Encuentro para los que viven a todo volumen: campeonato de sonido sobre ruedas en Medellín

La potencia de los equipos se mide con el 'aplausómetro' del público presente, que decide cuál equipo de sonido es el que mejor le suena. Cultura.

Redacción Motor

05:00 a.m. 14 de agosto del 2009

Ibagué, Bucaramanga, Cali, Barranquilla, Cartagena y, el fin de semana pasado, Medellín, son algunos de los destinos programados este año por un grupo de entusiastas que convirtieron la cultura del tuning y los decibeles en toda una empresa nacional y regional: el Encuentro Car Audio de sonido sobre ruedas.

Al menos fue lo que vivimos en la capital antioqueña, específicamente en el Aeroparque Juan Pablo II, un enorme complejo natural ubicado en el antiguo Aeropuerto Olaya Herrera, que recibió en el marco de la Feria de las Flores a más de 40 mil visitantes locales y nacionales.

"La logística de esto es una locura porque todos los que saben de buen sonido no quieren quedarse por fuera de Car Audio -nos dijo en el Aeroparque Javier Pardo, su incansable gerente y organizador, mientras tratábamos de escucharlo en medio de los decibeles-. Gracias al encuentro, Colombia se está convirtiendo en punto de referencia para los especialistas en sonido profesional de la región andina".

Un total de 280 vehículos en competencia y 100 más que quisieron participar 'off de record' se estacionaron a lo largo del complejo natural de 17 hectáreas con un despliegue de creatividad que incluye aerografías, colores extravagantes, pantallas LED, exploradoras, rines cromados, puertas de acceso tipo 'alas de gaviota', asientos de cubo, muñecos, motores multicolor... En fin,  todo lo que permiten la imaginación y el bolsillo.

Entre ellos, camuflados, 10 jueces de Iasca (Internacional Auto Sound Challenge Association), el 'gurú' del sonido sobre ruedas con sede en Estados Unidos que les dio el aval a estos encuentros de Car Audio y los tienen hoy como los únicos con 'garantía de taquilla' de toda la Región Andina.

"De todas las citas, la de Medellín es la más concurrida, pues en esa ciudad está muy enquistada la cultura del sonido sobre ruedas -explica Yuri Bustos, gerente de Galaxi Sound, quien asistió con la marca Kicker-. Pero nuestra presencia es clave en todas las ciudades para mostrar las novedades de las marcas que representamos y hacer negocios".  

Precisamente su stand fue uno de los más concurridos, e incluyó un Honda Civic y una camioneta Ford F150 con las que demostraron que, para sonar bien, basta un amplificador de 10 mil vatios como el que posee Kicker, más que suficientes para competir 'de tú a tú' con otros más grandes y pesados.

Decibeles por docenas
Pero la locura empezó el sábado, cuando ya estaban todos los expositores presentes: hacia las cuatro de la tarde, 300 carros con sus equipos de sonido 'reventando' al mismo tiempo trataban de atraer a la marea de espectadores que acababan de llegar del desfile de autos antiguos, otra joya de evento enmarcado en la Feria de las Flores de Medellín.

Mientras tanto, los jueces de Iasca paseaban de carro en carro y con un oído envidiable y equipos especializados iban calificando de acuerdo con el estricto manual de la organización estadounidense.

Además del Open Show (potencia de sonido con puertas abiertas), se realizan pruebas a puerta cerrada, en donde se mide la calidad de los bajos y el llamado Sound Quality, que deja al descubierto la calidad de la instalación y ya no el número de decibeles.

"En esta última prueba, se debe poder medir el 'escenario' que da el equipo de sonido, es decir, la capacidad de hacer sentir al escucha en una sala de conciertos y permitirle  identificar los instrumentos a lo largo y ancho de la cabina, como si la orquesta estuviera ahí", aclara Bustos, quien es juez certificado por Iasca.

El Open Show, por su parte, se mide por 'aplausómetro': los vehículos circulan de a dos en dos frente al público con sus baúles abiertos y los equipos 'a todo full'. El presentador pide aplausos para cada uno y así va descartando a los menos ovacionados y dejando a los que se ganan a los asistentes. Al final quedan dos y el ganador se hace merecedor a un trofeo.

