Hágase visible en los puntos ciegos: guía para manejar con seguridad

Los ángulos muertos de los espejos limitan el campo visual de los conductores. Son críticos cuando un vehículo pequeño circula al lado de otro de gran tamaño.

Redacción Motor

05:00 a.m. 11 de junio del 2010

El diseño de los vehículos y la posición del conductor son factores determinantes a la hora de la accidentalidad pues de estos dependen, en gran medida, del grado de proporción del punto ciego o el ángulo en que no se puede ver quién está circulando cerca.

Un estudio del Centro de Experimentación y Seguridad Vial habla específicamente sobre los lugares de la cabina y la carrocería de los camiones de gran tamaño, en donde los puntos ciegos se hacen más críticos y ponen en riesgo la seguridad de los demás vehículos mientras circulan por la carretera.

Para empezar, los laterales de la cabina, especialmente el derecho, permiten una visibilidad reducida porque la puerta y el guardafango están a una altura superior a la de un automóvil o una moto cualquiera.

Cuando un camión empieza a girar, a su conductor le es casi imposible percatarse de los vehículos que circulan detrás suyo porque los puntos ciegos generados por los paneles traseros y laterales de la carrocería son más grandes de lo normal. Por eso la maniobra de cambio de carril es altamente peligrosa y genera un número significativo de accidentes.

"El capó también es un punto ciego importante -anota el estudio de Cesvi-. La tapa que cubre el compartimiento del motor es más grande y queda a mayor altura, lo cual produce un punto ciego bastante amplio, tanto hacia adelante como hacia los lados del vehículo".

Más crítico resulta cuando el capó es muy largo, pues, según cálculos del centro de experimentación, el conductor podría dejar de ver entre tres y seis metros adelante: sobra decir las consecuencias de frenar en seco con un camión circulando 'muy pegado'.

En cuanto a las maniobras de reversa, es importante anotar que, aun con los mejores espejos, el furgón o el remolque de un camión hacen casi imposible la visibilidad de los objetos que se encuentran detrás de él. No en vano los conductores más experimentados cuentan siempre con ayudantes expertos en el "déle, déle", "quiébrela" y "téngalo", quienes son sus ojos durante ese momento crítico de la conducción.

Esto no disculpa a los demás conductores de permanecer lo más lejos posible del área de maniobra del armatoste: si a veces resulta difícil conducir un vehículo hacia atrás, imagínese lo que representa dar reversa en un 'seis ejes'.

Rebase sin afanes
Los conductores de los grandes camiones suelen mirar dos y hasta tres veces sus espejos laterales, antes de realizar una maniobra de adelantamiento y los más experimentados desarrollan una visión periférica que les permite una imagen espacial más clara.

"Otra manera de reducir estos puntos ciegos es por medio del uso de espejos convexos que ofrecen una zona más amplia de visión, aunque la imagen que muestra no es real, ya que varían los tamaños de los objetos así como las distancias a las que se encuentran", dice el estudio de Cesvi.

Sin embargo, quienes más atentos deben estar a las maniobras intempestivas de los camiones son los conductores de automóviles y motocicletas, especialmente cuando pretenden adelantar.

Para rebasar de manera segura un camión, ya sea en moto o en carro, los expertos recomiendan:

1. Alístese. Maneje sobre el costado izquierdo del carril derecho, a una distancia segura respecto al camión. Accione la direccional, verifique en los espejos que no venga tráfico atrás y voltee ligeramente la cabeza para asegurarse de que no viene nadie por el carril que usted va a coger (usted también tiene puntos ciegos).

2. Arranque. Cuando esté seguro de hacerlo, cámbiese al carril izquierdo y acelere. Trate de circular dejando espacio suficiente con el camión por si éste tiene que hacer alguna maniobra inesperada. Pite un par de veces para advertirle al conductor de su presencia y no caer en los puntos ciegos de ese vehículo.

3. Ubíquese de nuevo. Accione la direccional derecha antes de regresar a su carril, y hágalo lo más adelante posible para evitar el punto ciego del capó. Sobra decir que rebase siempre por la izquierda.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.