Lo que nos dejó y nos quedó debiendo el 2008 en el sector automotor

El Salón del Automóvil, el dólar, el mercado de Venezuela, la movilidad en Bogotá, el precio de la gasolina... el 2008 deja mucho para el recuerdo. Un año de altibajos.

Redacción Motor

05:00 a.m. 19 de diciembre del 2008

Diciembre es mes de buñuelos, regalos... y balances. Por eso los lectores de periódicos y revistas encontrarán de nuevo toda suerte de 'buenos, malos y feos' de la política, la farándula, la economía y todo lo que amerite refrescar la memoria en lo que resta del año.

Pues bien: la sección Vehículos también cedió a esa tentación y decidió auscultar el 2008 para ver qué fue lo que nos dejó, lo que no nos debió haber dejado y lo que nos quedó debiendo a quienes directa o indirectamente tenemos que ver con los carros.

A esas listas de buenos y malos decidimos incluirle la de las incógnitas, un listado de preguntas sin responder y de decisiones que dejan muchas dudas para el sector automotor en el año por venir.

¿El balance general? Bueno, en medio de todo. Las ventas bajaron de 260 mil a 220 mil unidades, cifra que sigue siendo alta en un país en donde la infraestructura vial es pobre y a cuyos ciudadanos 'les da cosa' pedir plata por temor a quedar ahorcados.

No hay que olvidar que el dólar fue un gran aliado hasta noviembre, pues les permitió estrenar a muchos colombianos acostumbrados a comprar viejitos o heredar de la familia. "Esta chaqueta tiene solo tres posturas: la de mi abuelo, la de mi papá y la mía", era el consuelo eterno para quienes comprar nuevo era prohibitivo.

Sumado a ello el sinnúmero de 'ofertazos' de las diferentes marcas, que no tuvieron la sartén por el mango debido no solo a la baja del dólar, sino a fenómenos como la consolidación de los chinos y la fuerte competencia. Aquí algunos de los hechos más destacados. Juzgue usted y añada los suyos.

LOS PERSONAJES DEL AÑO

El dólar. 'La vida es un ratico', al menos para quienes alcanzaron a disfrutar las mieles del dólar barato y lograron estrenar carro, gracias también a las tasas de interés, que se volvieron accesibles.

Pero el 2009 pinta verde intenso otra vez, pues la divisa superó con creces la barrera de los 2.000 pesos y obligó a los importadores a recibir el año con precios altos, aunque los usados seguirán deprimidos. El sector prevé unas ventas no superiores a 150 mil vehículos para el 2009.

La gasolina. Otro de los falsos positivos a los que nos tiene acostumbrados el Gobierno. "La gasolina sube porque el petróleo está por las nubes", nos dijeron a principios de año. Hoy nos dicen que no baja "porque nunca tuvimos la gasolina nivelada a los 140 dólares/barril de petróleo y aún no hemos llegado a la paridad internacional".

El barril de petróleo está a 40 dólares el barril y nuestra gasolina baja 'generosos' 60 pesos, medida que, por si fuera poco, no se cumplió (en Estados Unidos, el precio del galón de gasolina corriente cayó de 4 dólares a 1,78). Y la última perla: "Los excedentes del precio de la gasolina los vamos a destinar a obras de infraestructura".

Los límites de velocidad. Que sí, que no, que las carreteras no están diseñadas para andar rápido, que los índices de accidentalidad son dramáticos, que la tecnología de los vehículos nuevos sí da para aumentar los límites, que autopistas como la del Café o la del Valle sí aguantan más de 80 kph...

Finalmente fue aprobada y debidamente firmada, 'autenticada y plastificada' la Ley de Velocidad, que permite 120 kph en carreteras nacionales y 80 en grandes avenidas metropolitanas, para vehículos particulares. Solo falta la reglamentación por parte del Ministerio de Transporte... En un año hablamos.

LO BUENO DEL 2008

El XI Salón del Automóvil. Se presentaron todas las marcas (salvo Fiat) y hubo varios lanzamientos. Se está consolidando como uno de los más importantes de la región.

