En época de lluvias extreme las precauciones antes de salir a carretera

Cuando hay mal tiempo, es importante viajar despacio, pero también tener claro qué hacer en caso de caer en un charco o pisar residuos de combustibles.

Redacción Motor

05:00 a.m. 27 de marzo del 2009

Por estos días, cuando muchos conductores y sus familias hacen planes de viaje por la Semana Santa, las lluvias arrecian en casi todo el territorio nacional y, según los expertos, el invierno no dará tregua en esta corta temporada de vacaciones.

Por eso, si ya decidió viajar y tiene claro su destino, lo primero que debe hacer es estar pendiente del estado del tiempo(www.ideam.gov.co) y de las vías (www.invias.gov.co).

Pero más allá de saber si va a llover o no durante su recorrido, es importante saber como conducir y controlar el carro bajo la lluvia pues el pavimento se torna resbaladizo, imprevisible y peligroso.

Así que la regla número uno para los viajeros es conducir con especial cuidado, ni muy rápido, ni demasiado lento. El momento más delicado es cuando empieza a llover pues en las carreteras siempre quedan residuos de aceite, gasolina, o acpm, o pueden quedar con barro y piedras que pueden hacer perder el control del vehículo.

Las precauciones deben ser mayores pues cuando se maneja bajo la lluvia disminuyela visibilidad. Es el momento de verificar que las luces estén encendidas no solo apra ver mejor, sino para que otros conductores se percaten de su presencia en la vía. La visibilidad también se reduce por el empañamiento de los vidrios. Use el aire acondicionado que , según los expertos, es la mejor herramienta para solucionar ese problema.

Antes de viajar verifique el estado de los limpiaparabrisas, sobre todo, si el carro ha estado expuesto al sol, pues los rayos deterioran las cuchillas y estas pierden su efectividad. Cuando empiece a llover no encienda las luces de parqueo como acostumbran hacerlo muchos conductores. Esto genera una confusión en los demás conductores que pueden pensar que el carro está detenido y podrían chocarlo. Estas luces solo las debe encender cuando en realidad vaya a estacionar.

Si se siente muy inseguro o asustado conduciendo con lluvia, deje que otra persona lo haga, o deténgase en un lugar seguro indicando previamente con las luces direccionales a los demás conductores la acción que piensa hacer. Lo mejor es detenerse en un sitio seguro (una estación de gasolina o un restaurante) y resguardarse hasta que amaine la lluvia: un conductor nervioso es tan peligroso como uno imprudente.

Aumenta el peligro
Las carreteras colombianas son por lo general muy transitadas por camiones y tractomulas, y en la calzada se van acumulando toda clase de residuos. El aceite, el acpm y la gasolina, son elementos que cuando se mezclan con el agua hacen que la conducción sea más riesgosa.

En esos casos lo mejor es aumentar la distancia de seguridad entre su carro y el que va adelante y estar pendiente de los espejos de los carros que vienen atrás. Hay conductores que no son precavidos y les gusta andar 'pegados' al bómper. Evíte un accidente que le amargue el paseo y mejor déje pasar, pues con lluvia y todo, la idea es disfrutar el viaje y descansar.

Esté muy atento a las ondulaciones de la carretera y a los depósitos de agua que se forman allí. Estos producen un efecto conocido como hidroplaneo, es decir, que no hay suficiente adherencia de las llantas al piso. El hidroplaneo hace que el auto pierda hasta un 50 por ciento de adherencia, aún cuando las llantas estén en buen estado. Revise que los cauchos esten en óptimas condiciones antes de salir a carretera.

Cuando no hay adherencia suficiente el carro puede derrapar sin control. No frene ni gire el volante. Lo mejor en este caso es reducir la velocidad levantando el pie del acelerador.

Consejos útiles para el viaje

*Revise que las plumillas no estén duras, rotas o cuarteadas. De ser así, compre unas nuevas.
*Verifique que el líquido del limpiaparabrisas esté en el nivel adecuado.
*Haga alinear la dirección, cerciórese de que los niveles de aire estén bien y mida el labrado de las llantas.
*Evite frenar bruscamente.
*Si el carro derrapa, conserve la calma para poder controlarlo.
*Si el derrape es leve, trate de corregir suavemente en ambos sentidos con el timón (nada de frenos y acelerador).
*Si el derrape es fuerte, gire el timón hacia la misma dirección en que están derrapando las ruedas traseras. Al enderezar, gire de nuevo hacia el sentido contrario, hasta enderezarlo por completo.
*Conduzca siempre con las dos manos en el timón.
*Guíese por las líneas pintadas de la carretera, especialmente las de la mitad (amarillas), que son las encargadas de demarcar cada uno de los carriles.
*Los frenos de disco no tienen mayor problema, pero los de banda si. Para secarlos, si entra a un charco, hágalo con el pedal piosado, así evita que se meta el agua, y apenas salga, pise el pedal del freno dos o tres veces.

El invierno, un gran enemigo de los motociclistas

Si conducir un carro bajo la lluvia requiere de mucho cuidado, en motocicletas el asunto es más delicado y se requieren precacuiones extremas. Ningún motociclista está exento de enfrentarse a situaciones difíciles mientras circula en esas condiciones, bien sea en la ciudad o en carretera.

La primera recomendación si la situación es delicada, de mucha agua, lo mejor es detenerse y esperar que amaine la lluvia. Pero si lo coge la lluvia, tenga en cuenta estas recomendaciones del Manual del Conductor de Motocicletas de Michigan:

1. Baje la velocidad. Hágalo, calculando la distancia que requiere para no correr el riesgo de 'derrapar'. Tome las curvas más despacio de lo normal.
2. Evite movimientos repentinos. Es de las causas más comunes del patinaje de las motos sobre piso mojado. Cuando haga cambios de velocidad, aplica el freno o si va a tomar una curva, hágalo con extrema suavidad.
3. Use ambos frenos. Aún en piso mojado, el freno delantero es muy eficiente. Apriete la palanca gradualmente para que la llanta delantera no se amarre del todo y, mientras tanto, aplique suavemente el freno trasero.
4. Evite los charcos. Trate de circular en medio de las huellas que dejan los carros que circulan adelante. Si el tráfico se lo permite, prefiera la huella izquierda, que es la que más cerca está del centro del carril.
5. Tenga cuidado al detenerse. Cuando estacione, vaya tanteando con los pies que el piso no esté muy resbaloso.
6. Tierra y otras basuras. Las orillas de las calzadas suelen acumular tierra y basura de todo tipo. Cuando entre y salga de los andenes o se orille para cruzar, hágalo con especial cuidado para no resbalarse con elementos extraños.
Además, evite pisar o frenar bruscamente sobre la pintura de las señales de tránsito de la vía, y hágase a un buen equipo de protección.

 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.