Daimler y Benz, 125 años después

'Lo mejor o nada' es el lema de Mercedes-Benz desde 1886, cuando dos alemanes patentaron los primeros vehículos con motor de combustión interna.

Redacción Motor

05:00 a.m. 21 de enero del 2011

La historia es así: el 29 de enero de 1886, el constructor Karl Benz recibió la noticia de que el vehículo de tres ruedas de combustión interna que había inventado era 'digno de merecer' porque hasta entonces ningún medio de transporte que se conociera era capaz de moverse con nada distinto al pedal o el vapor.

Al mismo tiempo, otro alemán llamado Gottlieb Daimler fabricó el primer 'carruaje con motor', ayudado por Wilhelm Maybach, y que para la época se convirtió en el único vehículo de cuatro ruedas autopropulsado del mundo.

A partir de allí, Gottlieb Daimler y Karl Benz fundaron sus propias empresas, que en 1926 se fusionaron bajo el nombre de Daimler-Benz AG, influenciadas por un importante empresario austriaco, Emill Jellinek, el cual les hizo un importante pedido de vehículos a principios del Siglo XX pero con la condición de que llevaran el nombre de su hija: Mercedes.

Fue tal el éxito de esta iniciativa que, a partir de allí, y hasta hoy, todos los autos que salen de la línea de producción de Daimler-Benz AG ubicada en Stuttgart (Alemania) llevan el nombre de la niña Jellnik y el apellido de Karl.

La fama de los rebautizados 'Mercedes-Benz' se extendió a las pistas de carreras, en donde ganaron bólidos como el SSK de 7,0 litros y 250 caballos de potencia (1928), y los 500K y 540K de 1934 y 1936, dos de los autos de colección más costosos del momento. Incluso el campeón de campeones de la F1, Juan Manuel Fangio, le debe a un Mercedes-Benz sus títulos de 1954 y 1955.

Concluida la Segunda Guerra Mundial -más exactamente a finales de los años 40 y principios de los 50- los ejecutivos Daimler-Benz le dan un vuelco a la producción y la compañía empieza a fabricar berlinas de lujo que se comercializaron con gran éxito por 'familias', de acuerdo con su tamaño y grado de sofisticación. Desde entonces y hasta hoy, los dos apellidos que mandan la parada en autos de lujo son los que se presentaron en 1947 como 'Calse E' y en 1951 como 'Clase S'.

Con el paso de los años les empezaron a aparecer más y más parientes a estos dos grupos familiares para que los exigentes clientes de la estrella tuvieran algo para escoger de cada segmento: SL (deportivo de dos plazas), SLK (roadster), A (compacto urbano), B y R (autos familiares), G, GL, ML y GLK (todoterrenos), C (berlina pequeña) y CLS (coupé Premium) son hoy los 'merchos' más representativos, amén del SLS AMG, conocido como 'alas de gaviota' y heredero del bellísimo 300 SLR del década de los años 50.

Carros con estrella
El símbolo de la marca alemana se les debe a Paul y Adolf Daimler, quienes a cargo de la fábrica decidieron buscar algo que los identificara con el éxito. Recordaron, entonces, que su padre Gottlieb solía dibujar una estrella de tres puntas y le decía a su esposa que algún día brillaría  para su empresa.

Decidieron, entonces, asumir el sueño de su padre y patentaron el símbolo que ha ido cambiado hasta lo que es hoy: una estrella tridemsnional de tres puntas enmarcada en una circunferencia con la palabra 'Mercedes-Benz' a un lado y el lema que acompañóa a Daimler desde sus inicios: "Das Beste oder nichts" (Lo mejor o nada).

De taller a corporación
Hoy, Daimler-Benz es una verdadera corporación que fabrica autos, buses y camiones de varias marcas e incluso tiene sus propias compañías financieras.
*Mercedes-Benz: camiones, buses, vans, automóviles, todoterrenos y deportivos.
*Smart: citycars.
*Maybach: línea de superlujo de la compañía.
*Frightliner: camiones, volquetas y tractomulas.
*Fuso: camiones y buses
*Thomas Built: buses escolares.
*Detroit Diesel: motores.
*Setra: buses de lujo.
*Orion: buses urbanos.
*Daimler Financial Services: Mercedes-Benz Bank, Mercedes-Benz Financial y Daimler Truck Financial.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.