La 'cuba', el camión que mezcla, mide, calcula y saca

Utilizados en todas las grandes construcciones, este vehículo es conocido con diferentes nombres, de acuerdo con el país en donde rueda: trompo, malaxador, hormigonera o mezclador son los más comunes.

Redacción Motor

08:38 p.m. 01 de febrero del 2013

En la industria de la construcción, este malaxador con pinta de trompo que se utiliza como hormigonera es considerado como una unidad de medida, ya que la cantidad de cemento u hormigón que puede procesar en su interior sirve no solo para calcular la cantidad que se necesita, sino para determinar el valor comercial de esa carga.

El cilindro central es su principal componente mecánico. El interior los componen unas palas en una posición determinada y soldadas a las paredes del cilindro o 'cuba', de manera tal que, cuando gira en un sentido, mezcla el hormigón con el agua, y si gira en sentido contrario, lo expulsa por la abertura del extremo opuesto a la cabina. Esos cilindros suelen tener una capacidad de ocho metros cúbicos.

En la mayoría de los casos, el chasís para este tipo de camiones está equipado con un estabilizador en ambos ejes traseros para reducir la tendencia al balanceo, así como con ballestas traseras para establecer un centro de gravedad cuando el vehículo está elevado.

De este tipo de camiones existen 65 variedades, todas ellas dotadas de los más altos estándares de calidad, equipamiento y diseño, fundamentales para los diferentes escenarios de trabajo, bien sea en la construcción de edificios particulares o en las megaobras de infraestructura.

Reclame hoy este coleccionable
Para obtener el camión hormigonero de MAN, solo deberá recortar el cupón que circula hoy en este diario, más 13.900 pesos, y reclamarlo en librerías, almacenes de cadena, expendios o en los centros de venta de EL TIEMPO Casa Editorial.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.