Ferrari 430 Scuderia: hijo natural de la F1

Este bólido con motor de 4,3 litros y 510 HP fue presentado en el Salón de Frankfurt 2007 por Michael Schumacher, en reemplazo del F430 y el 360 Modena.

Redacción Motor

05:00 a.m. 26 de noviembre del 2010

Definido como una berlinetta biplaza, el Ferrari 430 Scuderia llegó  en el 2007 al público mundial luciendo un aspecto más agresivo que el de sus hermanos, gracias a las enormes tomas de aire y la parrilla hecha de carbono.

En este bólido, la casa de Maranello volcó toda la experiencia adquirida en el Campeonato Mundial de Fórmula 1 y dio como resultado un auto más rápido que el F430 original: gracias a su motor V8 de 4,3 litros y 510 caballos de potencia a 8.500 rpm, acelera de 0 a 100 kph en tan solo 3,6 segundos (cuatro milésimoa menos que su antecesor) y llega a una velocidad tope de 320 kph.

Esta nueva eficiencia fue posible gracias al trabajo aerodinámico de su carrocería y el endurecimiento de la suspensión, además de la tecnología de avanzada, que incluye una unidad de control con capacidad de monitorear las corrientes de iones generadas dentro de de la cámara de combustión y entre los electrodos de las bujías para encendido más rápido y eficiente.

La electrónica es también un fuerte del Ferrari 430 Scuderia, pues fue aplicada a la caja Superfast 2 que redujo el tiempo de cambio de marcha a tan solo 60 milisegundos, sistema llamado E-Diff, el cual fue utilizado con éxito en la F1.

Por su parte, los discos de freno, de material compuesto cerámica-carbono y de medidas más grandes, aseguran un poder de detención sin igual, aún a máxima velocidad.

Reclame el Ferrari 430 Scuderia este miércoles primero de diciembre, recortando el cupón que aparecerá en EL TIEMPO, más 12.900 pesos, en almacenes de cadena, centros de venta de EL TIEMPO o con su voceador de confianza.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.