Éxito del biodiesel depende de la expansión agrícola

La volatilidad de los precios de los productos agrícolas y la deficiencia en la siembra podrían frenar la producción de biodiesel. Hay que darle prioridad al campo. Finalizó segunda fase de pruebas.

Redacción Motor

05:00 a.m. 02 de octubre del 2009

"Antes que meterse a construir plantas de producción de biodiesel, lo que el país debe hacer es garantizar la producción agrícola. Sin materia prima no puede haber combustible".

Con estas palabras, el presidente de Fedepalma, Jens Mesa Dichington, explicó la razón por la cual el país debe ir de manera lenta, pero segura (como hasta el momento lo ha hecho), hacia la consecución de un biodiesel de alta calidad y dirigido primordialmente al transporte de carga y de pasajeros.

El pronunciamiento lo hizo en el marco del corte de cuentas que realizó el pasado miércoles con Fedepalma, Cenipalma, Ecopetrol y Sí99 (operador de TransMilenio de Bogotá), luego de superar las pruebas que por espacio de 1'200 mil kilómetros y utilizando diferentes mezclas del combustible les realizaron a varios articulados, dentro de la 'Fase 2' del proyecto.

Para el ejecutivo, una vez implementado el B10 (10 por ciento de mezcla de combustible a base de aceite de palma) en el 2010, hay que "hacer una pausa" y no apresurarse para alcanzar porcentajes más altos, ya que, 'por el afán', se podría perder el foco de la iniciativa.

"Uno de los errores cometidos en varios de los países que están volcando su producción agrícola hacia la palma africana es construir plantas de biodiesel antes de garantizar la materia prima, es decir, el aceite. Esto ha generado desabastecimientos y ha puesto en entredicho la viabilidad del combustible", advirtió Mesa.

Colombia tiene hoy cinco plantas de biodiesel. En cuatro de ellas, los palmeros grandes y pequeños tienen algún grado de interés económico. El 95 por ciento del montaje es nacional, según el presidente de Fedepalma, "gracias a que se le ha dado prioridad a la organización del sector agrícola, por encima de la iniciativa industrial". 

Son centros de producción con 400 mil toneladas de capacidad instalada, los cuales han demandado hasta el momento una inversión cercana a los 1.300 millones de dólares y se complementarán a corto plazo con otros tres, en proceso de construcción. 

A este respecto, los palmeros cuestionaron la posibilidad planteada por el Gobierno Nacional de importar materias primas para la elaboración del combustible y propusieron seguir impulsando a pequeños y medianos cultivadores de palma, quienes hoy reciben hasta un 40 por ciento de Incentivo a la Capitalización Rural (ICR) y se benefician con exenciones de impuesto a la renta durante los primeros 10 años.

Lo que se encontró en TM
Fueron 12 los buses de TM operados por Sí99, que sirvieron como 'conejillos de indias' para medir el comportamiento del biodiesel en este tipo de vehículos y, muy importante también, a una altura de 2.600 metros sobre le nivel del mar.

Cada uno recorrió 100 mil kilómetros con mezclas diferentes de biodiesel de palma y Acpm, en proporciones del 5, 10, 20, 30 y 50 por ciento y, sin importar la mezcla que llevaran, sus sistemas de inyección fueron inspeccionados a los 50 mil kilómetros.

Lo primera conclusión es que el promedio histórico de consumo con las diferentes mezclas Acpm-biodiesel se mantuvo, al igual que la aceleración de los vehículos y la confiabilidad del servicio de la flota no alteró, pues no se presentaron fallas mecánicas asociadas con el uso del combustible.

"Hubo un buen comportamiento de los articulados sin necesidad de modificar su mecánica", dijo Jesús Alberto García, de Cenipalma. 

Otras inspecciones más técnicas, como las revisiones mecánicas a los sistemas de inyección y los empaques y la calidad del aceite lubricante arrojaron resultados positivos, es decir, so se presentaron desgastes anormales y el lubricante se degradó de manera normal, de acuerdo con las distancias recorridas.

"Nueve de los 12 buses evaluados completaron la meta de 100 mil kilómetros sin requerir cambio de aceite, incluyendo los dos buses B50, lo cual obedece a al mantenimiento especial que el operador Sí99 le hace a este producto cada 30 mil kilómetros", dice el documento emanado de esta primer experiencia.

Estas pruebas han sido monitoreadas por otros países, pues es la primera vez que el biodiesel se prueba en una altura como la de Bogotá y en la medida en que el país está encaminado a que, por ley, todo parque automotor nuevo trabaje con B20 en el 2012. 

Por buen camino
Según Jorge Cárdenas Gutiérrez, presidente de Fedebiocombustibles, Colombia entró tarde al tema de los combustibles ecológicos, respecto a Brasil o Europa, pero lo está haciendo bien. 

"Hubo muchos cuestionamiento por parte de los medios de comunicación y la academia cuando entró el alcohol carburante, pero poco a poco se han ido superando -añade el presidente de Fedebiocombustibles-. Con el biodiesel se está caminando lentamente, pero de forma muy profesional". 

