Depreciación del valor los carros

No es otra cosa que el castigo que recibe por el uso que se le da año tras año. Pero los usados de hoy son cada día más nuevos, en especial por el pico y placa de Bogotá.

Redacción Motor

09:05 p.m. 04 de noviembre del 2011

La depreciación depende de factores externos, como las políticas de las casas matrices de las marcas en cuanto a los precios o la tasa de cambio de la que hemos hablado en estas páginas y que influyen definitivamente en el precio final.

También dependen de factores internos, como las ofertas especiales para los modelos 'quedados', el lanzamiento de referencias nuevas, el servicio posventa o el comportamiento de la marca al momento de la reposición.

Lo importante en este punto es que los usados modernos son cada día más nuevos porque la gente está racionalizando cada día más el uso del carro y porque el pico y placa en Bogotá (en donde se moviliza el 60 por ciento del parque automotor del país) obliga a moverlos menos.

Por eso la revista Motor bajó la apreciación de kilometraje de los vehículos, de 20 mil a 14 mil kilómetros anuales: pagado el préstamo después de 36 meses, las marcas saben que el usuario tiene 'más carro' del que tenía hace unos años.

No en vano las vitrinas ofrecen garantías extendidas para sus vehículos y compiten en tiempo, kilometraje y costos de mantenimiento a la hora de atrapar clientes. Saben que sus carros 'se gastan menos' de lo que se gastaban antes y son conscientes de que lo que reciben para reposición está en mejores condiciones mecánicas y de desgaste.

Todo esto significa que es buen momento para sacar la palta del colchón y comprar vehículo, pues los concesionarios están aprovechando los saldos que aun les quedan, las tasas favorables y la posibilidad de extender las garantías de sus carros para 'consentir' a sus clientes. 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.