Algunos de los 'fierros' de los papas. Lujosos y a prueba de balas

El papamóvil es el sucesor de la sedia gestatoria, silla en la que el Pontífice era cargado; ahora, el vehículo tiene como finalidad que el papa sea más visible durante sus desplazamientos públicos.

Redacción Motor

04:26 p.m. 13 de junio del 2014

Los diferentes modelos y diseños permiten que viaje sentado o de pie, con techo descubierto o vidrios protectores a prueba de balas. Así, la Ciudad del Vaticano selecciona el papamóvil adecuado, dependiendo del nivel de seguridad, la distancia y la velocidad.

Fotografías de algunos de los autos papales

Los más lujosos

En los años pre y posguerra se interrumpió el surtido de vehículos a la Ciudad del Vaticano y fue hasta comienzos de los años 60 cuando Mercedes-Benz proporcionó un 300d (Adenauer) al papa Juan XXIII, cuyas modificaciones incluían un mayor espacio interior, aire acondicionado, techo removible en la parte posterior y puertas con el escudo papal.

Más tarde, Paulo VI recibió otro Mercedes-Benz, un 600 Pullman-Landaulet.

Benedicto XVI utilizó con frecuencia un Mercedes-Benz Clase M en sus viajes al extranjero, con ventanales de plexiglás a prueba de balas y un sistema que suministraba su propio oxígeno.

A prueba de balas

En 1981, a bordo de un Fiat Campagnola utilizado para el tránsito dentro de la Ciudad del Vaticano, Juan Pablo II sufrió un atentado, así que se decidió equipar un nuevo vehículo con vidrios a prueba de balas. Desde ese momento se le empieza a llamar ‘papamóvil’.

En la visita a Estados Unidos de septiembre de 1987, un par de papamóviles Mercedes-Benz 230 G viajaron hasta Washington. Modificados por el servicio secreto, permitían el acceso al compartimento papal desde la cabina del conductor.

El que estuvo en Bogotá

Ford Motor Company hizo un Lehmann- Peterson 1964 personalizado para la visita de Pablo VI a Nueva York en 1965. El auto fue reutilizado por el Sumo Pontífice en Bogotá, en 1970.

Camiones papales

Juan Pablo II, el ‘papa viajero’, usó un pequeño camión acondicionado, proveniente de la marca polaca FSC Star, en la primera visita a su natal Polonia. En 1979, otro camión, esta vez un Ford Serie D, lo movilizó en Irlanda y en 1982, durante la visita a Gran Bretaña, Leyland Motors le suministró un papamóvil camión, subastado tiempo después en 70.500 dólares.

El gusto por los camiones se evidenció de nuevo durante la visita del papa a Canadá, en 1984, cuando la firma Thibault Fire Engines Company modificó un GMC Sierra, que fue reutilizado en una visita a Cuba, en 1998.

Las placas vaticanas

Cabe recordar que todas las placas de los vehículos oficiales del Estado Vaticano comienzan con las letras SCV (del latín, ‘Status Civitatis Vaticanae’), seguidas del número del vehículo.

El Panda español

En España se utilizó un Seat Panda, totalmente descubierto y con una barra asidera que le permitía al papa saludar a la multitud mientras el carro rodaba.

Término ‘indigno’

En general, son varios los vehículos que han sido utilizados como papamóvil dentro y fuera del Vaticano, aunque –curiosamente– en el 2002, el mismo Juan Pablo II pidió a los medios de comunicación dejar de usar el término papamóvil al referirse al auto, por considerarlo ‘indigno’.

Llega la austeridad

El reinado del papa Francisco se ha caracterizado por la austeridad y sencillez, aunque conserva el papamóvil Mercedes por razones de seguridad y viajes al extranjero. Dentro de la Ciudad del Vaticano, Francisco utiliza un Ford Focus y el año pasado el sacerdote italiano Renzo Zocca le envió como regalo un Renault 4.

Pio XI manejó de primero

El primer carro papal lo tuvo Pio XI, en 1929, una berlina 525 obsequiada por los trabajadores de Fiat, y un año después Mercedes-Benz le entregó un Nürburg 460 tipo limusina con carrocería e interior modificados por Pullman.

El papamóvil desarmable

En 1983, el papa estrenó un Mercedes-Benz 230 G ‘Geländewagen’ modificado para su viaje a Alemania. La cúpula del vehículo era desarmable, lo que facilitaba su trasladado en avión hacia cualquier destino.

Fotografías de algunos de los autos papales

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.