Precisamente una de las grandes motivaciones de la siembra y producción de aceite de palma para biocombustibles es mejorar la canasta de productos energéticos que, según Cárdenas Gutiérrez, se ha visto afectada con el incremento del precio del petróleo.

De ahí la importancia de seguir explorando en alternativas viables y más aterrizadas, que no desconozcan la realidad del sector automotor mundial y generen un impacto positivo a corto plazo.

En la Fase 2 del proyecto se utilizó un sistema portátil de muestreo de gases de escape (DOES2), que opera con los principios desarrollados por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés). 

"Con las mezclas de biodiesel-diesel se encontraron reducciones de material particulado hasta de 32 por ciento y una disminución de emisiones de CO2 de 6 por ciento con respecto al diesel convencional", dice el documento de evaluación.

La Fase 3
Cumplidas las primeras dos etapas del proyecto, dentro de las cuales se hicieron pruebas en un chasis dinamométrico (laboratorio) y en el sistema TransMilenio, respectivamente, se decidió lanzar la tercera etapa del proyecto.

Para ello se escogieron nueve camiones tipo NKR III de Chevrolet, pertenecientes a la empresa de transporte y mensajería Coordinadora Mercantil, que divididos en tres grupos de igual número de vehículos realizarán viajes de Bogotá a Sogamoso y a Villavicencio con mezclas B5, B10 y B20, respectivamente. 

"En esta fase contamos con un comité evaluador integrado así: Ecopetrol, que se encarga de entregar un combustible base de alta calidad: GM Colmotores, cuya misión es velar por la seguridad de los vehículos; Fedepalma y Cenipalma actuarán como las administradoras del convenio y el Ministerio de Minas hará el seguimiento del proceso", dice Jesús Alfredo García, de Cenipalma. 

Exxon Mobil prestó los tanques de almacenamiento y la surtidora, que fueron montados en los predios de Coordinadora Mercantil, Shell realizará los análisis de los lubricantes y motores y la Universidad de Antioquia será la encargada de la auditoría técnica.

"Habrá una línea base de 8.000 kilómetros de recorrido y a los 50 mil kilómetros se hará una revisión completa de los vehículos. La prueba terminará a los 100 mil", anota García.

El apoyo técnico de Colmotores será permanente, además de un monitoreo que pretende mirar qué tan bien se portan esos vehículos durante la prueba.  "Los camiones no necesitarán ningún ajuste, pero vamos a monitorear y aprender sobre la capacidad que tienen nuestros motores para los combustibles de más del 5 por ciento de mezcla biodiesel", dice Santiago Chamorro, presidente de GM Colmotores.

Por eso no dudaron en sumarse al proyecto y por eso también la casa matriz estará muy atenta a sus resultados. "Ningún fabricante colombiano es productor de estas tecnologías, así que nuestro compromiso es con la casa matriz y con otros países que están atentos a lo que se está haciendo acá", añade Chamorro.

COORDINADORA MERCANTIL
Esta empresa, la más antigua del país en mensajería especializada, también está poniendo su grano de arena.
"Nosotros no dudamos de los beneficios que le traerá a nuestra empresa y al país la implementación de combustibles limpios -dice la presidente de Coordinadora Mercantil, María Elena Obando-. Estamos capacitando a nuestros conductores para que sean más eficientes".
Los camiones de Coordinadora Mercantil harán sus recorridos normales de Bogotá a Sogamoso y a Villavicencio durante 18 meses y 100 mil kilómetros, y se abastecerán en una surtidora instalada en la planta de la empresa de la zona industrial de Bogotá, siguiendo los parámetros establecidos por el comité. 

Y DEL PRECIO FINAL, ¿QUÉ?
El precio del biodiesel será mayor que el del diesel convencional, pues la tecnología y la infraestructura requerida, incrementa los costos de producción.
"Además, el precio de los productos agrícolas es muy volátil y hasta caprichoso. "Por eso los países se rehúsan dejar de lado los combustibles fósiles, pues provienen del petróleo, cuyo precio es más controlado", admitió Jens Mesa Dichington, de Fedepalma.
Para los expertos consultados, en Colombia, el impacto va a ser más positivo que negativo, teniendo en cuenta las ventajas ambientales y sociales del proyecto.

¿A QUÉ SE LE HACE SEGUIMIENTO?
*Recorridos programados.
*Consumos de combustible y aceite.
*Mantenimientos requeridos.
*Emisiones particuladas.
*Emisiones de CO2.
*Potencia y torque de los vehículos.

SABÍA QUE...
*El centro, sur y oriente de Colombia, los vehículos diesel funcionan con B5, y en Antioquia, la Costa Atlántica y los Santanderes, con B7.
*En el 2010 el diesel de todo el territorio nacional será B10.
*La Fase 3 costará alrededor de 1.500 millones de pesos.
*La Fase 2 con TransMilenio costó 4.000 millones de pesos.
 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.