Las farolas viejas se pueden recuperar

La luz solar, la tierra, el barro y el tiempo, son los peores enemigos de las estos accesorios, pero se pueden recuperar mediante procesos especializados.

Redacción Motor

09:06 p.m. 26 de agosto del 2011

En la actualidad, la industria automotriz utiliza cada vez más materiales reciclables, de menor peso y más seguros, para que estos no se conviertan en un elemento que cause algún tipo de lesión, en caso de accidente.

La utilización de plásticos y fibras es la norma de hoy en día en la fabricación de un auto. Las farolas no son la excepción, y en la actualidad se dejó de usar el vidrio para ser reemplazado por materiales en policarbonato (plásticos).

Si bien tiene a favor que es un material liviano, más económico y reciclable en algunos casos, tienen en contra el deterioro que sufre con el paso del tiempo debido a factores externos como la tierra, el barro con lo que pierden transparencia al rayarse, mientras que la luz solar los amarilla, debido a que no tienen protección ultravioleta.

Pero hay solución: cuando las farolas se opacan, 'amarillan' y sufren rayaduras, no hay necesidad de comprarlas nuevas. Existen procesos, con productos especializados, para su recuperación, pues es de suma importancia que estén en buen estado y cumplan con su función de iluminar adecuadamente el camino.

En cuanto a costos, estos se ubican alrededor de los 50 mil pesos para automóviles y 80 para camionetas, inversión que evita tener que comprar una unidad nueva, la cual supera los 600 mil pesos.

Así se recuperan
No hay necesidad de desmontar la farola del vehículo, ni mucho menos retirar el plástico de la unidad. El proceso es simple y rápido, mediante la utilización de productos y lijas de diferentes grosores de acuerdo al nivel de deterioro del plástico.

1. Se desbasta en seco la superficie para alisarla mediante la utilización de lijas de diferente grano.
2. Con agua, se hace un nuevo lijado para devolverle el brillo y la transparencia.
3. Se le da acabado final, dejando las farolas prácticamente nuevas.

De acuerdo con técnicos especializados de 3M, este proceso se puede realizar una vez por año, entre 8 a 10 oportunidades, sin debilitar el plástico, aunque también depende del tipo y calidad del polímero de de farola.

Para tener en cuenta...
La utilización de bombillos de intensidad superior a los originales produce daños mayores, no recuperables, debido a que el plástico no tiene las tolerancias al calor que emite.

Las unidades ópticas son cada vez son más sofisticadas, tanto en funciones como en tamaño y diseño.

Se debe tener en cuenta que los concesionarios venden la unidad completa y no tan solo la cubierta plástica.

Las compañías de seguros no están dispuestas a pagar un reemplazo de farolas por daños como decoloración y rayaduras.

En la actualidad, y mediante este proceso, se restauran también las ventanas en policarbonato de aviones, helicópteros y ciertos modelos de buses.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.