Las 'enseñanzas' que trae el salón del automóvil de Frankfurt 2009

Esta muestra automovilística refleja la orientación actual de la industria en la que los vehículos son noticia cuando logran una reducción en el consumo y la contaminación. La crisis parece alejarse.

Redacción Motor

05:00 a.m. 17 de septiembre del 2009

Esta muestra automovilística refleja la orientación actual de la industria en la que los vehículos son noticia cuando logran una reducción en el consumo y la contaminación. La crisis parece alejarse.

Aunque no todos las marcas asistieron y las exhibiciones no han sido tan exuberantes como en años anteriores, esta importante cita europea, que se cerrará el próximo 27 de septiembre, refleja la audacia y la imaginación de la industria para exponer sus novedades y la plasticidad que hacen de esta cita una pasarela mundial.

Además de los estrenos, que en muchos casos son actualizaciones de vehículos existentes o bellas evocaciones retro, en Frankfurt queda en evidencia que la industria automotriz orienta sus mayores esfuerzos a solucionar dos problemas fundamentales: el problema de la movilidad en las ciudades y la consecución real de motorizaciones alternativas a los derivados del petróleo.

En muchos de los prototipos del salón europeo estas dos cuestiones son resueltas en un mismo vehículo y aunque las soluciones que se proponen ya vienen siendo trabajadas en los últimos años, lo interesante es ver el avance que se ha logrado en esta vía.

La solución para la movilidad en ciudades congestionadas viene dada en autos pequeños, como desde hace años se plantea, pero ya no solo son cubos de dos metros por dos de alto, sino que ahora tienen diseños más fluidos y aplicaciones ingeniosas para optimizar el mínimo espacio interior del que disponen. Ejemplo de ello es el Peugeot BB1, hecho sobre la versátil plataforma del Toyota IQ, que puede acomodar hasta cuatro personas en su interior. También se vieron propuestas extremas como el Renault Twizzy y el Volkswagen L1 que se limitan a albergar dos personas en carros de dimensiones diminutas.

En cuanto al tema de motorizaciones alternativas las respuestas se dan en varios frentes: autos eléctricos, híbridos y eficientes, algo que también se conoce hace varios años. Sin embargo las mejoras son evidentes.

Los eléctricos ahora cuentan con una mayor autonomía (en promedio 150 km), la moda está en ubicarlos en las llantas, tienen capacidad de acumular energía con las frenadas, cada vez son más ligeros y la carga total de estos vehículos pasó de 12 a 8 horas en promedio. Sin embargo tienen un problema, solo pueden funcionar en zonas donde tengan el apoyo gubernamental tanto para la implementación de la infraestructura de carga rápida como para la adquisición de los vehículos que siguen siendo costosos.

Los híbridos son una solución más cercana porque no tienen el problema de depender de la electricidad acumulada y por eso su autonomía se eleva en promedio a 250 kilómetros. Sin embargo no son tan livianos como los eléctricos y en el precio siguen en desventaja porque no solo se facturan las baterías de ión litio sino además el motor adicional que suele ser diesel en la mayoría de los casos. En tiempo, los fabricantes hablan de un plazo no mayor a dos años para ponerlos en venta, lo que también suma a su favor.

Seguramente, con esto en mente, la mayoría de marcas sigue trabajando en la búsqueda de motores que trabajen con derivados del petróleo pero que sean eficientes. Esta palabra quiere decir, que consuman menos gasolina, que expulsen menos contaminación también, pero sin perder prestaciones de aceleración y velocidad. En esta línea, se trabaja con motores de cilindradas menores a 1.6 litros, se busca la reducción en el peso de estas piezas y de la carrocería y se aplican los mayores conocimientos en aerodinámica y la economía en el uso de combustible durante los tiempos 'muertos'.

Este sería el futuro a corto y mediano plazo para apegarse a las normas ambientales y como previsión frente a un prematuro agotamiento de las fuentes de hidrocarburos, pues hay quienes sugieren que puede llegar a ser más costoso para el medio ambiente hacer que todo el parque automotor del mundo 'enchufe' por las noches sus vehículos para cargarlos.

En esa medida, los investigadores siguen trabajando para aprovechar las distintas fuentes energéticas con que puedan disminuir los costos monetarios y ambientales de cada nuevo proyecto para que a la humanidad no le toque un día bajarse del carro.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.