Este es el destino final de las llantas de su vehículo

Los vehículos particulares que transitan por las calles de Bogotá desechan, cada año, un promedio de 2 millones de neumáticos, sin incluir los que calzan motos y bicicletas.

Redacción Motor

07:41 p.m. 12 de julio del 2013

En Bogotá, el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) y la Unidad de Mantenimiento Vial (UMV) están reciclando el 10 por ciento de las llantas y neumáticos usados, para la elaboración de asfalto, un compuesto que ahora se utiliza en la reparación de vías.

La disposición final de estos elementos es un grave problema ambiental. Por eso, una resolución del Ministerio de Ambiente obligó, a partir del año pasado, a importadores y fabricantes de llantas, a implementar un programa de recolección y asegurar la gestión ambiental, mínimo, del 20 por ciento de las llantas usadas, sobre la base del promedio de llantas puestas por el productor en el mercado. A futuro, ese mínimo de ‘recuperación’ debe ser del 65 por ciento.

No obstante, con el 20 por ciento de hoy, quedan ‘volando’ en el espacio público 1'600 mil llantas usadas. Por eso, la Resolución 6981 de 2011 estableció los lineamientos para el aprovechamiento de llantas y neumáticos usados.

“Durante el primer año de vigencia de esta medida, el componente de utilización de llantas usadas tenía un 5 por ciento, este año estamos en el 10 por ciento, que ya está siendo usado el IDU y la UMV como componente asfáltico para la reparación de vías”, explicó el ingeniero Jesús Severiche, de la subdirección de Control Ambiental de la Secretaría Distrital de Ambiente.

Esto significa que, por cada 100 metros de vías que se construyan, estas deben tener un componente de 10 por ciento de asfalto modificado con Grano de Caucho Reciclado (GCR).

De acuerdo con la norma, se debe llegar al 25 por ciento de llantas reutilizadas para el mantenimiento de la malla vial.Los resultados ya se empiezan a ver en las calles bogotanas.

Las ventajas del reciclaje
Severiche advierte que las llantas usadas generan graves problemas ambientales, y recuerda que la resolución 6981 establece que esos neumáticos pueden producir Grano de Caucho Reciclado (GCR), que es “todo aquel producto obtenido del proceso de trituración de llantas y neumáticos usados y de llantas (…) compuesto por caucho natural y sintético, que no contiene materiales ferromagnéticos, textiles y/o elementos contaminantes”.

En términos sencillos, Severiche explicó que, para producir GCR, ‘se muele’ la estructura del neumático, se le separa el hierro, la lona y el caucho se procesa a altas temperaturas y puede ser usado para aplicar en vías públicas.

Aparte de ayudar al medio ambiente, entre otras ventajas, el compuesto mejora la capacidad y características del asfalto, de tal manera que su parte de mantenimiento se duplica. “Si en asfalto normal dura un año, en asfalto modificado con GCR se demora dos años, y ayuda mucho a la impermeabilización”, anota el ingeniero.

Mayor duración y menos ruido

Para un metro cúbico de asfalto, se utilizan alrededor de tres llantas de automóvil. El asfalto modificado con GCR, además, aumenta la durabilidad de las llantas y reduce el ruido.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.