Un garaje de ensueño en el Four Points by Sheraton

Un cubo con cuatro carros en la fachada de un hotel en Bogotá es la punta de un iceberg que bajo la superficie esconde un escenario único.

Redacción Motor

08:11 p.m. 27 de marzo del 2015

Tras la apertura del hotel en la esquina de la carrera 18 con calle 93A, en Bogotá, uno de los constructores e inversionistas del proyecto tuvo la iniciativa de crear un atractivo sin igual.

En un espacio abierto junto a la entrada al hotel y la esquina de la calle, erigió un gran cubo de vidrio con capacidad para ubicar adentro cuatro vehículos en dos pisos.

Pero esto es apenas el abrebocas, pues bajo la superficie, en uno de los pisos de parqueadero del hotel, se entra a un escenario que gracias a su decoración parece hacernos viajar en el tiempo.

Estamos en la sede de Cars and Arts, un amplio espacio compuesto por dos salones que combinados pueden acoger entre 300 y 400 personas para diferentes tipos de eventos cuyos organizadores busquen una temática y un ambiente realmente único.

Para nuestra visita exclusiva no pudimos pedir mejores anfitriones. Siete vehículos clásicos, dos modernos y una moto componen este escenario en el que no repararíamos permanecer por horas y horas. Además, detrás de este telón se esconde una buena causa, pues los fondos recogidos en los eventos que se realicen allí van para la fundación Cars & Arts para personas desplazadas.

Estos son algunos de los anfitriones que en días pasados nos dieron la bienvenida a este espacio.

Ford Thunderbird 1957
Lanzado a finales de 1954 (como año-modelo 1955) en respuesta al Corvette, el Ford Thunderbird exhibía una larga carrocería convertible, un interior para dos pasajeros y un enfoque de vehículo de lujo. Para 1957, último año de la primera generación, recibió varios retoques estéticos en la defensa delantera, aletas más grandes, el repuesto se puso sobre la compuerta trasera y el motor base pasó a ser un V8 de 5.1 litros con
245 caballos de potencia.

Las ‘Baquet’ argentinas
Replicando lo que fueron algunos vehículos de competición de principios del siglo pasado, estas creaciones del país
gaucho rinden homenaje a esa época con la fabricación de estos autos.
En este caso nos encontramos con la reinterpretación de un Marmon de 1928 y un Hudson de 1932, ambos con motor de ocho cilindros en línea y toda la presencia que se podría esperar de autos de este tipo.

Ford Mustang 1966
La ininterrumpida y rica historia del Mustang se remonta hasta finales de 1964, dando inicio a uno de los vehículos más emblemáticos. Desde motorizaciones y versiones económicas hasta devoradores de cuarto de milla, el Mustang ha ganado una gran reputación a nivel mundial. El modelo que aquí tenemos es un convertible de 1966 con motor V8 de 289 pulgadas cúbicas.

Aston Martin V8 Vantage 2008
Alojado en el llamado Salón Nueva York descansa uno de los carros más modernos de Cars & Arts.
Se trata de un Aston Martin V8 Vantage modelo 2008, lo que quiere decir que para moverse hace uso de un motor de 4.735 cm3 con 420 caballos de potencia, acompañado en este caso por una transmisión manual de seis velocidades.
A pesar de ser llamado el “Baby Aston”, no hay nada pequeño respecto a su apariencia o a sus capacidades, más aún cuando se tiene en cuenta que se ofrece también con un motor V12 hasta con 573 caballos de potencia.

Porsche 911 Targa 1996, 2008
Cuando a finales de los años 60 la NHTSA en Estados Unidos pensó en prohibir los modelos convertibles en ese país, Porsche puso sobre la mesa los dibujos del 911 para buscar una solución. La respuesta fue el modelo Targa, donde la parte trasera del techo se mantenía fija y la sección sobre la cabina se podía remover. En generaciones como la 993 y 997 de los modelos que tenemos acá, los Targa pasaron a tener lo que más bien podría definirse como un gran techo corredizo, aunque en la carrocería actual se volvió a las raíces.

Triumph TR6 1973
Fiel exponente del deportivo inglés de pequeñas dimensiones, dos puestos y carrocería convertible, el Triumph TR6 estuvo en producción desde 1968 y hasta 1976. La unidad que duerme en Cars & Arts corresponde a un modelo 57 y equipa un motor de seis cilindros que, al estar dirigido al mercado estadounidense, cuenta con carburador y una potencia de 104 caballos. En otros mercados, la versión con inyección Lucas llegaba a los 125 caballos.

Corvette Sting Ray
En 1963, la presentación de la segunda generación del Corvette (C2) introdujo el nombre Sting Ray y la carrocería cupé. El radical y revolucionario diseño de este modelo lo han convertido en uno de los Corvette más emblemáticos. El que tenemos en frente es un modelo convertible del año 1963, con un hermoso interior rojo, y que bajo su largo capó esconde un motor V8 de 360 caballos de potencia.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.