Dakkar: uno entre 500 será colombiano

Por primera vez un dúo de paisanos se le medirá a esta prueba automovilística, a bordo de un Mitsubishi Montero de 280 caballos de potencia.

Redacción Motor

05:00 a.m. 10 de diciembre del 2010

Dos platos adicionales tendrán que poner en la mesa los organizadores del Rally Dakkar 2011, en donde se sirven los más de 24 mil desayunos y cenas y se entregan las 12 mil raciones de comida para 'el diario' de los corredores, pues la versión 33 contará entre sus filas con dos corredores nacionales: el bogotano Juan Manuel Linares y el santandereano Camilo Perdomo.

La historia es así: 18 meses atrás, y después de haber corrido cuanto rally se les atravesó en Colombia, decidieron que, 'por qué no', escribirían a la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) para pedirles que evaluaran sus hojas de vida y les dijeran de una vez por todas si eran dignos de entrar a la elite del automovilismo a campo traviesa o si aun están muy biches.

Pues les dijeron que sí. Que lo que habían hecho hasta ahora era suficiente para clasificar para la categoría T2 (la de los amateur), pero con un vehículo que se ajustara a las condiciones extremas de esta carrera y amarrados a las estrictas reglas del campeonato que se inicia este primero de enero y culmina 16 días después.

Lo primero fue conseguir el patrocinio y el carro, y de esa búsqueda quedó un Mitsubishi Montero (o 'Pajero', como le dicen en otras latitudes) con motor 3,2 litros turbodiesel de 280 caballos de potencia que tendrá impreso en sus puertas, guardabarros, alerones, marcos... los logotipos de la Federación Nacional de Cafeteros, la fundación Colombia es Pasión, Postobón y el hotel El Conquistador de Buenos Aires.

"Pero como nosotros somos nuevos en esto, contratamos un equipo francés que cumpliera con las especificaciones de la FIA -comenta Juan Manuel Linares-. Compramos el carro, se adaptó a las necesidades de la organización y en este momento está camino a Buenos Aires, en donde será la partida del rally".

El recorrido abarcará la nada despreciable distancia de 10.500 kilómetros, desde Argentina hasta la frontera con Perú, y de regreso por el desierto de Atacama y hasta por la zona en donde los 33 dijeron que estaban vivos y fueron rescatados unos meses después.

Para su seguridad cuentan con un camión con todo tipo de repuestos y accesorios 'por si las moscas' y otro vehículo en donde viajan el director del equipo y sus mecánicos, los cuales estarán 'siempre listos' para cualquier eventualidad.

En el Ralky Dakar participan alrededor de 500 vehículos entre camiones, autos, motos y cuatrimotos, que tendrán que viajar por donde se les diga que deben hacerlo. Aquí los odómetros son los 'dioses', pues les permiten medir metro a metro si están cumpliendo con los kilómetros recorridos antes de llegar a los 'way point' o puntos de giro por donde tiene que pasar todos.

Y como todo rally, gana el que menos faltas haga y, por supuesto, el que llegue en el menor tiempo posible cada día a la meta.  "Sin embargo, nosotros tenemos tres objetivos: llegar a la meta (la deserción siempre es muy alta), aprender y disfrutar la carrera. De ahí en adelante, participar en los rallys internacionales más importantes que se llevarán a cabo durante todo el 2011", aclara Linares.

Acerca del rally Dakkar
Es la tercera vez que se corre en Suramérica, aunque esta es la versión 33.

Los vehículos cuentan con un GPS que tan sólo se activa cuando están a 800 metros de los puntos de control.

La carta de navegación se las entregan horas antes de cada etapa.

Los pilotos comen duermen y se relajan en especies de tiendas de campañas llamadas bivoucas, palabra árabe para denominar este tipo de habitaciones.

Las motos son siempre las primeras en arrancar y el orden de salida está dado por el orden de llegada de la jornada anterior.

Este rally lo cubren alrededor de 650 medios de comunicación internacionales.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.