Paralelamente, los temerarios de las motos, representados por Tatán Mejía, Duver Restrepo y Rudy Waller dejan boquiabiertos a los presentes, al igual que el equipo BMX, compuesto por figuras del bicicross colombiano que realizan acrobacias con sus bicicletas y el hombre más fuerte, que les deja claro a los presentes quién es el más macho de todos los machos que asisten al encuentro.

Son pues, tres días de volumen, fuerza y deporte extremo, en donde se dan cita las mejores marcas y los manzanillos (así les dicen a los competidores) destacados para que no quede dudas de quién es el hombre del ruido. Claro, eso se sabrá en noviembre, cuando se darán cita los mejores de cada ciudad, en el encuentro más grande y competido del año.

Y como dice el lema de la marca Kicker, encuentros como el de Car Audio, sin duda el más importante de la región andina, es para los que gozan la vida living loud ('viviendo a todo volumen').

POTENCIA CON PUERTAS ABIERTAS
El 'Open Show' combina la calidad del sonido con la potencia, con las puertas del vehículo abiertas.

Consta de dos rondas: en la primera, el competidor debe reproducir la música de su agrado y lograr que el público asistente lo escuche. Para ello cuenta con un tiempo limitado.

En la segunda, el evento le entrega un CD oficial para competir 'de tú a tú' con los demás y procurar que los visitantes comparen los vehículos. La gran final la disputan los dos vehículos elegidos por el público.

POTENCIA CON PUERTAS CERRADAS (IDBL)
En esta prueba se compite por el mayor nivel de presión sonora obtenida en el habitáculo del vehículo, medido en decibeles. Aquí se tiene en cuenta que el área del cono del parlante cumpla con las especificaciones de la tabla Iasca y se mide la potencia RMS de los amplificadores.

Esta prueba está diseñada para los amantes de los bajos y para que la prueba cumpla con lo exigido por Iasca, los competidores o manzanillos deben reproducir un CD especialmente diseñado por esa organización internacional.

Mientras los jueces miden con un RTA (aparato especial para medir decibeles y potencia), los manzanillos sostienen las puertas de sus carros para lograr mejores resultados.

CALIDAD DE SONIDO
Esta prueba mide la instalación, la calidad de sonido y la respuesta en frecuencia. La idea es que el sonido se lo más parecido posible a un escenario musical y que la reproducción de la música se haga de la forma más segura, estética y eficiente posible.

Los jueces miden la fidelidad del sonido, que se logra si el competidor le da el mejor rendimiento a su sistema y lo puede ajustar fácilmente a los requerimientos de la organización.

Se juzga la calidad con un CD especialmente diseñado para la ocasión, luego se mira la instalación realizada dentro del vehículo y, finalmente, si es capaz de reproducir un espacio musical de buena calidad.

TUNING SHOW
Es la exhibición de los vehículos que guardan los sistemas de sonido y que, en muchos casos, constituyen verdaderas piezas de arte.

En esta prueba, los jueces califican no solo la instalación o el sonido que emana de la cabina, sino el vehículo en todo su conjunto.

Para ello tienen en cuenta accesorios y decoración del motor, entretenimiento y sonido, carrocería, pintura exterior, diseño interior del habitáculo, gráficos exteriores, sistema de suspensión y de frenos, las ruedas y la iluminación.

BUEN SONIDO SIN SUBIR DECIBELES
Un sonido de calidad tiene precisión tonal, es decir, los altos, los medios y los bajos deben ser armónicos y no pueden distorsionar lo que están emitiendo. Esto se logra si se escucha, máximo, a una frecuencia de entre 100 y 110 decibeles. Un sonido de calidad no tiene nada que ver con el volumen.

¿QUÉ SIGNIFICA 'DAR ESCENARIO'?
Todos los seres humanos son estereofónicos y los buenos equipos de sonido también lo son. Como la ergonomía de las orejas permite percibir los sonidos de adelante hacia atrás, dentro del carro debe ir también en esa dirección y no al revés, como se cree comúnmente.

Instalar un sonido de calidad es una labor compleja porque la cabina del vehículo tiene muchos obstáculos que lo hacen rebotar y 'despelotar'. Un buen componente permite 'dar escenario', es decir, los ocupantes sientan que la orquesta está ahí mismo, en vivo y en directo.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.