No hay civiles preparados que puedan ejercer labores de autoridades de tránsito

Los Policías de Tránsito reciben una instrucción especial en áreas relacionadas con el transporte. Formar un agente toma al menos dos años.

Redacción Motor

06:56 p.m. 03 de octubre del 2014

El pasado 21 de septiembre el juzgado 28 administrativo de Bogotá admitió una demanda que busca inhabilitar a los agentes de la Policía Nacional como autoridades de tránsito en la capital del país.

El demandante, el abogado Alexander Ordónez, sostiene que ese esquema debe ser reemplazado por el que dictó la Ley 1310 de 2009: “Mediante la cual se unifican normas sobre agentes de tránsito y transporte y grupos de control vial de las entidades territoriales”.

El fallo se conocería a mediados de este mes y podrá ser apelado en segunda instancia por cualquiera de las partes, pero expertos consultados estiman que hay pocas posibilidades de que las pretensiones del demandante prosperen.

El asunto no es tan sencillo y de adoptarse una decisión en ese sentido, en la capital se ahondarían más los problemas de movilidad, pues aparte del presupuesto para crear ese ‘Organismo Operativo Especializado’ sus integrantes deben tener una formación que mínimo dura dos años y no hay civiles preparados para esa labor (Ver Los problemas de los agentes ‘civiles’).

Ahora, si esa demanda prosperara, la situación podría replicarse a otros 275 municipios en los cuales la Policía Nacional ejerce las funciones de tránsito. Además, la misma Ley 1310 en su artículo 4, que modificó el Código Nacional de Tránsito (Ley 769 de 2002), determinó que “le corresponde a la Policía Nacional en su cuerpo especializado de carreteras el control de las normas de tránsito y la aplicación de este código en todas las carreteras nacionales”.

Esto significa que la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional ejerce funciones de autoridad de tránsito y de regulación operativa en 16.528 kilómetros de carreteras nacionales, así como en los mencionados 275 municipios a través de convenios de tránsito.

Y si bien la ley permite a los organismos de tránsito del país tener sus propios cuerpos operativos especializados en esta materia, conocidos en algunas ciudades como guardas o alféreces, también la Ley 769 de 2002 establece la legalidad y les da vía libre a estos organismos “para celebrar contratos y/o convenios con los cuerpos especializados de policía urbana de tránsito mediante contrato especial pagado por los distritos, municipios y departamentos y celebrado con la Dirección General de la Policía”. Estos convenios pueden ser temporales o permanentes.

¿Cómo funcionan?

EL TIEMPO indagó cómo funcionan estos convenios y qué contraprestaciones tienen tanto para la Policía como para los municipios y organismos de tránsito que los suscriben. Uno de los argumentos del demandante es que los agentes reciben un ‘sobresueldo’.

La realidad es que la Policía Nacional lo único que recibe con la celebración de los convenios es la facultad para el ejercicio del control del tránsito y transporte en las jurisdicciones distritales, departamentales o municipales. El pago de los salarios y prestaciones de los agentes de tránsito está a cargo de la Policía Nacional.

La adquisición de los elementos de tipo logístico (vehículos, combustibles, equipos de dotación, etc.) está a cargo del ente administrativo distrital, departamental o municipal.

Esto último es al final una inversión que de todas formas deben realizar para ejecutar las labores de control de tránsito y transporte, independientemente de si quien las cumple es un cuerpo civil o personal de la policía.

Otro punto clave es la formación de los agentes quienes, según la ley, además de la capacitación como tecnólogos en servicio de policía, participan en capacitaciones con diferentes entidades de educación superior a nivel nacional e internacional, en temas acordes al desempeño de sus funciones.

La formación es impartida por la Escuela de Seguridad Vial de la Policía Nacional, que es el alma máter de los Policías de Tránsito y Transporte, y sus carreras están avaladas y certificadas por el Ministerio de Educación (Ver Esto es lo que estudian los agentes de tránsito).

Los problemas de los agentes civiles

Bogotá ya vivió hace años la experiencia de los agentes de tránsito civiles, recordados como ‘los azules’ y cuya labor fue desmontada por el entonces alcalde Antanas Mockus. Los problemas de corrupción y los costos laborales incidieron en esa decisión.

Un exsecretario de Movilidad de Bogotá, quien pidió no ser citado, le contó a EL TIEMPO sus impresiones sobre la posibilidad de que la capital vuelva a este esquema. “Hay varios problemas. El primero es si el Distrito tiene el dinero para asumir todos los costos laborales de al menos unos 1.500 nuevos agentes. El segundo, es que estas personas entran a ser funcionarios públicos y por lo tanto hacen parte de la carrera administrativa, lo que lleva a que en casos de corrupción haya que acudir a largos procesos administrativos, el respeto del debido proceso y otros derechos que los hacen casi intocables. Eso no ocurre con la Policía. Tercero, la investidura de autoridad entre civiles difícilmente se cumple como ocurre en la Policía; allí hay claramente una escala de orden y hay que cumplirla. Por último, está el problema de la formación: se requieren al menos dos años para tener un cuerpo especializado y ni en Bogotá ni en ninguna otra ciudad hay gente preparada para esa labor”.

En el Congreso dicen que sí hay ‘cuotas’

A pesar de que tanto la Secretaría de Movilidad de Bogotá (SDM) y la Policía Nacional desvirtuaron en su momento que a los agentes de tránsito de Bogotá se les impusieran 'cuotas' diarias de comparendos (4.400 diarios), como lo reveló una grabación, el pasado miércoles durante un debate en la Comisión Sexta de la Cámara, el representante

Carlos Guevara insistió en que esta situación sí existe, al tiempo que calificó de 'perversa' la relación contractual entre la SDM y la Policía de Tránsito de Bogotá.

Según Guevara, en el numeral sexto del convenio hay un 'compromiso operativo' que se traduce en una meta de comparendos que deben ser impuestos. Aunque en dicho convenio no se habla de cifras, Guevara sostuvo que esas ‘metas’ se revisan mes a mes.

Lo que estudian los Policías de tránsito

Los agentes de tránsito de la Policía Nacional estudian y se capacitan en diferentes áreas.

A continuación las más importantes: Especialización de Investigación en Accidentes de Tránsito; Técnico Profesional en Seguridad Vial; Tecnólogo en Investigación de Accidentes de Tránsito. Capacitación Técnica Profesional Criminalística, Topografía; Policía Judicial; peritación técnica en vehículos; valoración de daños de vehículos en accidentes de tránsito.

Código Nacional de Tránsito; investigación y reconstrucción de accidentes de tránsito; manejo de herramientas tecnológicas.

Actualización en Legislación de Tránsito, seguridad de transporte Férreo, manejo y transporte de sustancias peligrosas, entre otras.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.