'Dele, dele, dele', que el sensor avisa.

Los sensores de reversa son uno de los últimos inventos creados para la seguridad y mayor maniobrabilidad de los conductores que dan marcha atrás.

Redacción Motor

05:00 a.m. 27 de febrero del 2009

Al principio, los carros no tenían siquiera dos espejos laterales, los conductores debían parquear o dar reversa utilizando solo el espejo izquierdo, el retrovisor o sacando la cabeza por la ventana.

Incluso algunos conductores preferían salirse del carro y calcular bien el espacio para luego si parquear. Con tan limitadas ayudas, era normal que los visitaran frecuentemente el taller de pintura.

Estas precarias condiciones parecen increíbles en la actualidad, cuando la tecnología incorporada en los carros es tan avanzada.

Ayuda externa
Con el fin de mejorar la visibilidad, evitar los puntos ciegos y disminuir el número de accidentes simples a la hora de dar reverso, tanto las fábricas de automóviles, como el comercio en general, ofrecen varios adelantos y soluciones soportadas en sensores.

Se trata de un completo sistema incorporado al vehículo, que advierte por medio de alarmas, luces y hasta video sobre la presencia de obstáculos, como paredes, vehículos, peatones, bolardos, triciclos, entre otros, para parquear con más seguridad.

Según un estudio del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi),  "lo más significativo del sistema es la capacidad de detectar personas, así como paredes bajas, bolardos y otros objetos. Sin embargo, exige maniobras de parqueo más precisas con el fin de no estropear sus componentes".

¿Cómo funciona?
Existen varios modelos, algunos más avanzados que otros, pero en general todos funcionan de la misma manera.

Los sensores son instalados en el parachoques del carro, al igual que las cámaras de los que las traen. Se encienden únicamente cuando el carro activa el cambio de reversa.

Estos recogen la información de los obstáculos que hay en el campo, a una distancia de entre 1,5 y 2 metros, y se la entregan a una unidad de control, que se encarga de ordenar los datos y convertirlos en señales acústicas o visibles. A mayor proximidad del carro contra el obstáculo, las señales se intensifican.

COMPONENTES DEL SISTEMA
Juego de sensores: los primeros que se comercializaban contaban con dos sensores, ahora los más comunes vienen con cuatro, aunque también existen  con seis.
Módulo eléctrico: se encarga de recibir las señales entregadas por los sensores y traducirlas a señales sonoras o visuales.
Conjunto visual y cableado de conexión: existen dos generaciones. La primera cuenta con dispositivo visual y conjunto de luces LED y cuesta alrededor de 95 mil pesos. La segunda generación tiene un espejo retrovisor con display, y su precio está cerca de los 120 mil pesos.
Broca de copa: es el agujero exacto para alojar los sensores en el parachoques, aunque estos incluyen una serie de adhesivos para fijar el módulo eléctrico.
Fuente: Cesvi Colombia

RECOMENDACIONES DE USO
*No se deben pintar porque se reduce su capacidad de detección y se pueden dañar. Para eso existen maneras de instalarlos sin que afecten la estética del carro.
*La lluvia extrema y el barro pueden influir en la eficiencia de los sensores, por eso se recomienda revisarlos y limpiarlos frecuentemente.
*Los sensores son tan solo una ayuda extra al momento de parquear. No les entregue toda la atención y confianza únicamente a ellos.
*Utilice el resto de espejos y ayudas de los carros. Los sensores no sustituyen la visión y las capacidades del conductor.
*Ubique los sensores en los extremos del vehículo, pues, en pruebas de equipos realizadas, esa ubicación registró un buen panorama y ayudó con una buena visualización de los espejos laterales.
Fuente: Cesvi Colombia

ANTES DE INSTALARLO...
Las especificaciones técnicas más relevantes en cualquier tipo de sistema de sensores de parqueo se fundamentan en los siguientes parámetros:
Rango de voltaje: para que sean adaptables a todos los carros, los sistemas de sensores trabajan en un rango de 9 a 27 voltios.
Rango de lectura: detectan obstáculos desde los dos metros hasta los 30 centímetros de distancia. Este rango es conocido como 'la zona distante de parqueo'.
Señales del sensor: las emiten los sensores y se encuentran en rangos de entre 90 y 105 decibeles (dB), a 10 centímetros de distancia. Para hacerse una idea, Cesvi lo compara con el sonido emitido por una aspiradora trabajando, que es cercano a los 70 dB, y una perforadora eléctrica, que es de 100 dB.
Temperatura de trabajo: para que el sistema trabaje con total confiabilidad, debe estar entre los 40 y los 80 grados centígrados.
Humedad relativa: la humedad que soporta el sistema es equivalente al 95 por ciento. Hay que limpiar sensores y secarlos para un trabajo más eficiente.
Ángulo de lectura: los radios máximos de lectura que percibe el sistema están entre los 45 y los 60 grados, pero todo depende de la ubicación de los sensores y la forma del parachoques.
Tiempo de respuesta: la mayoría de los sistemas de parqueo tardan en recibir y traducir las señales de los sensores en 0,5 segundos, aproximadamente.
Fuente: Cesvi Colombia


report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.