Deducible del seguro del carro, el porcentaje que duele

Esa es la cuota de riesgo que debe aportar el usuario del seguro para 'compartir el dolor de la pérdida' con la compañía aseguradora.

Redacción Motor

08:56 p.m. 20 de mayo del 2011

El seguro, como herramienta social, es una bolsa común que supone unos riesgos homogéneos de todos los que adquieren pólizas, de ahí que esté concebido para que las primas de muchos paguen los siniestros de unos pocos.

Cuando un cliente se acerca a una compañía a comprar un seguro para automóviles está en todo su derecho a negociar el deducible (una cuota que le descuenta al costo del estrellón o del pago de la pérdida total), bien sea para aliviar el pago de la póliza o bien para desembolsar lo menos posible luego de un siniestro.

Negociarlo alto o bajo es una decisión económica personal, que responde, por ejemplo, a que el vehículo es una herramienta de trabajo o a la necesidad de un conductor de sentirse amparado, así no utilice el carro con mucha frecuencia.

En el primer caso, seguramente preferirá pagar una prima más alta para que su deducible baje, pues el riesgo de accidente es mayor, mientras que, en el segundo, es posible que no le interese incrementar el porcentaje de su deducible porque sabe que él es un riesgo menor para la compañía. 

"Ese es un rubro que uno no tiene en cuenta cuando le roban el carro -confiesa William Infante, víctima del hurto de un Mazda 2-. El primer golpe fue descubrir que mi carro no vale lo que yo creía y, el segundo, que de ese precio me descontarían casi cuatro millones de pesos por deducible. Eso duele".

El deducible es una práctica utilizada en todo el mundo y tiene como principio  comprometer al usuario para que sea cuidadoso con su bien y lo utilice adecuadamente para no afectar su póliza.

De dos tipos
El mercado ofrece dos tipos de deducible: como porcentaje del valor asegurado o un valor mínimo (tanto por ciento o, mínimo, tantos salarios mínimos), o como porcentaje de la pérdida (tanto por ciento sobre el valor del siniestro).

El monto se ubica entre el 10 y el 20 por ciento, pero es la compañía aseguradora la que le recomienda al usuario, de acuerdo con su realidad actual y sus expectativas, qué le conviene más. 

Esto cubren las pólizas
El usuario puede elegir qué tipo de cobertura y deducible quiere tener. Las compañías les ofrecen coberturas y servicios.

* Responsabilidad civil: pérdidas patrimoniales a las que se vería expuesto si resulta responsable por las lesiones personales o daños a bienes de terceros por causa de un accidente de tránsito.
* Daños: pérdidas patrimoniales a las que se vería expuesto por los daños totales o parciales de su vehículo, en un accidente de tránsito.
* Hurto: pérdidas patrimoniales a las que se vería expuesto por el hurto de su vehículo o partes del mismo.
* Otras coberturas: servicio de grúa, carro taller, asistencia, hoteles, conductor elegido, asistencia jurídica, entre otros beneficios.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.