La encrucijada de la movilidad en Bogotá

Petro insiste en que el automovilista pague por el uso de las vías y con ese dinero subsidiar la operación del transporte masivo.

Redacción Motor

09:45 p.m. 18 de noviembre del 2011

Es tan complejo el panorama para la movilidad en Bogotá, que hoy toda propuesta para mejorarla es bienvenida, sin embargo, el alcalde electo Gustavo Petro, desestimó el pasado jueves la construcción de autopistas por concesión, proyecto que ya había sido avalado por la administración actual y que cuenta con el apoyo de la Corporación Andina de Fomento (CAF).

"No me interesan autopistas que ni van con el cambio climático ni sirven para descongestionar, sino que han sido ideadas para urbanizar y tienen que ver más con intereses inmobiliarios, sobre todo en el borde de Bogotá", dijo Petro.

El alcalde electo sostuvo que ese tipo de proyectos "hay que reevaluarlos completamente", y agregó que ha propuesto vías que ayuden a descongestionar, pero no dio mayores detalles.

De otra parte, hasta el próximo 23 de diciembre rige la actual restricción del pico y placa, sin embargo, Petro no ha dado pistas sobre cuál será su decisión sobre este espinoso tema. Lo único que ha dicho es que lo desmontará gradualmente.

Esta semana, distintas voces le pidieron a Petro desmontar la
medida. Uno de ellos fue el viceministro de Transporte, Felipe Targa, quien propuso buscar nuevas soluciones para superar los problemas de movilidad en Bogotá.

La Cámara Colombiana de Infraestructura (CCI) también le pidió en un primer paso cambiar la restricción actual de día completo a la de horas pico. Y le insistió en el Programa de Autopistas Urbanas PAU, estructurado por la CAF que establece la construcción de 13 corredores viales en Bogotá.

El panorama a corto plazo se ve poco optimista para los ciudadanos si se tiene en cuenta que proyectos como la primera línea del Metro, el tren de cercanías o el tranvía que ha planteado Petro son a largo plazo y tomarán tiempo para hacerse realidad.
Por ahora el más cercano es la puesta en marcha del Sistema Integrado de Transporte (Sitp), que arrancaría en una primera fase en marzo del próximo año. Esta semana fueron presentados los nuevos buses que cambiarán radicalmente la prestación del servicio público colectivo al contar con paraderos y rutas fijas, lo que tendría un efecto directo en el tráfico de la ciudad.

En cuanto a lo que toca el interés de los carros particulares, Petro repitió lo que ya había anunciado en la campaña: que el conductor de carro pague por el uso de las vías y con su dinero se ayude a subsidiar la operación del transporte masivo de la ciudad. "Si quiere moverlo (el carro), paga", dijo.

En el ambiente quedan flotando varias dudas. ¿Si no es por concesión, de dónde sacará la plata para modernizar las vías de Bogotá? ¿Por vía de impuestos y valorización? Y se calcula que el sistema integrado de transporte público necesitaría un subsidio anual cercano a los 150 mil millones de pesos y hoy no está claro de dónde saldrían esos recursos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.