El cuarto modelo de 'Ferrari Garage' EL TIEMPO - MOTOR

El Ferrari 512 TR reafirmó a la marca italiana la condición de líder entre los deportivos de lujo.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de octubre del 2010

Su diseño le correspondió al carrocero de confianza de la italiana, Pininfarina. Desde el principio de su concepción la idea era lograr un bólido con las características y la solidez del Testarrosa, incluso que lograra mejores prestaciones.

Para lograrlo sus ingenieros desarrollaron el chasis, de acero y cromomolibdeno, de forma tubular y acoplado a un subchasis que contenía el motor, la caja de cambios y las suspensiones. A las suspensiones se les agregó aluminio en los brazos oscilantes y se les hicieron muelles más duros. 

La planta motriz fue su mejor amuleto. Se trata de un motor 4.9 litros, con nuevas camisas de cilindros y rediseño de las culatas. 

Como se trataba de la modernización de un bólido de la historia, al equipo se le incorporó un moderno sistema de inyección mecánica denominado Motronic.

Con todo eso y el hecho de haber llevado la relación de compresión a 10:1 a 1, la potencia fue aumentada en 41 caballos, siendo ahora capaz de erogar 428 CV a un régimen de 6.750 revoluciones por minuto. El torque también aumentó a 491 Nm (a 5.500 vueltas). 

Además, este histórico 'cavallino', que salió al mercado en 1991, era capaz de alcanzar los 100 kilómetros por hora en sólo 4,8 segundos y superaba con facilidad los 310 kilómetros por hora. Listos los diseños y aprobado el propulsor, este Ferrari salió al mercado en 1991 ostentando una imagen muy moderna.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.