, por ejemplo, el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito, Soat, se había convertido en muchas regiones en una especie de 'salud prepagada' para personas que sufrían accidentes en los que no estaba involucrada una motocicleta.

Personas que sufrían fracturas o golpes haciendo otras actividades, sencillamente conseguían un amigo con moto que tuviera Soat vigente para obtener el servicio y tratamiento médico. Esto llevó a que ahora las aseguradoras y centros hospitalarios exijan un reporte oficial de las autoridades en las que se compruebe que el accidente ocurrió en una moto.

Otro fenómeno que no es viejo, pero que cada día toma más fuerza en ciudades de provincia es el 'secuestro' de la moto. Consiste en que el vehículo es robado y para recuperarlo los delincuentes exigen un rescate que se tasa en un porcentaje del valor comercial. En Neiva se reportan hasta tres casos cada día.

Los falsos accidentes también están tomando fuerza. Algunos motociclistas chocan sus aparatos con un vehículo particular, fingen contusiones o golpes. Y como siempre que hay un herido el vehículo es inmovilizado y el trámite para recuperarlo es engorroso, además del costo de multas, el motociclista se 'mejora' del golpe pidiendo una 'indemnización' en efectivo.

Esto es muy frecuente, sobre todo, en época de puentes y vacaciones, en donde el motociclista aprovecha la alta afluencia de turistas y de los carros que tienen placas de ciudades del interior. Este caso lo pudimos apreciar en Bosconia (Cesar).

Otra práctica muy común es el robo. Un motociclista ocasiona la caída de otra moto, generalmente, cuando conduce una mujer. En el mejor de los casos le roba su bolso y pertenencias personales, y en otros se llevan la motocicleta. La semana pasada falleció en Neiva una joven de 21 años que fue víctima de este tipo de robo. Tras una semana en una sala de cuidados intensivos, murió como consecuencia de la caída.

Lo que viene para los motociclistas 

La reforma al Código Nacional de Tránsito que el Congreso debe empezar a debatir en marzo contiene nuevas exigencias para los motociclistas, no obstante, en materia de educación y cultura vial se queda corta.

Restringir su uso o prohibirlas como lo han propuesto algunos expertos no es la solución pues mucha gente vive de las motos y es su medio de transporte. Y tampoco el país cuenta con medios para mover a más de cinco millones de personas que se mueven en moto.

Se calcula que en el país hay tres millones de automóviles y 2,3 millones de motocicletas, que de acuerdo con proyecciones realizadas por especialistas, estos vehículos llegaría a unos 13 millones en un lapso de 20 años.

La reforma al CNT propone que importadores, ensambladores o comercializadores de  motocicletas entreguen dos cascos de seguridad debidamente homologados a los nuevos compradores de motos. Pero, ¿qué hacer con el resto que no usa casco o compra estos elementos que no cumplen las normas técnicas?

Además del de los cascos, también deberán entregar un chaleco o chaqueta reflectiva, que también tendrán que usar el pasajero.  

Por último, se prohibirá el transporte de menores de siete años.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.