Empiezan a 'hackear' los carros eléctricos en Estados Unidos

Algunos propietarios vulneraron de forma 'casera' el sistema de autonomía y recarga del carro eléctrico Nissan Leaf. Esto abre la puerta para que en otros carros de este tipo se pueda hacer lo mismo.

Redacción Motor

09:33 p.m. 30 de agosto del 2012

Con el auge de los autos eléctricos, algunos curiosos en la materia ya están pensando a cerca de cómo modificar los sensores, sistemas y componentes de esta clase de vehículos. 

En este tipo de modificaciones llevadas a cabo por usuarios para mejorar sus vehículos eléctricos, el Nissan Leaf se ha convertido en el 'conejillo de indias'. Entre las mejoras llevadas a cabo está la reducción en el tiempo de recarga, uno de los puntos vulnerables de este universo. Para estos 'hackers' el cargador original pasó de trabajar con 120 voltios a 220.

Otra de las modificaciones hechas sobre el cargador del Nissan Leaf le permitieron pasar de los 3,3 kW originales hasta los 6,6 kW lo que significa obtener un tiempo de 2 horas para obtener el 80 por ciento de la batería cargada. Esta modificación se centró en las primeras unidades del Leaf que llegaron a EE.UU. 
 
También, una compañía de Michigan (Estados Unidos) está vendiendo un sistema que vulnera los parámetros del Nissan Leaf y con el que se puede extender el rango de autonomía de su batería eléctrica.
 
Para esta modificación se requiere comprar una batería adicional, que puede venir en diferentes capacidades de 4, 8 o 12 kW., que pueden medir mucho menos de la mide la mitad de la pieza original del carro y que trabaja de manera conjunta. Así, el Leaf puede llegar a dar rangos de autonomía entre los 120 y los 180 kilómetros 
 
Naturalmente, no es asunto de que quien compre un auto eléctrico le 'meta mano' y pretenda modificarlo más allá de sus límites. Empezando porque de inmediato perdería la garantía que acompaña al producto y en una inversión tan importante como lo es un auto, no se aconseja experimentar.
 
Pero el grueso del asunto arribará cuando se pueda modificar el software de gestión, creando tal cantidad de parámetros reprogramables que será un mercado totalmente apetitoso para el negocio de los accesorios.

Lo malo de esta tecnología 'casera' es el costo, ya que por ejemplo, las baterías adicionales pueden llegar a costar casi 15 millones de pesos incluyendo la instalación, pero es una opción que se puede tener en cuenta en el mercado de accesorios para los eléctricos, de la misma forma que un turbo se vende para modificar el desempeño de un auto de calle.

DATO
La razón de que sea el Leaf el auto destinado a estos laboratorios 'casero' se debe a que es el modelo eléctrico más popular y de mayores ventas en EE.UU.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.