Ensamble de motos impulsa notablemente el empleo automotor en el país

Por cada puesto generado en la actividad de ensamble, se generan cuatro en las industrias proveedoras de partes.

Redacción Motor

05:06 a.m. 10 de agosto del 2012

Los problemas de movilidad en las ciudades conducen, en buena parte, al auge de venta de motos y por tanto al aumento del empleo que generan los ensambladores de dichos vehículos.

Es así como en la década comprendida entre el 2000 y el 2010 la industria colombiana alcanzó 4.137 empleos directos, lo que equivale a un crecimiento del 142 por ciento.

Paralelamente, según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y la Encuesta Anual Manufacturera del Dane, la producción anual aumentó de 53.490 a 390.260 unidades entre 2000 y el 2010.

La directora de la Cámara de la Industria Automotriz de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), Juliana Rico, dijo que por cada puesto generado en la actividad de ensamble, se generan cuatro en las industrias proveedoras, productoras de partes para los sistemas de frenos, de combustión, de dirección, y de suspensión.

Por tanto, el sector genera alto impacto en las cadenas productivas de la metalmecánica, las artes gráficas especializadas, el plástico, y los textiles, entre otros.

"Los empleos generados por la industria de motocicletas se destacan por sus niveles de calificación, formalidad y buena remuneración. La inversión extranjera en la actividad industrial, instalada hace más de cuatro décadas, beneficia a la transferencia tecnológica en Colombia", explicó.

También estima que una moto en Colombia es hoy una expresión del aumento del ingreso por habitante y el mejor síntoma del acceso masivo a la clase media que están teniendo desde los estratos antes más pobres.

La directiva agregó que el promedio anual en las exportaciones en la última década asciende a cerca de 13.000 motos, cuyos destinos de exportación fueron Centroamérica, México, Venezuela y Ecuador.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.