Elementos y sistemas que debe respetar del vehículo

Cada componente presente tiene una función específica o no existiría, razón por la que es vital conocerlos antes de modificarlos o inhabilitarlos.

Redacción Vehículos

02:49 p.m. 08 de julio del 2016
El catalizador, una pieza 'muy valiosa'

El catalizador, una pieza 'muy valiosa'

En diversas oportunidades recibimos comentarios de lectores quienes reportan que ciertos mecánicos desactivan o anulan elementos para solucionar fallas mecánicas, algo completamente erróneo y sin criterio técnico.

También nos realizan diversas consultas sobre si es viable o no reemplazar piezas o desactivar ciertos sistemas porque les resultan molestos.

A continuación presentamos algunos de los elementos que no se deben retirar o modificar tan a la ligera.

Tenga en cuenta que de no ser fundamentales para el funcionamiento y seguridad de un vehículo, los fabricantes los suprimirían desde la línea de montaje para bajar costos.

El catalizador​

En algunos sitios “especializados” en sistemas de escape le ofrecen quitarle el catalizador al vehículo con el argumento de que este no se necesita y que ahoga el motor. Esto es completamente falso pues el motor viene calibrado para funcionar con el catalizador. Si retira este componente el motor sube las emisiones y no aprueba la revisión de gases obligatoria.

Se estima que la vida útil de un catalizador se encuentra entre 90 mil y 100 mil kilómetros o más y su mantenimiento se debe realizar cada 50 mil para verificar que esté bien sujeto al sistema de escape, no tenga fisuras o que no esté tapado por acción de los fragmentos de carbón provenientes del motor. Si esto último ocurre deberá reemplazarlo por uno nuevo, aunque no será fácil visualizarlo. El catalizador no tiene reparación interna.

Tablero de carro

Hay que estar pendiente de los avisos en el tablero

Alarmas y testigos

Los testigos, bien sean luminosos, mecánicos o sonoros, tienen como función informar al conductor sobre el comportamiento de la máquina y sus sistemas, de alertarlo en caso de un mal funcionamiento o para prevenirlo de algún peligro mientras conduce. Con frecuencia se ve cómo algunas personas los desactivan, en especial los sonoros por considerarlos molestos.

Entre ellos encontramos los que anuncian que el vehículo tiene una o más puertas abiertas, cuando las luces quedaron encendidas, los cinturones de seguridad no han sido abrochados o los de parqueo que nos indican que un objeto está muy cerca del vehículo y advierte de un posible golpe.

Por ningún motivo busque la forma de desconectar estas alertas, pues atentan contra la seguridad del vehículo, la suya y la de sus acompañantes. Por algo fueron creados e incorporados de fábrica.
Y ni hablar cuando previenen las fallas mecánicas cuyo arreglo puede ser muy costoso si no se atienden las alertas.

Termostato

Muchos mecánicos culpan equivocadamente a este elemento como el causante de los recalentamientos del motor. Claro que lo hace si se bloquea y no deja circular el agua, pero ese es un daño evidente.

Es importante que sepa que el termostato es obligatorio en todos los motores porque controla que la temperatura sea constante para la correcta calibración de la mezcla aire/gasolina, la estabilidad de la viscosidad del aceite y la evaporación de los contaminantes.
El termostato abre o cierra el flujo del agua al radiador según la temperatura del líquido en contacto con su mecanismo.

Los mecánicos dicen que quitarlo mejora el flujo, pero la realidad es que mientras más despacio camine el agua en el bloque del motor, más tiempo tiene para estar en el radiador y enfriarse. Por tal motivo nunca lo retire. Si esta pieza fuera superflua, no instalarían más de 80 millones de termostatos al año en los carros nuevos, cuyos sistemas electrónicos son críticos para la estabilidad de la temperatura.

El control de estabilidad ayuda a un vehículo a mantener la trayectoria

El control de estabilidad ayuda a un vehículo a mantener la trayectoria

Control de estabilidad

Este sistema es tan importante como el de tracción y ayuda a mantener la trayectoria del vehículo, especialmente en curvas resbalosas, al frenar, acelerar o cruzar. El sistema evita que el vehículo subvire, es decir, que se vaya de frente, saliéndose de la trayectoria de la curva, o que sobrevire, donde la cola derrapa y provoca un trompo.

