La crisis económica se deja ver en el color del carro que escogen los compradores

Diferentes factores cambian las tendencias y las preferencias a la hora de escoger el tono de pintura del carro. Todo tiene una explicación científica y antropológica.

Redacción Motor

05:00 a.m. 20 de noviembre del 2009

La crisis económica mundial sin duda afectó el color del carro, pero no porque la industria automotriz se haya visto obligada a bajar la calidad de las pinturas o porque ya no se esté innovando en ese mercado, sino porque las tendencias y preferencias de los consumidores cambiaron drásticamente desde que la economía afectó a la sociedad.

Como en el mundo de la moda, decidir las tendencias y proponer novedades para los años por venir es toda una tarea para las marcas y las empresas productoras de pinturas.

Anualmente se realizan estudios sobre cuáles son los colores que más compran los clientes de los diferentes continentes, cuáles son los menos vendidos y, lo más importante, cuál será el color o los colores que se impondrán  en el futuro inmediato.

Aunque parezca mentira, la situación mundial política y económica afecta la decisión de los clientes, o por lo menos eso es lo que demuestra un estudio realizado recientemente por la firma DuPont, una de las empresas productoras de pinturas más grandes del mundo.

El estudio demuestra cómo, en los últimos años en los que el mundo entero se vio sumido en una profunda crisis económica, no solo fueron las ventas de carros las afectadas o las fábricas las que tuvieron que cerrar, sino que se modificaron las decisiones para escoger la pinta del carro.

Impacto de la cultura
DuPont contrató al experto Peter Weil, profesor de cultura y antropología de la Universidad de Delaware de Estados Unidos, para que explicara cómo la cultura y la sociedad influyen en las preferencias a la hora de escoger el color del carro.

De acuerdo con Weil, "en las sociedades tradicionales no industriales, las personas solo tienen presentes cuatro colores básicos: rojo, azul, negro y amarillo, mientras que en las sociedades industriales, la gente está condicionada a percibir un largo rango de colores por diferentes factores, como la globalización o el mercadeo".

Aunque -hay que decirlo- las diferentes culturas del mundo tienen asignados los mismos valores a algunos colores: por ejemplo el verde esperanza, el blanco de la paz, el rosado a la feminidad...

Pero, ¿existe algún color asociado a una cultura o sociedad específica? Weil explica que las nuevas paletas son el resultado de un proceso simple de teñir los colores ya existentes en el mercado.

Sin embargo, la globalización y  las posibilidades de viajar y ver lo que hay en otros países han ido cambiando las preferencias de la gente haciendo el mercado cada vez más uniforme.

No en vano los últimos estudios de mercado de DuPont dieron como resultado que los tres colores que predominan en el mercado mundial son el blanco, el negro y el plateado.

Cambios en la historia
Hay casos en que la historia y los acontecimientos mundiales varían los estados anímicos de la sociedad y, por ende, sus gustos y tendencias.

Por ejemplo, según explica Weil, después del trágico 11 de Septiembre, la sociedad se sintió vulnerada, temerosa y triste; hubo un cambio de actitud en las personas. Después del 2001, las personas se empeñaron en salir adelante, en buscar la manera de siempre "estar bien" (doing well) y no dejarse vencer.

Fue entonces cuando los estudios de la firma de pinturas dieron como resultado que el color de carro más popular a partir del 2001 y hasta el 2006 fue el plateado, que culturalmente se asigna a la prosperidad.

En el 2007 finalizó el boom financiero 'post 9/11' y los economistas comenzaron a alertar sobre la fuerte recesión que se avecinaba. Ese año, el color más popular del carro fue el blanco. "Ese color se asocia con la transición", explica Weil.

El asunto se pone más interesante cuando DuPont entra en detalles y cuenta que la gama de blanco más vendida fue aquella con efectos especiales, como los perlados.

El antropólogo explica que el fenómeno se debe a que los pensamientos de la gente cambiaron a blanco plano, pero inconsciente o concientemente, los usuarios buscaron un blanco diferente, que les trajera recuerdos agradables, como la tiza (mucho más suave e institucional). "¿Qué mejor recuerdo de un momento de transición, que el colegio?", explica Weil.

Pero no siempre los clientes son concientes de estos cambios. Es la misma sociedad, la cultura y los acontecimientos mundiales los que los llevan a  cambiar.

Además, están movidos por fenómenos como el mercadeo y la globalización. ¿Por qué? Sencillo: porque las estrategias de mercadeo también incluyen los estados anímicos de las personas, así pues en época de guerra y crisis, ¿que mejor que sacar un carro verde esperanza?


POR EL COLOR LOS CONOCEREIS...
Otro estudio realizado por psicólogos y analistas del mercado demostró que la escogencia del color del carro también define que tipo de conductor es y cuáles son sus hábitos al conducir.

De acuerdo con los resultados, los compradores de carros rojos son por lo general conductores llenos de entusiasmo, valientes, arriesgados, ambiciosos e impacientes. Por el contrario quienes compran carro verde, son gente mucho más tranquila, pasiva, cuidadosa y poco sociable, aunque con tendencia a reaccionar histéricamente.

Quienes escogen autos color anaranjado o café tienden a ser el tipo de gente práctica al conducir. Estos son los colores que identifican a la gente independiente, sencilla y simple. Los de los azules son, en su mayoría, leales y confiables y así es su comportamiento en las calles.

Los conductores de carros grises o plateados, uno de los colores más populares actualmente en el mercado, tienden a ser personas criticonas que usualmente son los que están juzgando y recriminando a los demás conductores. Los que prefieren carro negro son personas que se definen como testarudas, tercas y muy disciplinadas. Y los de blanco, son conocidos como conductores extrovertidos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.