Las ventas. Aunque bajaron de 260 mil a 220 mil unidades (es lo esperado), siguen siendo muy representativas en un país en donde la densidad vehicular está muy por debajo de la de otros países latinoamericanos.

Baja de los usados. Buena noticia para quienes buscan un buen carro a buen precio, mala noticia para el que está vendiendo. Esa baja permitió una dinámica que el sector antes no tenía.

Los mega concesionarios. Los Coches (GM), Continautos (GM) y Autogermana (BMW) son tres concesionarios y talleres inaugurados este año, con tecnología e infraestructura muy a la altura de los mejores del mundo. El de BMW es considerado por la propia marca como el más moderno de América Latina.

La planta de Hino. Construida en Cota (Cundinamarca), es la primera de la marca en Latinoamérica. Tiene capacidad para producir 8.000 camiones al año en un área de 15 mil metros cuadrados.

La planta de Gulf. Es la primera fábrica de la multinacional en Colombia, la cual tiene operaciones en más de 100 países y 'asiento' en nuestro país desde el 2005. Está ubicada en Fontibón y fue diseñada para producir 170 mil galones mensuales de lubricantes.

Las bahías de parqueo. La orden de la Corte Constitucional de poner en servicio de inmediato las bahías de estacionamiento existentes era urgente, especialmente para poblaciones vulnerables, como los adultos mayores y los discapacitados. Si la orden es incumplida, cualquier ciudadano puede acudir a una acción de cumplimiento. Sí, adivinó: falta reglamentar la medida.
Los carros del año. Por sus especificaciones y lo que significaron en términos de ventas para sus respectivas marcas, el Renault Sandero y el Mazda 2 fueron y seguirán siendo en el 2009 dos vehículos destacados en su segmento.

LO MALO DEL 2008

La trepada del dólar. Los vehículos importados están otra vez 'a precio verde', lo que incidirá inevitablemente en las ventas, el año entrante.

Las operaciones retorno. Las concesiones no tienen planes de contingencia para paliar los grandes trancones en los peajes y la Policía de Carreteras está cada puente más impotente frente al gran flujo de tráfico en las carreteras.

Los conos en las vías nacionales. Las únicas 'medio-rectas' en las que se puede circular a buen ritmo tuvieron conos, radares y reductores de velocidad, que lo único que lograron fue entorpecer aún más la movilidad.

El racionamiento del gas. Está bien y es lógico que haya que respetar los cronogramas de mantenimiento en Cusiana. Pero, ¿en plena Navidad? Entre el 15 y el 25 de diciembre hay racionamiento de gas natural vehicular en el centro del país.

La semaforización en Bogotá. El vencimiento del contrato de mantenimiento con Codensa y la falta de acción inmediata por parte del Distrito dejó 3.398 semáforos, de 13.586, literalmente fundidos, lo que obligó a crear un plan de choque para ponerlos en funcionamiento de nuevo y, de paso, precipitó la renuncia del secretario de movilidad.             

La restricción a las placas blancas. Para evitar 'el uso y el abuso' de los carros de placas blancas, el Gobierno decidió suspender los cupos para la compra de estos autos de servicio especial. La decisión afectó no solo a los compradores, sino a las marcas que trajeron modelos exclusivos para prestar ese servicio, los cuales se quedaron parqueados en las vitrinas.

La revisión técnico-mecánica. No sabemos si es porque no cumple el objetivo para la que fue creada o si es por falta de divulgación: lo cierto es que más del 50 por ciento de los vehículos que deberían tener el certificado aún circula sin él y muchos de los que lo tienen, lo obtuvieron de manera fraudulenta. 

La cuota de exportaciones a Venezuela. Bajó dramáticamente y obligó a CCA, Colmotores y Sofasa a reducir su planta de personal.                                                

Las tasas de interés. A fin de año subieron al mismo ritmo en que bajó el interés de los usuarios por pedir crédito para vehículo.
El cupo para camiones. La decisión del Gobierno de obligar a comprar un cupo para la adquisición de camiones desincentivó el sector, al punto que, según las mismas marcas, las ventas cayeron en un 80 por ciento este año.

