El glosario y ‘abecé’ de los motores recalentados

Estas son las partes y componentes del motor que intervienen en el sistema de refrigeración y que pueden llevar a recalentamiento si “sacan la mano”.

Por Redacción Motor

02:00 p.m. 18 de enero del 2019
‘Abecé’ de los motores recalentados

‘Abecé’ de los motores recalentados

*Aceite: Todas las partes del motor a las cuales no llega el agua, por ejemplo cigüeñal, casquetes, bielas y los mismos pistones, eje de levas, impulsadores, válvulas y muchas otras, se refrigeran con el aceite del motor. Su nivel y presión correctos son esenciales.

*Agua: Elemento que, en el caso del motor, transporta el calor hacia el radiador.

*Aire: Elemento que al pasar los radiadores remueve el calor o en contacto con aletas de las partes metálicas en los motores que se enfrían solo por este medio.

*Aire acondicionado: No hace parte de la refrigeración pero sí puede influir porque hay un condensador donde se produce alto calor y va enfrente del radiador de agua. Apague el aire acondicionado si hay recalentamiento porque así evita que al radiador llegue el aire ya precalentado al paso por este aparato.

*Bomba de agua: Mueve el agua a través de los radiadores y el bloque de cilindros. Usualmente es accionada desde el cigüeñal por una correa y genera velocidad y presión del líquido alrededor de 14 lb constantes.

*Bombillo testigo: Un sensor en el motor cierra un circuito cuando internamente hacen contactos dos partes que se dilatan por el calor del agua y enciende un bombillo. Suele ser una alerta tardía y a veces terminal.

*Calefacción: Hay dentro de la cabina un pequeño radiador adicional al cual le llega agua caliente del motor cuando se pone la llave en rojo o en alta temperatura. Es un buen recurso si hay subida de temperatura porque circula más agua.

*Culata ‘pandeada’
: Cuando hay mucho calor, la culata se suele torcer por la dilatación irregular y pierde su sello con el bloque, caso en el cual hay que cepillarla si el material lo permite.

*Empaque de culata: Es una junta muy especial que sella la culata, que es la tapa de los cilindros donde van las cámaras de combustión, los ejes de levas, las bujías y las válvulas con el bloque de cilindros. Controla el paso de agua por sus conductos, del aceite al cárter y la presión de la mezcla aire-gasolina. Cuando hay mucho calor, pierde propiedades y se “quema” permitiendo fugas, el revuelto de todos esos elementos y, de inmediato, la parada del motor.

*Fundida de motor: Si las temperaturas de las piezas internas pasan del límite, se dilatan excesivamente y se deforman por lo cual se pegan con otras partes, caso típico en los pistones que se recuestan contra los cilindros. Otras se derriten. Es diferente al caso del motor que ‘saca la mano’, que es cuando una parte interna se rompe y busca salida por el bloque de cilindros, por ejemplo, una biela loca. Ambas cosas pueden suceder al tiempo si un pistón se traba o derrite por el calor y se para el mecanismo.

*Mangueras
: elementos flexibles de un caucho especial que conectan los circuitos de circulación del agua entre el motor, la calefacción y el radiador principal.

*Nivel: El tarro de expansión tiene unas marcas de las cuales nunca debe bajar el líquido. Si este falta, el remedio no es agregar sino buscar la fuga pues la única forma de que este falte es porque se sale.

*Pistoneo: es el síntoma claro y audible de que hay exceso de temperatura interna en el motor o mala sincronización. La mezcla de gasolina con el aire se calienta mucho y se auto inflama antes de que salte la chispa de la bujía. Un choque de ondas se produce y el ruido se oye desde el exterior. Es mortal si se usa el motor en esa condición. La mezcla pobre en gasolina, “económico”, también causa este problema al igual que la chispa fuera de tiempo o el manejo del motor “colgado” (bajo de revoluciones), que es un caso más que común de mala conducción.

*Radiador: Acumulador de calor.

*Recipiente de expansión: Vaso o tarro que recoge el excedente de agua cuando hay expansión en el sistema al calentar; cuando enfría el motor, regresa. También hay como parte del sistema de alta presión para tener un punto de llenado por encima del nivel de la culata; llevan la tapa que presuriza el sistema.

*Refrigerante: Aditivo que se agrega al agua esencialmente para evitar la corrosión de las partes metálicas y sube el punto de ebullición. No corrige ni evita recalentamientos. Es de uso más que recomendado; los colores no importan y todos son compatibles.

*Tapa del radiador o del sistema: Evita la salida del agua y presuriza el sistema, con lo cual el punto de ebullición del agua supera los 100 grados y genera presión interna en la circulación con la cual el agua se “pega” a los puntos calientes para transportar el calor.

*Termómetro: Indicador del nivel de calor del refrigerante en una parte indicativa del funcionamiento. Tener en cuenta que si el agua se escapa el termómetro no muestra el problema. Es apenas un mecanismo de vigilancia.

*Termostato: Parte que cierra la circulación de agua temporalmente para permitir el rápido calentamiento del motor y luego mantiene la temperatura estable en el rango previsto, usualmente entre 85 y 95 grados. Nunca se debe remover, salvo muy temporalmente en caso de daño mientras se reemplaza.

*Ventilador: Elemento que mueve el aire fresco a través de los radiadores y transporta el calor al medio ambiente.

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.