Haval 5: ¡una china madura!

Cámara de reverso, radio CD/DVD con pantalla LED, conexión Bluetooth, doble airbag y tracción 4x4 con bajo son sus accesorios más destacados.

Redacción Motor

03:54 p.m. 12 de agosto del 2011

Una pinta moderna con buena distancia del piso y colores vivos (la que manejamos es azul platinada) muestran, de entrada, que la SUV Great Wall Haval 5 de origen chino llegó con la firme intención de competir en el segmento familiar, gracias a su pinta joven y agresiva y a su paquete de accesorios.

Para empezar, el motor creció respecto al de su hermana gemela, la Haval 3: pasó de un 2,0 litros de 121 caballos de potencia a 5.250 rpm y un torque de 170 Nm a 2.500 rpm, a un 2,4 litros 16 V Euro IV de 134 caballos a 5.250 rpm y un torque de 200 Nm a 2.500 rpm, ambos heredados de Mitsubishi. Un cambio que, definitivamente, favoreció su desempeño, así el pedal del acelerador no lo deje a uno 'pegado al asiento'.

Unida a la máquina, una transmisión 4x4 manual de cinco velocidades con la opción de bajo para las carreteras más difíciles demuestra que los chinos están madurando para entrar en mercados difíciles como el europeo o el norteamericano.

Una vez en la cabina, sorprenden sus accesorios de seguridad pasiva y de confort: cámara de reversa que se acciona con la palanca de cambios; vidrios y espejos eléctricos; controles para radio en el timón; Bluetooth; asiento del conductor regulable electrónicamente (aunque con botones de difícil acceso, al lado izquierdo del cojín), asientos en cuero y banca trasera abatible para un excelente espacio de carga son sus unidades más destacables.

La SUV Great Wall Haval 5 rueda sobre llantas 235/65 con rines de aluminio de 17 pulgadas, suspensión delantera tipo Mc Pherson y trasera de brazo de torsión longitudinal combinado, y se maneja fácilmente gracias a la dirección asistida sus frenos ABS con EBD y el aire acondicionado con climatizador.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.