A falta de una legislación, siguen confusiones entre motociclistas y agentes de tránsito

Es un tema nada claro que desembocaba en comparendos e inmovilizaciones infundadas.

Redacción Motor

05:41 a.m. 17 de octubre del 2014

El pasado 11 de febrero el senador Manuel Virgüez envió a la entonces Ministra de Transporte, Cecilia Álvarez-Correa, un derecho de petición donde pedía se especificara la normatividad vigente respecto a las modificaciones de motocicletas.

Los temas más específicos sobre los cuáles se pedía claridad hacían referencia a modificaciones de luces y sistema de escape, las más comunes por las que se ven afectados los usuarios de estos vehículos.

En respuesta a estos puntos, el Ministerio de Transporte comienza aclarando que “las modificaciones de la motocicleta serán posibles en la medida que no se afecten sus características propias, las dimensiones y pesos dados por el fabricante original y se mantengan las características de seguridad e identidad iniciales de la misma”.

Igualmente, también se especifica que “el uso de sirenas, luces intermitentes o de alta intensidad y aparatos similares está reservado a los vehículos de bomberos, ambulancias, recolectores de basura, socorro, emergencia, fuerzas militares, policía y autoridades de tránsito y transporte”, por lo cual su uso en vehículos particulares está prohibido.

Pasando a los temas específicos mencionados, la respuesta trae a colación la Norma Técnica Colombiana (NTC) 5375 de 2010, aquella que regula la Revisión técnico-mecánica y de emisiones contaminantes en vehículos automotores, aunque en el texto del Ministerio erróneamente mencionan la 3575 que trata sobre “Especificaciones Técnicas para la Generación de Información Análoga y Digital”.

La razón detrás de esto es que en el momento en que un agente de tránsito detiene a un presunto infractor motociclista, ya sea por considerar luces demasiado brillantes o un sistema de escape muy ruidoso, además de emitir el comparendo debe entregarle también una citación para presentar la moto en un CDA donde se establecerá si está infringiendo o no la norma, pues no es algo que a simple vista se pueda determinar.

En base al resultado, cuya copia original debe ser remitida a la autoridad de tránsito, se establece si la persona debe pagar el comparendo o si queda absuelto; en el caso que el sistema de escape produzca un nivel de ruido mayor a los niveles máximos permitidos (80 dB), la moto deberá ser inmovilizada.

Sin embargo, al indagar con uno de los Centros de Diagnóstico Automotor más reconocidos de la capital, dicen no conocer algún caso en que un agente de tránsito remita una motocicleta a dicho análisis, casi siempre inmovilizándolas al momento de detenerlas en la calle. Es decir, es más que evidente la falta de una regulación al respecto.

Pero es allí donde reside la raíz del problema, pues el Ministerio de Transporte no cuenta con una ley que regule las modificaciones permisibles para motos y considerándolo un tema de seguridad vial nacional, dice que comenzará a hacer parte de las responsabilidades de la Agencia Nacional de Seguridad Vial a partir del próximo año, aunque no se dan fechas aproximadas.

Así, por el momento parece que los motociclistas estarán sujetos al criterio del agente de tránsito de turno, quien muchas veces usará el desconocimiento a su favor para inmovilizar las motos sin mayor explicación. Por su parte, la mejor defensa con la que por ahora cuenta el usuario es exigir la mencionada citación para hacer el respectivo análisis en un CDA.

Agencia Nacional de Seguridad Vial

Mediante la ley 1702 del 27 de diciembre de 2013, se creó la Agencia Nacional de Seguridad Vial, que con el propósito de reducir los índices de accidentalidad vial cumpliría con funciones de planificación, regulación, información, control, campañas, infraestructura, entre otros.

Por tal razón, al considerar las modificaciones en motocicletas como un tema de seguridad vial, se estableció que desde el próximo año este ente será el que regule los cambios que pueden o no hacerse a estos vehículos. El problema es que esta agencia solo existe en el papel y no se sabe a ciencia cierta cuándo empezará a ejercer sus funciones.

Sobre las llantas

A falta de una ley que regule su estado, Mintransportedice que se debe acudir “al artículo 49 del Decreto 1344 de 1970, en virtud del cual ‘las llantas deberán contar con un grabado de por lo menos 2 milímetros de profundidad’”. Es decir que si esta medida es inferior, el agente de tránsito está autorizado a emitir el respectivo comparendo.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.