El extintor, una herramienta de seguridad: explicaciones y técnicas de uso

Más que una norma, es una herramienta que puede salvarle la vida. Por esa razón jay que cerciorarse de comprarlo y recargarlo en un buen lugar.

Redacción Motor

05:00 a.m. 18 de junio del 2010

Aunque para la gran mayoría de colombianos, llevar el extintor en el carro significa tan solo cumplir con un requisito más del Código Nacional de Tránsito, la verdad es que se trata de un elemento de seguridad indispensable que merece mucha más atención de los automovilistas, pues en caso de incendio podría salvar el carro y, más importante,  la vida de los ocupantes.

Por esto hay que poner mucha atención no solo sobre el lugar donde se compra y se recarga (porque también los hay 'piratas'), sino cómo se utiliza, en dónde debe guardarse, en qué caso es o no eficiente, cuáles deben ser sus características, cuándo saber si su contenido expiró y si ya no sirve.

Lo primero que hay que tener en cuenta es el lugar adecuado en donde debe transportarse, es decir, debajo del asiento del pasajero o copiloto, que es donde está al alcance y es fácil de sacar.

Nunca lo guarde bajo del asiento del conductor, pues si el soporte se daña, el extintor podría rodar hacia los pedales y causar un accidente. Mucho menos en un soporte colgado en un paral, pues si se sale, puede herir a un pasajero.

¿Qué hacer en caso de incendio?
Como primera medida, es vital liberar a los pasajeros. Asegúrese de que todos salgan sin problemas y se alejen lo suficiente del carro, pues solo el humo puede sofocarlos.

Si es posible, y solo si no compromete su integridad y la de sus acompañantes, saque el extintor de abajo de la silla del conductor. Y si ya es tarde, y el fuego se propagó y se salió de control, intente aislarlo, de manera que pueda evitar que llegue a otros lados o carros.

El fuego es una emergencia que requiere de acciones inmediatas. Tenga en cuenta que solo hay dos maneras de extinguirlo. Una es sofocando las llamas cortando el oxígeno y otra es tratando de neutralizar la fuente de combustible.

El extintor contiene un polvo químico seco que es la herramienta que logrará sofocar las llamas. En un automóvil común el extintor reglamentario color amarillo marcado con 5-B debe estar capacitado para sofocar el fuego proporcionado por 10 galones.

Al detectar el humo, el calor o si tiene la sospecha de que se está incendiando algo por dentro, lo primero que se debe hacer es abrir el capó y el baúl su los seguro son con guayas o tienen seguros eléctricos, y ambos elementos son de lo primero que se derrite con el calor y después le será imposible abrirlos.

Pero, sea precavido antes de abrir estos dos espacios, pues si el fuego se inició adentro, las llamas estarán sofocadas por falta de oxigeno y crecerán en el momento, inmediatamente  utilice el extintor. Tenga en cuenta que si utiliza correctamente el extintor y si no se dispara con precisión, no servirá de mucho pues su contenido puede agotarse prematuramente.

También es posible cortar el aire del fuego con mantas o algo similar, aunque este s un método bastante primitivo, puede ayudar pero también puede servir de combustible.

La recarga
Un extintor se compone de un polvo químico seco. Su llenado es, por lo general, 80 por ciento de polvo y 20 por ciento de nitrógeno, a 120 libras de presión, que comprime el polvo y le permite salir por un tubo plástico situado en el centro del recipiente y conectado a la válvula.

Para saber si el extintor y todos sus componentes están bien. Es por esto que debe  recargarse: no porque sus componentes estén en mal estado, sino para asegurarse de que esté lleno del polvo y que no haya perdido nitrógeno ni presión.

Por ley y seguridad, el extintor debe ser recargado cada año, operación simple y fácil de hacer que no requiere mucho tiempo pero sí de los materiales adecuados que solo se consiguen en centros especializados.


¿POR QUÉ SE INCENDIA UN CARRO?
Para aprender a usar un extintor, es vital entender cuándo y por qué puede surgir fuego alrededor o dentro del carro.

El fuego es el producto de la suma de tres factores esenciales: el oxígeno, un elemento de combustión (telas, plásticos, cauchos o líquidos inflamables) y el calor. Estos elementos hacen que un automóvil se incendie fácilmente pues y, aunque cuenta con varios sistemas de seguridad que protegen los cableados eléctricos o que interrumpen las fuentes de corriente, también incorpora uno de los elementos más inflamables existentes: la gasolina.

Los expertos explican que "si el problema se ocasiona por un cortocircuito, es posible que no se propague tan fácilmente, pues consume inicialmente los cables. Pero si el calor es tal que se traslada a otras piezas del carro, como asientos, plásticos, mangueras, llantas, pintura y demás, es posible que se derritan los conductos de gasolina y esta empiece a chorrear alimentando el fuego".

CUIDADOS AL COMPRAR O RECARGAR UN EXTINTOR
Lo barato sale caro, y la compra del extintor no es la excepción. Adquirir uno barato, comprado en la calle, solo por evita problemas con la policía, pero no es lo recomendable.

Lo  importante del extintor está por dentro. Estos pueden pesar y el reloj marcar 'lleno' pero si no está seguro de qué lo están llenando es mejor que no lo compre y se busque uno plenamente certificado.

Su tamaño debe ser el indicado por la autoridad o en el manual del carro, pues estos se basan en estudios que pueden asegurar que ese tamaño es suficiente de acuerdo con el tamaño del carro. Pero no lo compre solo pensando en que le quepa en el maletín de herramientas del carro, pues no debe estar ahí y puede ser muy pequeño.


ÚSELO ADECUADAMENTE
*Manténgalo siempre cargado y a la mano.
*Quite el sello girando la llave, con cuidado.
*Lo más cerca que pueda del fuego, dispárelo muy abajo sobre las llamas, inclinándolo 45 grados sobre la base del fuego, haciendo un barrido horizontal. No dispare el polvo muy arriba de las llamas, pues no será efectivo.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.