Garantías en carros nuevos: manténgase en la línea del concesionario

Así le aseguren lo contrario, ningún vehículo sale de fábrica con 'ruidos normales' o 'fallas típicas'. Todo daño durante los primeros kilómetros es culpa del carro.

Redacción Motor

05:00 a.m. 22 de octubre del 2010

Manuel Antonio Orduz
Redactor de EL TIEMPO

Por costoso que resulte, es obligatorio seguir los parámetros del manual y de la vitrina en donde se adquiere el vehículo nuevo. Es el primer peaje que toca pagar para asegurar la garantía del fabricante y es muy importante también evitar el 'carameleo' de los talleres autorizados en caso de que tenga fallas.

Un carro nuevo no tiene por qué ser fuente de problemas y si sale con daños injustificados durante los primeros kilómetros es por culpa exclusiva de su mecánica, sistemas, materiales o fabricación, pues en materia de calidad y presencia de marca, los fabricantes son muy cuidadosos.

Lo anterior significa que las casas matrices son las que deciden qué tan amplia debe ser la garantía de acuerdo con la confianza que les tengan a sus productos y desde el punto de vista del usuario, en caso de que su carro tenga problemas, lo mejor es que se den lo antes posible para evitar discusiones con el concesionario por supuestos malos manejos y otras evasivas corrientes y lograr que esa póliza se atienda de inmediato, sin dilaciones.

Pero, ojo: no necesariamente todas las garantías son plenas. Por eso la primera recomendación es mirar con lupa las condiciones que ofrecen antes de firmar el pedido del carro y sopesarlas con el uso que se le va a dar al vehículo. No tiene sentido, por ejemplo, comprar un carro que no tenga cubierta la suspensión, si la intención es usarlo para ir a la finca.

Otro tema a mirar con lupa es la garantía extendida en tiempo y kilometraje que ofrecen las marcas, pues aunque forma parte de los 'adicionales' que tienen para competir en la oferta del mercado, no necesariamente implica que sostengan en el tiempo las mismas condiciones de la póliza inicial.

En este punto es importante decir que si se arriesgan a cubrir 12 meses más es también porque los tres años de ayer son cuatro de hoy (el cálculo de 20 mil kilómetros anuales de uso pasó a ser de 14 mil), especialmente en Bogotá, en donde el vehículo se utiliza mucho menos, así pague cada vez más impuestos y se le obligue a una revisión técnico-mecánica anual que no necesita.

Lo que no debe alterar

Llantas y rines. Traen sus especificaciones exactas en el manual, que al alterarlas en ancho, alto y peso les dan más trabajo a los rodamientos y los desgastan con mucha mayor rapidez, además de dañar tijeras y amortiguadores.

Frenos. Si, dentro de la garantía, no se le instalan las pastillas originales, los concesionarios no responden por ellos, pero si la vitrina le instala ese repuesto de regular calidad y empiezan a chillar o desgastarse por fuera de parámetros, el usuario tiene 'derecho al pataleo'. 

Alarmas y radios. Son considerados accesorios 'innecesarios', pues no inciden para nada en el funcionamiento del carro pero si quedan mal instalados, pueden alterar su electrónica. Los concesionarios suelen tener sus propios instaladores y son ellos quienes deciden si aceptan o no dentro de la garantía nuevos equipos de seguridad o de sonido.

Aceites y filtros. Es en donde más pueden 'meterles mano' a los clientes, pues muchas veces los talleres tienen compromisos comerciales con marcas específicas que no necesariamente son las más baratas. Los filtros deben ser los originales, instalados en los talleres autorizados por la marca y ajustados al manual del carro. Este peaje es 'duro' y se puede prestar para abusos por parte del taller que coloca aceites de especificaciones innecesarias y de un precio mucho más elevado.

Gasolina. Si un motor presenta problemas de ajuste o sincronización, NO es problema de la gasolina, es problema del motor. Si fuera así, no se explicaría por qué los demás carros del mismo modelo andan bien. Salvo casos especiales (motores turbo de alto performance), ningún otro necesita gasolina extra, menos a la altura de Bogotá. Además, los computadores de hoy 'cuadran' la chispa y la mezcla de acuerdo con la altura en donde se muevan y leen el pistoneo y se auto protegen contra daños internos.

