Finaliza el año y algunos anuncios hechos en el país terminaron solo en buenas intenciones

Temas como la autorización de peajes urbanos o que el Gobierno no le metió mano al obsoleto Código de Tránsito ni respalda el estatuto del motociclista, son algunos de estos.

Redacción Motor

04:59 p.m. 20 de diciembre del 2013

Termina otro año sin que el Gobierno le meta mano al obsoleto Código de Tránsito. Habrá peajes urbanos.

“Quedó en punta”. Eso dijo el ministro de Minas y Energía, Amilkar Acosta, en respuesta a la suerte del proyecto que pretendía modificar la estructura de los precios de los combustibles y, por consiguiente, una rebaja al precio del galón de gasolina.

Ese no fue el único proyecto que quedó en ‘punta’. Muchos no pasaron de titulares de prensa, como el cambio ‘gratis’ de la licencia de conducción que, al final, todos pagaremos.

Otros proyectos que en teoría traerían beneficios a los automovilistas fueron ‘engavetados’. Al final, el Congreso dio vía libre a la creación de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, de la que se espera no sea otro fortín burocrático; la ley que endureció las sanciones para conductores ebrios; y cerrando el año, un decreto expedido por el Ministerio de Transporte para la instalación de peajes urbanos.

Otros proyectos durmieron el sueño de los justos. La reforma al Código de Tránsito (CNT) necesaria para poner al día el obsoleto código actual e implementar, entre otros, elementos de seguridad para los conductores, pasó su tercer año sin pena ni gloria en el Congreso.

En una entrevista en febrero de este año, el viceministro de Transporte, Nicolás Estupiñán, le dijo a esta sección que esa reforma sería uno de sus principales objetivos. Y aunque dicha reforma no deja de ser otro remiendo al CNT, Estupiñán dijo estar dispuesto a hacerle ajustes.

Nada de eso pasó y eso que el gobierno la definió como “una reforma integral enfocada en la seguridad vial y en la que se aspira a subsanar las incongruencias y errores del actual código”. Por falta de trámite siguen en el limbo normas como la que impone la obligación de que todos los vehículos que se importen, ensamblen o comercialicen en el país incluyan mínimo sistema de frenos ABS y dos airbag.

‘Colgados de la brocha’ también quedaron la licencia de conducción por puntos, normas más exigentes para los motociclistas, y la reglamentación de la ley que les permite a los dueños de vehículos obsoletos deshacerse de estos con unos beneficios para facilitar su ‘chatarrización’.

Al terminar el 2013, el balance es bastante pobre. El Gobierno sigue en deuda con los automovilistas, quienes además remataron el año con una noticia peor: las carreteras colombianas se rajaron en seguridad vial.

 

Gobierno no respalda estatuto del motociclista

El Ministerio de Transporte se opuso al proyecto de ley 037, más conocido como ‘Estatuto del Motociclista’, promovido por el movimiento Mira, que pretendía, entre otros aspectos, reducir la tarifa del Soat para las motos de menos de 250 cm3 y vincular el mototaxismo a los sistemas de transporte masivo.

El Ministerio, en un documento conocido por EL TIEMPO, expresa que a pesar del contenido señalado en el título del proyecto que busca “definir lineamientos para el uso de las motocicletas”, se observa que no hay unidad de materia. “Toca varios temas que no son relacionados con la actividad del uso de la moto”. Tras el análisis del proyecto, el Ministerio encontró que varios artículos son inconvenientes o no está en manos del

Congreso aprobarlos. En el caso del mototaxismo, el Ministerio califica como “grave” la intención del proyecto de ley. “Tal propuesta significaría acabar con las modalidades existentes, intermunicipal, urbano, individual, mixto y especial. Es legalizar la actividad que hoy denominan mototaxismo, que está impactando todas las modalidades de transporte público. Finalmente, sería ofrecer a los ciudadanos una movilización en el tipo de vehículo que hoy presenta mayor siniestralidad incremental, y que ya reporta el 44 por ciento de los fallecidos por esa causa en el país”.

Sobre el otro tema grueso, el de eliminar el Soat para las motos de menos de 250 cm3, el Mintransporte dice que el proyecto “desconoce que el valor de la contribución al Fondo de Solidaridad y Garantía, Fosyga, cuenta con normas especiales y la estructuración de costos del citado seguro no son materia que se pueda regular con la modificación del Código Nacional de Tránsito”. Y agrega que “la mayoría de motos en el país tienen un cilindraje inferior a 250 cm3. “Estaríamos hablando de una exención a la responsabilidad de los que más causan accidentes, más del 40 por ciento de las fatalidades”.

En otros artículos, como el que prohíbe implementar restricciones de circulación a las motos en época electoral, el Ministerio asegura: “Es un tema de orden público y seguridad que no debe ser regulado en un proyecto de ley de esta naturaleza, pues es inherente a las decisiones y facultades que tienen otras autoridades como son las responsables de la seguridad y el orden público en nuestro país”.

 

Autorizan peajes urbanos

A través del decreto 2883, el Ministerio de Transporte autorizó a las ciudades con más de 300.000 habitantes a establecer peajes por uso de áreas de alta congestión, contaminación o de infraestructura construida o mejorada para evitar trancones en las zonas de mayor circulación de tráfico vehicular.

El decreto establece que no se podrá tener sino un peaje por vía y además fija los criterios para que las autoridades locales puedan determinar las áreas en las que se podrán instalar estos filtros.

Entre las ciudades que podrían aplicar la medida estarían, según el censo del Dane, Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena, Cúcuta, Bucaramanga, Ibagué, Pereira, Santa Marta, Soacha, Pasto, Villavicencio, Manizales y Montería, entre otras.

Para evitar que estos peajes se conviertan en un impuesto más, antes de definir las zonas con peaje los alcaldes deberán presentar un plan de acción que contenga un estudio de viabilidad económica y social, indicando expresamente los costos y beneficios de la iniciativa a impulsar y su conveniencia.

Los estudios técnicos presentados servirán de base para la definición del valor de las tasas por uso. La norma es clara en que no se podrá tener más de un peaje en una misma avenida.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.