Los errores más frecuentes al conducir, todos muy peligrosos

Distracciones con el teléfono, desconocimiento de las señales de tránsito e imprudencia, son las mayores causas de accidente en las grandes ciudades.

Redacción Motor

05:32 a.m. 30 de mayo del 2014

Son varias las malas prácticas que tienen algunos conductores, tanto hombres como mujeres, al momento de ir manejando: hablar por teléfono, maquillarse, chatear o enviar mensajes de texto son algunas de ellas. Todas muy riesgosas.

Según un estudio realizado por la compañía de seguros AXA Assistance, el 21 por ciento de las mujeres son más propensas a revisar el celular o enviar mensajes de texto, mientras que el 15 por ciento de los hombres lo hacen, sin embargo en jóvenes tanto mujeres como hombres, chatean o hablan por teléfono casi que por igual, mientras conducen.

En cuanto al respeto por las señales de tránsito, el 77 por ciento de las mujeres no se detienen con la luz amarilla del semáforo y en el caso de los hombres, no lo hacen un 75 por ciento. Sin embargo las mujeres son más precavidas a la hora de conducir. Ellas son las que alientan a sus familiares a ser conscientes y a tomar ciertas medidas de seguridad, como lo es la utilización de los cinturones de seguridad y el uso de las sillas especiales para niños.

Además llevan a sus mascotas con arnés y tienen un lugar determinado para dejar la cartera y el celular, para que en el caso de un frenazo o un accidente, estos no se vuelva un proyectil.

Manejar distraído

Comer, hablar por teléfono, escribir mensajes de texto y manipular el radio del auto distraen y pueden llevarnos a tener un accidente. De estos malos hábitos, el teléfono se ha convertido en una práctica habitual.

El sueño

Manejar cansado es tan peligroso como hacerlo alcoholizado o drogado. Un gran porcentaje de accidentes mortales se debe a ello, ya que en una fracción de segundo, el quedarse dormido lleva a este desenlace fatal.

Beber y conducir

A pesar de las estrictas sanciones por manejar con tragos en la cabeza, es una de las principales causas de accidentes mortales. Los conductores jóvenes son los más propensos a conducir bajo los efectos del alcohol.

Atravesar las glorietas

Las glorietas han cobrado muchos accidentes. Hay que saber realizar bien la maniobra de incorporación y la salida, ceder el paso a los vehículos que ya circulan por ella y la colocación correcta del vehículo cuando se cruza.

Exceso de velocidad

Ir con prisa y superar los límites de velocidad son la segunda causa de choques fatales.

De acuerdo con el informe de AXA Assitence, el 30 por ciento de las fatalidades ocurren por esta razón. En el peor de los escenarios, se combina el exceso de velocidad con el no uso de los cinturones de seguridad o el casco, para el caso del motociclista.

Cruzar semáforos en rojo

Pisar el acelerador cuando el semáforo está pasando a rojo provoca casi el 65 por ciento de los accidentes de tránsito en las ciudades. De la infinidad de tipos de choques, los frontales y laterales son los más peligrosos.

No usar cinturón de seguridad

A pesar de las campañas sobre el uso del cinturón, el 33 por ciento de las personas que murieron en accidentes vehiculares no lo tenían puesto. El no uso de este, conductores y pasajeros se exponen a salir eyectados del auto en caso de un accidente.

Manejo imprudente

Hablamos de aquellos que serpentean, hacen cambios bruscos de carril, no guardan distancia prudencial con el vehículo de adelante o manejan en contravía para adelantar el trancón.

Desconocimiento de las señales de tránsito

Algunos conductores confunden el comportamiento que hay que seguir ante un ‘Pare’ o una señal de ‘ceda el paso’, no diferencian entre una zona de piso deslizante o rizado, y desconocen la señal de cambio de carril no permitido, entre muchas otras.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.