La caja. Las nuevas unidades automáticas casi no tienen arreglo porque son muy complejas y no venden componentes sueltos para repararlas. Usualmente los concesionarios no intervienen y si lo hacen, es a través de terceros especializados.
Si el usuario 'le mete mano', la factura corre por su cuenta.

La pintura. Mínimo cinco años es lo que debe durar la pintura en excelente estado, sin importar si el vehículo duerme afuera o dentro de un garaje (en Europa, le gente deja 'botado' el carro en la calle). Lo que sí atenta contra las latas y la pintura es la sal aunque eso ya no es frecuente.

EL COMPUTADOR
Muchos componentes de los vehículos (empezando por los computadores) son fabricados y ajustados por empresas externas a los fabricantes del auto. Por eso los daños prematuros de esos dispositivos tan sofisticados se les salen de las manos a las marcas, así estén obligadas a responder por ellos. 

El computador es el corazón del vehículo moderno y puede componerse hasta de 20 unidades de mando interconectadas por 'buses' de alta velocidad que se encargan de coordinar el funcionamiento individual y colectivo de todas las partes involucradas en su desempeño.

La bomba eléctrica, los limpiaparabrisas, los vidrios eléctricos, los asientos eléctricos, el aire acondicionado, las luces, al alarma, el bloqueo central, el radio y la caja 'secuencial', por nombrar algunos dispositivos, tienen cada uno su motor de mando, a su vez son gobernado por el computador central.

Si hay un daño severo, existe la posibilidad de conectarse en línea con la fábrica, que tiene todos los datos de ese motor específico y lo 'arreglan' desde allá. Rara vez sucede que el computador 'saque la mano', pues de ser así, el vehículo se anularía por completo.

¿CUÁNDO SE PIERDE LA GARANTÍA?
El Decreto 3466 de 1982 o Estatuto del Consumidor establece unos eventos en los cuales el productor no está obligado a responder por la garantía.

*Cuando el consumidor da un uso indebido al producto.
*Cuando realiza modificaciones no adecuadas de las condiciones y calidades originales de un vehículo, desatendiendo las recomendaciones del fabricante.
*Cuando la falla que reporta es consecuencia de la intervención de un tercero no autorizado.
*Cuando la falla es la consecuencia de no acudir a las revisiones programadas, o por el uso de repuestos no originales que puedan causar un daño a otro repuesto, parte, accesorio o sistema del vehículo.

ANTES DE FIRMAR...EL PEDIDO

1. Infórmese sobre las características, especificaciones y precio del carro, los servicios ofrecidos y las condiciones de contratación.
2. Pregunte sobre el servicio técnico y sus condiciones.
3. Conozca el impacto que tiene sobre la garantía el desconocimiento de las recomendaciones del productor.
4. Cerciórese de que la vitrina y el taller que le ofrecen el vehículo estén dentro del comercio legalmente establecido.
5. Conozca la forma adecuada de reclamar la garantía.
6. Pregunte sobre las intervenciones necesarias para que le vehículo quede en adecuadas condiciones de funcionamiento, dentro de los tiempos establecidos.
7. Exija repuestos originales.

Recuerde que si permite que avancen los procesos de facturación y matrícula, cuando le entreguen el carro la operación no  tiene reverso por lo cual debe pedir todos los términos de la garantía por escrito antes de iniciar el proceso de la compra y de firmar el pedido.

Fuente: Guía del consumidor de vehículos automotores (Superintendencia de Industria y Comercio, Andi y Fenalco)

ESCOJA CON INTELIGENCIA
Servicio, calidad y buena retoma son mínimos indispensables para no arrepentirse con el tiempo. Sin embargo, el mejor carro es el que a uno más la gusta, así que respóndase estas preguntas antes de embarcarse.

¿Qué marca y tipo de vehículo quiere realmente?
¿Para qué quiere el vehículo (trabajo, recreación, paseo, familia...)?
¿Puede pagar el préstamo?
¿Tiene con qué asumir los costos de mantenimiento, incluidos Soat, impuestos, revisión técnico-mecánica y seguro?
¿El color y el equipamiento que le ofrecen le satisfacen plenamente?
¿Es realmente cómodo y seguro para usted y su familia?

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.