'Hay que respetar las señales': Germán Cardona (Ministro de Transporte)

Ministerio de Transporte radicará un proyecto de ley para fijar velocidad máxima en carreteras de 100 kilómetros por hora y 60 en la ciudad.

Redacción Motor

05:00 a.m. 03 de diciembre del 2010

En los sitios en donde haya señales que indiquen la velocidad, los conductores deberán respetar ese límite, de lo contrario serán sancionados. Y donde no exista señalización, las autoridades de tránsito no podrán imponer multas. 

Esta aclaración, sumada a un llamado a los conductores colombianos para que sean prudentes y se autorregulen, es en resumen, la primera parte de la fórmula con la que el ministro de Transporte, Germán Cardona, trata de solucionar lo que él mismo llama el 'chicharrón' en que se convirtieron los límites de velocidad en el país. 

En diálogo con EL TIEMPO, Cardona dijo que esta ley nunca debió haber sido aprobada, y se mostró preocupado porque trascurridos más de dos años nadie hubiera hecho algo para impedir la 'encrucijada' en la que está hoy el Ministerio. 

La segunda parte de la solución es un proyecto de ley que presentará en los próximos días al Congreso de la República con mensaje de urgencia para fijar nuevos límites de velocidad en el país. Serán máximo 60 kilómetros por hora en las ciudades y 100 en carreteras. 

Lo que pase con este proyecto solo se sabrá a mediados del próximo año porque el periodo legislativo actual culmina el próximo 16 de diciembre, es decir, no hay tiempo. 

Entre tanto, la inconformidad entre los conductores castigados por supuestamente violar los límites de velocidad sigue creciendo y se va concretando en más acciones de tutela y demandas. Incluso, hay grupos en Facebook (no más abusos de la policía de tránsito), y otro más que está promoviendo una acción de grupo que busca aglutinar afectados a través de esa red social.
 

'La policía de tránsito ya tiene instrucciones'

¿A qué velocidad se impondrán comparendos?

En todas las carreteras del país donde haya señalización y se indique  a que velocidad se puede circular no permitiremos que se circule a una velocidad superior o sea que habrá comparendo a los conductores que infrinjan esa norma.
 

Y, donde no existen señales...

Ahí vamos a tener que producir esos partes por encima de los 120 kilómetros por hora porque como no hay señalización, el fallo del juez que se pronunció sobre eso, digamos que les da el derecho a esos ciudadanos para que lo hagan. En esos sitios vamos a trabajar  de esa manera respetando esa decisión que no compartimos. No la decisión de la ley, sino que aquí se pueda circular a esas velocidades.
 

¿Está preparado el Ministerio para las demandas que se vienen? 

Tengo una frase y la he ratificado, y es que aquí creemos que el Estado es la fuente de todos los males y de todas las soluciones, y entonces, de alguna manera, uno de los deportes que más les gusta a los colombianos es demandar al Estado, y el Estado tiene que afrontar esas responsabilidades. Tenemos que cumplir con la ley y si la justicia va a fallar en contra, pues el estado tendrá que cumplir con esos requerimientos.
 

Pero aquí es claro que el Estado ha fallado, dejó crecer el problema...

Diría que el Estado también tendrá la forma de defenderse. Me encontré con muchos problemas, y no me ha quedado tiempo de estar al frente de todo. Y este es un nuevo tema que aparece, pero no podría decirle que el Estado acepta ya la responsabilidad. Cuando aparezcan esas demandas pues el Estado también tendrá sus argumentos para defenderse, y en el caso nuestro, si somos vencidos en juicio tendremos que atender esas demandas.
 

¿Cómo se notificará a los conductores de su decisión?

Ya lo hablé con el general Palomino, habrá una directriz en ese sentido para que él la comunique a toda la Policía de Colombia.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.