Ensambladoras de motos le ponen tarea al nuevo Presidente

Le piden política integral para los motociclistas ya que en poco tiempo la moto será el vehículo más usado y que se aborden temas como la pedagogía y la reglamentación de las escuelas de conducción.

Redacción Motor

05:00 a.m. 21 de mayo del 2010

Un estudio realizado recientemente por la Universidad de los Andes indica que para el año 2040 habrá en circulación por calles y carreteras nacionales 12.9 millones de motocicletas, lo que ratifica que este vehículo se consolidará como el medio de transporte preferido por los colombianos y un aliado clave para la movilidad y la economía familiar. 

Esta es una de las razones de más peso para que el Comité de Ensambladores de Motos Japonesas, -que reúne a los cuatro principales fabricantes de motocicletas en Colombia: Suzuki Motor de Colombia, Auteco-Kawasaki, Incolmotos-Yamaha y Fanalca-Honda-, le pidan desde ya al próximo presidente de los colombianos la implementación y desarrollo de una política integral para los motociclistas.

Hoy ruedan en Colombia 2.7 millones de motos y su cada más visible presencia en las calles, incluso de capitales como Bogotá, es una muestra su importancia en la generación de empleo y recursos para las clases de menores ingresos, así como un medio de transporte económico y eficiente. 

Por esta razón, Leonor Loaiza, vocera del Comité de Ensambladores, señala que en esa política "es importante que la normatividad  responda a esa realidad y se aborden temas cruciales como la pedagogía y la reglamentación de las escuelas de conducción". 

Y agrega que "en Colombia se necesita que desde el Gobierno Nacional se diseñe una política comprensiva del motociclista como un actor más de la vía - al lado de automóviles, buses, camiones, bicicletas y peatones- que no lo mire como un problema, sino como la realidad social que es".

 Acabar con la discriminación

Para el Comité de Ensambladores, ahora que se inicia un nuevo periodo presidencial, es el momento ideal para que desde el Gobierno se aborden temas fundamentales como las reglamentaciones que generan los alcaldes buscando reducir accidentalidad y sicariato, consiguiendo básicamente la reducción de la movilidad de los colombianos. 

La discriminación que tienen que afrontar los motociclistas y sus acompañantes en los días de las elecciones como las vividas este año, pues  el derecho al voto es un derecho fundamental de todos los ciudadanos, por lo que en estos eventos no debe restringirse la circulación de parrilleros o motocicletas. 

Y por último, mejorar el control en las calles en todos los aspectos que afectan la seguridad de  todos los colombianos. 

Las licencias de conducción 

Una encuesta realizada por el Fondo de Prevención Vial, reportó que solo  un 14 por ciento de los motociclistas tomó un curso en una escuela de conducción, mientras que el  42 por ciento manifestó haber aprendido solo y al 44 por ciento restante le enseñó un familiar o conocido. 

Esto, para el Comité, demuestra la falta de presencia del Estado en políticas de control claras frente al motociclista. Por esto proponen mejorar el  control en la expedición de las licencias de conducción para todos los actores de la vía; en  particular lo relacionado con la  función de  capacitación y evaluación que hoy está a cargo de las escuelas de conducción.  

En este caso sugieren separar las funciones, es decir, que la capacitación quede a cargo de las escuelas y la  evaluación en manos de las autoridades de tránsito, mediante  examen teórico-práctico obligatorio.  

Capacitación y pedagogía

Aunque el último informe Forenses 2009, datos para la vida reportó el año pasado una  reducción del dos por ciento en el número absoluto  de lesionados por accidentes de motociclistas y de 1 por ciento en muertes, Claudia Ruiz, también vocera del Comité considera que hay que construir una nueva cultura. 

Para esto es indispensable  que el Ministerio de Educación mejore su presencia en la enseñanza primaria básica hasta la secundaria, promoviendo la inclusión del desarrollo de competencias de comportamiento vial dentro del 'pensum' obligatorio de la educación en Colombia. 

"Hay que educar a todos los  actores de la vía, respetuosos de sus deberes y derechos, para que tengan claro su papel, educándolos desde sus primeros años de vida", afirma Ruiz. 

Además, se debe dar continuidad a las actividades donde se impacta a los usuarios de la vía de manera inmediata, con acciones que los sensibilicen frente a la importancia de la conducción y su aporte responsable a la movilidad segura.

Cifras de las motocicletas

El impacto de la motocicleta entre los colombianos es evidente. Estos aparatos están en el 15.1 por ciento del total de hogares, con un crecimiento del 77 por ciento en los últimos cinco años.  

Hoy, más de 2.7 millones de colombianos de escasos ingresos, conducen una moto utilizándola como herramienta de trabajo y/o transporte, transportando más de 5 millones de personas.  

La moto reduce ostensiblemente los tiempos de desplazamiento de las clases menos favorecidas dejando tiempo disponible a las familias para estudio, trabajo o esparcimiento; hace un uso más eficiente del espacio público, consume menos combustible y mejora la movilidad. 

Todo esto hace que la moto sea una fuente una fuente importante de empleo y de dinámica para la industria nacional, en tanto que desde el ámbito industrial, comercial y de uso, genera una cantidad muy significativa de empleos en el país.

Restricción y persecución 

Se calcula que son 141 restricciones en 76 municipios, que corresponden al 55 por ciento de la población total colombiana. 26 de estos municipios son capitales de departamento (81 por ciento del total de capitales). 

Entre esas restricciones están la prohibición de circular por determinadas calles o zonas de una ciudad; llevar parrillero, e imponer horarios de circulación, entre otras. 

Juliana Cadavid, vocera del Comité, considera que  esto va en contravía incluso  con las decisiones que se han adoptado en países como España, Brasil, Japón e Inglaterra, en donde las políticas públicas asociadas a las motociclistas han sido de tipo preventivo, pedagógico y regulatorio, lo cual es más eficiente que una restricción y no impacta negativamente en la sociedad. 

Como casos exitosos se pueden mencionar los casos de Londres , en donde las motocicletas están exentas del impuesto por congestión que se aplica a todos los demás vehículos, para el ingreso al centro de la ciudad.  

En Madrid se establecieron lineamientos para favorecer la movilidad de las motos en el centro de la ciudad, así como aparcaderos para los motociclistas. Una política de tipo regulatorio y pedagógico interesante para conocer y aplicar en el país. 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.