El paro de corteros. El sector automotor y los usuarios tuvieron que asumir gran parte de los costos de una pelea de empresas privadas con sus empleados. Lamentable.

La indecisión del Alcaldía de Bogotá. Todo está "por reglamentar": el uso de las bahías, el abuso de las tarifas de los parqueaderos, el mantenimiento de la red semafórica, la salida de circulación de los buses que sobran, la priorización de las obras públicas...
La Avenida La Esperanza: a la altura de el aeropuerto Eldorado es una de las peores (si no la peor) vía de Bogotá. Esto no tendría nada de particular (los ciudadanos nos estamos acostumbrando a las trochas), si no fuera porque es un importante corredor de ingreso y salida de la capital.

La movilidad en Bogotá. Sin palabras.

LAS INCÓGNITAS PARA EL 2009

*¿Cómo será el manejo de Toyota en Colombia, ahora que Renault y Nissan son 'uno solo' en el mundo?

*¿Cuándo lanzan el Mazda 6 nuevo y el Renault Symbol Thalia?

*¿Mejorará la cuota de exportaciones de vehículos a Venezuela?

*¿Cuántos secretarios de movilidad tendrá Bogotá en el 2009?

*¿Qué efectos tendrán las acciones de cumplimiento sobre las bahías y los límites de velocidad? ¿Se reglamentará su uso?

*¿Cuánto tiempo más estará Andrés Uriel Gallego al frente del Ministerio de Transporte?

*¿Entrará en funcionamiento el Registro Único Nacional del Transporte (Runt)?

*¿Qué pasará con el precio de la gasolina en Colombia?

*¿Qué pasará con el dólar?

*¿Seguirán bajando los usados?

*¿Si las obras de parcheo son en parte responsables del colapso de la movilidad de Bogotá, que sucederá ahora que arranca la Fase III de TransMilenio?

*¿Seguiremos hablando del metro para Bogotá?

*¿Se salvarán las tres grandes en Estados Unidos (Ford, Chrysler y GM)?

EL VEHÍCULO SORPRESA

El Renault Koleos, primer 4x4 de la marca francesa, inspirado en el Nissan X-Trail.

LO BUENO Y LO MALO, SEGÚN CCI

La Cámara Colombiana de la Infraestructura puso su grano de arena para este corte de cuentas y nos envió lo que para ella fue la infraestructura vial en el 2008.
 
"El año se caracterizó principalmente por una fuerte caída del 14,9 por ciento en la inversión en obras civiles durante el primer semestre, con relación al mismo período del 2007", dijo su director, Juan Martín Caicedo Ferrer. Veamos.

Según la CCI

Lo bueno

El acertado anuncio del Gobierno de utilizar la inversión en infraestructura como 'amortiguador' frente a los vientos recesivos de la economía, y el compromiso de los bancos multilaterales y de los sectores financieros en general de confiar en las posibilidades del país a través del apoyo al sector.

La culminación de los procesos licitatorios para dotar de dobles calzadas la casi totalidad del corredor Bogotá-Buenaventura y construir el primer túnel unidireccional en el Alto de la Línea.

La inclusión de importantes principios de planeación contractual en el Decreto 2474-08 reglamentario de la nueva Ley de Contratación. Las entidades contratantes deben publicar con los prepliegos de licitación los estudios técnicos, jurídicos y financieros en que se basan los proyectos.

La contratación de la consultoría para el diseño del Metro en Bogotá.

Lo malo

La demora en el despegue de las grandes obras para la competitividad, porque generó complejos problemas de financiación para los proyectos tras la aparición repentina de la crisis internacional.

La improvisación en el proceso reglamentario de la nueva Ley de Contratación, que derivó en la parálisis de los procesos licitatorios por espacio de varios meses.

El desbordado incremento del precio del asfalto, cercano al 100 por ciento, asumido finalmente por los contratistas ante la inacción del Estado.

La demora injustificada de las licencias ambientales para los proyectos de infraestructura.

La falta de norte y el fracaso de la movilidad en Bogotá en los primeros meses de la Administración Moreno Rojas.

Fuente: CCI

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.