Financieras serán clave en el Salón del Automóvil de Bogotá

Con atractivas tasas de interés y plazos hasta de 72 meses, bancos y financieras jugarán un gran papel en Corferias.

Redacción Motor

05:37 a.m. 07 de noviembre del 2014

Andrés Baraya Rubiano
Redactor de EL TIEMPO

La realización del Salón del Automóvil que se iniciará en 11 días no solo convierte a Corferias en la vitrina de vehículos más grande del país, con múltiples ofertas y modelos, sino también en el sitio ideal para las entidades financieras y bancos, las cuales mostrarán todo su universo de opciones crediticias para adquirir vehículo.

De acuerdo con Fenalco, más del 70 por ciento de las compras de vehículos (nuevos o usados), se hacen gracias a los diversos planes de financiación que ofrecen dichas entidades.

Ante ese mundo de posibilidades, hay que tener en cuenta varias consideraciones. Si bien el mercado ofrece múltiples tasas de financiación, no todos los compradores pueden acceder a las más bajas, pues el estudio de crédito es el que determina quién cumple con los requisitos mínimos (cada entidad tiene sus propias políticas) para su aprobación.

Otro factor a tener en cuenta es la cuota inicial. Mientras más anticipo pueda reunir el comprador es mejor, pues de esta manera se reduce el monto a financiar, lo cual significa pagar menos intereses. Adicionalmente está el plazo que se requiera para el saldo, que en Colombia suele ser entre 36 y 48 meses.

Por ello vale la pena resaltar que cuando se ofrecen carros ‘sin cuota inicial’ el plazo a pagar se extiende y se termina cancelando aún más por el dinero solicitado debido a los intereses que aplica la entidad. Esos préstamos son el gran negocio de los bancos, pues su actividad esencial es vender plata y el automóvil, valga la coincidencia, es el gran vehículo para hacerlo.

Así funcionan

En la actualidad se ofrecen en el mercado varios planes que financian hasta el 100 por ciento del valor comercial de algunos vehículos nuevos, con plazos de seis a 72 meses, tasas de interés por debajo de la tradicional (1.05 por ciento) e incluso algunos con ‘cero’ por ciento de interés.

Por todo esto y aunque suene muy atractivo, en la práctica el número de cuotas, sumado a los intereses, incrementan el precio nominal del automóvil, a lo cual hay que agregarle la depreciación misma que va a tener en ese mismo lapso de tiempo.

En todos los casos, al final de un crédito largo, el auto ha tenido una enorme caída de precio y el usuario del crédito ha comprado su dinero por un valor muy alto.

Con la ayuda Occiauto, (a través de su página web) solicitamos un crédito por 30 millones de pesos a 36 meses, sin cuota inicial. El resultado es que se debe cancelar cuotas mensuales de 1’005.048 pesos, lo cual significa que al final de la obligación, usted ha pagado 6’181.728 pesos en solo intereses, sin sumar costos adicionales. (Ver ‘Ojo con las arandelas de los créditos de vehículos’)

Esa plata adicional que ya se pagó, se suma a la inevitable depreciación que ha tenido el vehículo, entre 6 a 7 millones del valor de compra inicial. Estos dos costos son imposibles de recuperar en la reventa.

Claramente el vehículo es hoy un elemento de consumo y no tiene connotación patrimonial. De acuerdo con diversos concesionarios consultados, todos coinciden que en promedio un carro pierde entre un 15 y hasta un 25 por ciento de su valor, más un seis por ciento anual, dependiendo de la marca y tipo de vehículo con tan solo salir de la vitrina.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.