Llantas más grandes

Todo cambio de altura es malo para las suspensiones, rodamientos y amortiguadores, porque serán partes más pesadas que generan mayores cargas. Por otra parte, al subir el centro de gravedad se afecta la estabilidad y el mayor avance de las llantas deteriora el pique y el frenado.

Lo determinante para ese cambio es que el diámetro de la llanta que va a poner no sea mayor que el de la original para no afectar las relaciones de caja ni los espacios en los guardafangos y carrocería. Si cambia de rines por unos más grandes, verifique que la altura final con la llanta no sea superior a la original.

Audi presenta las luces OLED

Está prohibido oscurecer las luces con películas o mallas

Luces traseras y estroboscópicas

Muchos propietarios les incorporan a las unidades ópticas, tanto de autos y motos, luces ‘extra’ o estroboscópicas (blancas e intermitentes), lo cual está completamente prohibido por el Código de Tránsito. En otros casos reemplazan los colores; por ejemplo, incorporan bombillos azules o verdes al conjunto de luces de freno. Esos accesorios ilegales alumbran de forma intermitente.

También están los casos de quienes cubren las unidades con películas o acrílicos oscuros, disminuyendo la intensidad de la luz y poniendo en riesgo la seguridad de los demás conductores. Esto también genera comparendos o inmovilizaciones si se trata de policías estrictos y conocedores. Según las normas internacionales, las luces de los faros delanteros, las de reversa y de posición (cocuyos) deben ser blancas, mientras que las traseras de posición deben ser rojas.

Las de freno, incluyendo el tercer stop, deben alumbrar de forma permanente en rojo, mientras que las direccionales y las de estacionamiento serán de color amarillo o ámbar y deben alumbrar de forma intermitente.

Bombillos HID

Si su carro no los trae de fábrica y quiere instalarlos tenga en cuenta que una cosa son los HID homologados y otra los bombillos genéricos que imitan el color de la luz. Los verdaderos HID no alumbran bien en lámparas que no han sido concebidas para ellas.
Esto significa que las lámparas deben tener un diseño de su tallado que permita que el haz de luz se despliegue sin encandilar a otros conductores y abarque lo más posible la ruta.

Cuando se acoplan estos bombillos en lámparas normales hay que seguir cuidadosamente las instrucciones de conexión pues sus voltajes y resistencia a veces despiertan las alertas en el tablero debido a que el computador lee diferentes valores de trabajo. Si va a hacer conversiones, salte de una vez a los ledes, pues los HID ya son obsoletos.

La verdad sobre los vidrios polarizados

entre más bajo es el porcentaje de ingreso de luz, más oscuro queda el vidrio.

Vidrios polarizados

Si va a instalar películas polarizadas acuda a un lugar especializado que le garantice que estas cumplan los límites reglamentarios, de lo contrario las autoridades lo podrán sancionar. Recuerde que entre más bajo es el porcentaje de ingreso de luz, más oscuro queda el vidrio.

Según la norma el panorámico y vidrios laterales delanteros deben tener una transmisión luminosa superior o igual al 70 por ciento, mientras que los vidrios laterales traseros y el trasero deben ser equivalentes al 55 por ciento. Tenga en cuenta que estas películas pueden afectar la visibilidad del conductor, especialmente en la noche o en condiciones meteorológicas con lluvia o neblina.

Control de tracción

Este sistema siempre debe estar habilitado, pues su función es evitar que las ruedas motrices patinen en determinadas situaciones, como arrancadas en suelo húmedo, curvas cerradas, etc. Tomando como base los sensores del sistema ABS y coordinados con la gestión del motor, el control puede actuar sobre el acelerador y los frenos para garantizar la máxima motricidad.

La mayoría de vehículos permite la desactivación de este sistema, pero solo para casos muy específicos donde es necesario un ligero deslizamiento de las llantas en superficies como nieve o barro.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.